Caso Sandra Palo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Caso Sandra Palo
Sentencia 2003
Palabras clave
homicidio
[editar datos en Wikidata]

Sandra Palo Bermúdez fue una joven española de 22 años y con una discapacidad psíquica leve que en mayo de 2003 resultó brutalmente violada y asesinada por un grupo de delincuentes menores de edad, en un caso que conmocionó a la sociedad española de la época.

Antecedentes[editar]

Sandra Palo Bermúdez era una joven española de 22 años, la mayor de tres hermanos y vecina de la localidad madrileña de Getafe, con una discapacidad intelectual leve, que desapareció la madrugada del 17 de mayo de 2003 de regreso a casa tras haber ido a tomar algo con sus compañeros del taller ocupacional al que acudía. Ese día decide regresar temprano a casa, ya que su hermano menor, de 9 años, recibía la Primera Comunión al día siguiente, avisando por el teléfono móvil a sus padres de que se encuentra en la Plaza Elíptica a punto de tomar el autobús.

Asesinato[editar]

Mientras Sandra se encuentra esperando el autobús junto a un amigo también discapacitado, se detiene un coche en el que viajan los cuatro ocupantes que más tarde serán acusados de su asesinato. Todos ellos con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años, delincuentes desde la niñez y con innumerables estancias en centros de menores donde su actitud no cambió lo más mínimo. El más mayor se fija en ella y dice a sus amigos "quiero liarme con esa".

Detienen el coche y obligan a Sandra a subir amenazándola con un cuchillo a ella y a su ex novio y se dirigen hacia Getafe. A pocos metros obligan al ex novio a bajarse del coche y continúan el trayecto con Sandra, quien también intenta bajar pero es retenida por los ocupantes de los asientos traseros. Detienen el vehículo en un descampado en la carretera de Toledo.

Los cuatro ocupantes del coche deciden violar sin parar a Sandra fuera del vehículo, según ellos "para no manchar de semen". Cuando terminan, la víctima se incorpora con dificultades y trata de vestirse y caminar para alejarse del vehículo, pero los agresores deciden que si la dejan con vida puede identificarlos y ya tienen bastantes antecedentes policiales.

El principal acusado, apodado El Malaguita, sube al vehículo y lo arranca atropellando a la víctima hasta en siete ocasiones. Tras los sucesivos atropellos la víctima agonizante permanece en el suelo pero con vida, por lo que deciden acercarse a una gasolinera y comprar un bidón de gasolina con el que regresar al lugar en dónde aún permanece la víctima semiinconsciente, rociarla y prenderle fuego para deshacerse de las pruebas. La víctima fallece a consecuencia de las graves quemaduras.

Sandra fue encontrada medio carbonizada a la mañana siguiente por un camionero en la cuneta junto a una empresa de rótulos en el municipio de Leganés (Madrid).[1]

El Citroën ZX rojo que se utilizó durante el crimen nunca fue localizado. Se piensa que lo quemaron y lo tiraron por un barranco.

Los autores del crimen fueron detenidos en junio de ese mismo año.

Según la autopsia, la víctima presentaba múltiples y graves lesiones, hemotórax bilateral, marcas de rodaduras neumáticas en la zona interior de los muslos, fractura de columna vertebral, carbonización de casi la totalidad de su cuerpo, y una bolsa en la cabeza grapada al cuello con una grapadora que fue encontrada unos metros adelante.

Acusados[editar]

Los cuatro implicados acumulaban hasta el momento de su detención en junio de 2003 más de 700 denuncias por diversos delitos de faltas, robos y vandalismo.

Los acusados en el asesinato de la joven eran cuatro menores:

  • Francisco Javier Astorga Luque, apodado El Malaguita por haber nacido en dicha ciudad, con 18 años y cinco meses al momento del crimen y detenido el 12 de junio en el distrito de Puente de Vallecas (barrio de Madrid) tras robar un vehículo y atropellar a un peatón. Fue condenado a 64 años de prisión por tres delitos de violación y uno de asesinato con los agravantes de alevosía y ensañamiento.
  • Ramón Santiago Jiménez, Ramón y José Ramón Manzano Manzano, Ramoncín, ambos de 17 años, detenidos a finales de junio de ese mismo año en sus domicilios de la Cañada Real y Alcorcón. Fueron sentenciados a cumplir 17 años de internamiento. Cumplieron condena desde octubre de 2003 hasta 2012. Ambos continuaron delinquiendo.
  • Rafael García Fernández, El Rafita, miembro de la banda El chupete. Contaba con 14 años en el momento de su detención. Tenía antecedentes por haber disparado con una escopeta de perdigones a cuantos pasaban por una avenida de Villaviciosa de Odón, llegando a herir a varios viandantes que requirieron de asistencia sanitaria. Por el caso del asesinato de Sandra Palo fue acusado de secuestro, violación y asesinato y puesto en libertad del Centro de Internamiento El Renasco de Carabanchel, tras cumplir 4 años de condena. Continuó delinquiendo e ingresó en prisión por reincidencia en 2013.

Repercusión mediática[editar]

Tras la muerte de Sandra Palo, su familia comienza la recogida de firmas para la solicitud de un endurecimiento de las condenas de los menores con una reforma de la Ley del Menor en España, llegando a lograr un millón de firmas.

Desde entonces su madre María del Mar Bermúdez ha concedido diversas entrevistas y protagonizado reportajes y noticias en la lucha por esta reforma del Código Penal hacia los menores en España.[2]

La evolución del caso levantó un gran revuelo mediático y el planteamiento de las reformas para el endurecimiento de las penas de los menores delincuentes en España. Se organizaron manifestaciones, recogidas de firmas y en la actualidad se encuentra en funcionamiento la Asociación Sandra Palo (para la defensa de las libertades).

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]