Caso Bosman

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Caso Bosman
Tribunal TJUE
Caso C-415/93
Nombre completo Unión Royale Belge des Sociétés de Football Association ASBL y otros contra Jean Marc Bosman y otros.
Fecha 20 de septiembre de 1995
Sentencia 15 de diciembre de 1995
Transcripción enlace sentencia
Palabras clave
deportes, fútbol, relación laboral

El Caso Bosman,[1]​ es un caso paradigmático de derecho comunitario europeo, en el cual Jean-Marc Bosman, un futbolista belga, demandó libertad de acción a su club al finalizar su contrato, forzando a la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA) a cambiar varias de sus normas.

Evolución del caso[editar]

Antecedentes[editar]

En 1990, Jean-Marc Bosman era un futbolista profesional belga quien jugaba para el Real Fútbol Club de Lieja (R.F.C. Liège), en ese entonces de la Primera División de Bélgica. En junio de 1990 el RFC Lieja ofrece a Bosman un año más de contrato el cual rechazó, alegando que no se le pagaría lo suficiente. Es puesto en la lista de transferibles con una cláusula de indemnización de 11.743.000 francos belgas. Cabe recalcar que en ese entonces dicha cláusula debía ser pagada incluso si el contrato con el jugador había acabado. Al mes siguiente llega a acuerdo con el USL Dunkerque de Francia. El RFC de Lieja y el US Dunkerque acuerdan la cesión del jugador por una temporada más una opción de compra, mas el Dunkerque no admite la cláusula de indemnización que propone el Lieja, quien niega entonces al club francés el pase del jugador y lo aparta del equipo.

Bosman presentó una demanda contra el RC Liège, así como contra la Federación Belga de Fútbol y la UEFA porque alegaba que las normas de traspaso de la Federación Belga de Fútbol y tanto la UEFA como la FIFA le habían impedido el traspaso al US Dunquerque.

Trasfondo[editar]

La defensa de Jean-Marc Bosman planteaba que debe interpretarse el Título III del Tratado de Roma,[2]​ de 25 de marzo de 1957; en dicho tratado se establece la libre circulación de los trabajadores europeos dentro de la Unión, lo cual prohibiría que las asociaciones o federaciones deportivas nacionales e internacionales pudieran establecer, en sus reglamentaciones respectivas, disposiciones que limitaran el acceso de europeos a las competiciones organizadas dentro de la Unión Europea; y que los clubes de fútbol pudieran exigir el pago de una cantidad de dinero con motivo de la contratación de uno de sus jugadores por parte de un nuevo club empleador habiendo terminado su contrato.

Sentencia y consecuencias[editar]

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea con sede en Luxemburgo y fecha 15 de diciembre de 1995 dictó sentencia en la cual declaraba ilegales las indemnizaciones por traspaso y los cupos de extranjeros cuando se aplicaran a ciudadanos de la Unión Europea (UE).[3]

La abolición de la indemnización por traspaso y la desaparición de los cupos de jugadores con ciudadanía europea generaron efectos enormes en el fútbol europeo. Los jugadores negociaban nuevos contratos directamente con sus clubes y los equipos comenzaron a importar jóvenes talentos de otros países. La formación de jóvenes jugadores perdió peso, ya que los grandes equipos que optaban a derechos de televisión comenzaron a saquear a clubes pequeños que cuidaban mucho sus canteras.[4]

Por otra parte, la sentencia Bosman no acarreó ninguna catástrofe a corto plazo. El mercado futbolístico se hizo más activo, las canteras siguieron funcionando y las televisiones terminaron por hacer del fútbol su principal inversión.[5]​ No fue hasta décadas después cuando se notaron sus repercusiones. Con las escasas restricciones a estos traspasos internacionales, las plantillas fueron incorporando paulatinamente a jugadores foráneos para aumentar su competitividad, lo que perjudicó al fútbol base o categorías formativas de Europa.[6]​ Súbitamente los jugadores canteranos vieron cómo aumentó su dificultad de ascender al primer equipo de su país, ya que en muchos casos se veían obstaculizados por el fichaje de un jugador internacional. Principalmente se reflejó en los clubes considerados de mayor calado, esto es, de mayor repercusión internacional o con mayor poder adquisitivo, pagando traspasos que clubes más pequeños no podían permitirse por las diferencias de presupuesto, creando una brecha entre clubes. Así, los clubes de menor repercusión se vieron casi obligados a reforzar sus equipos con jugadores formados en sus canteras, mientras que estos iban teniendo cada vez menos apariciones en los grandes clubes.[6]​ Poco a poco la situación fue retroalimentándose —a más y mejores futbolistas internacionales, más probabilidad de éxito deportivo, que a su vez reportaba más ingresos— y terminó por colapsar en una serie de medidas en la década de los años 2000 y 2010 para regularizar tanto las desmesuradas cifras de traspaso como la participación de foráneos.[6]

Esto provocó un efecto en cadena para el resto de países, ya que las restricciones de cada país a la hora de contratar jugadores internacionales se vieron reducidas, lo que aumentó no solo el número de contrataciones de jugadores beneficiados por la Ley Bosman, sino de todos los territorios FIFA. Los sudamericanos, históricamente considerados como algunos de los futbolistas mejor valorados en el continente europeo, vieron así como de tener restringido su acceso a las ligas europeas a la disponibilidad de cada club en particular, el cupo aumentó, por lo que más jugadores pudieron concretar sus traspasos. Desde entonces el número de internacionales en cada club europeo se vio aumentado considerablemente, hasta llegar a ser un tema de debate y preocupación en el fútbol europeo, como así manifestó la propia UEFA décadas después,REF preocupada por la cada vez más escasa presencia de jugadores con cupo de formación o cantera.[n. 1]​ Esto llevó al organismo a establecer unas medidas concretas para que cada club contase con al menos un mínimo de jugadores formados en su propio país, para reducir el número de extranjeros de cada plantilla.[7][8]

Años después fue también uno de las causas que contribuyeron, si bien no fue la principal,[9]​ al establecimiento del Financial Fair Play (FFP), o juego limpio financiero,[10][11]​ y paliar el cada vez más elevado pago de traspasos internacionales que provocaron la llegada de fondos financieros, inversores, o los denominados «clubes estado»,[12]​ que inflacionaron el mercado de fichajes, con la finalidad de contar con los mejores jugadores o de mayor proyección internacional que inflacionaron enormemente el panorama futbolístico.[13][14]

Sirva de ejemplo las repercusiones en la Liga de Campeones de la UEFA, la máxima competición de clubes en Europa, donde desde la sentencia de la Ley Bosman en 1996 únicamente clubes de las consideradas como «las cuatro grandes ligas» (España, Inglaterra, Italia y Alemania) han logrado vencer el torneo.[15][n. 2]

Jugadores con pasaporte europeo[editar]

A través de los años y en efecto de la sentencia Bosman y en especial del caso Ígor Simuténkov,[16]​ se fueron ampliando por diversas circunstancias el número de nacionalidades con plaza comunitaria, esto es, sin restricción dentro del fútbol europeo. En adelante y a raíz del caso las mismas directrices se aplica a los países con acuerdos o establecidos como candidatos a pertenecer a la Unión Europea y sus directrices sobre derechos de los trabajadores en el territorio. Dichos casos y estatus se reflejan a continuación, al no ser parte de la Unión Europea, quien establece el pleno derecho.

Nota: División territorial reconocida internacionalmente a enero de 2020.

País Observaciones
Bandera de Albania Albania[17]
Estatus desconocido (AEA).
Bandera de Andorra Andorra[18]
En proceso de regularización (AA)
Bandera de Armenia Armenia
Caso Simuténkov
Bandera de Azerbaiyán Azerbaiyán
Caso Simuténkov
Bandera de Bielorrusia Bielorrusia
Caso Simuténkov
Bandera de Bosnia y Herzegovina Bosnia y Herzegovina[19]
Estatus desconocido (AEA).
Bandera de Bulgaria Bulgaria
Caso Simuténkov
Bandera de Croacia Croacia
Caso Simuténkov
Bandera de Georgia Georgia
Caso Simuténkov
Bandera de Islandia Islandia
Caso Simuténkov - EFTA
Bandera de Islas Feroe Islas Feroe
Territorio autónomo del Reino de Dinamarca
Bandera de Kazajistán Kazajistán
Caso Simuténkov
Bandera de Kirguistán Kirguistán
Caso Simuténkov
Bandera de Kosovo Kosovo[20]
Estatus desconocido (AEA).
Bandera de Liechtenstein Liechtenstein
Caso Simuténkov - EFTA
Bandera de Macedonia del Norte Macedonia del Norte
Caso Simuténkov
Bandera de Moldavia Moldavia
Caso Simuténkov
Bandera de Mónaco Mónaco[18]
En proceso de regularización (AA)
Bandera de Mongolia Mongolia
Caso Simuténkov
Bandera de Montenegro Montenegro[21]
Estatus desconocido (AEA).
Bandera de Noruega Noruega
Caso Simuténkov - EFTA
Bandera de Reino Unido Reino Unido[22][23]
En proceso de salida de la Unión Europea (AA)
Bandera de Rumania Rumania
Caso Simuténkov
Bandera de Rusia Rusia
Caso Simuténkov
Bandera de San Marino San Marino
Caso Simuténkov
Bandera de Suiza Suiza
Caso Simuténkov - EFTA
Bandera de Turkmenistán Turkmenistán
Caso Simuténkov
Bandera de Turquía Turquía
Caso Simuténkov
Bandera de Ucrania Ucrania
Caso Simuténkov
Bandera de Uzbekistán Uzbekistán
Caso Simuténkov
Bandera de Argelia Argelia
Caso Simuténkov
Bandera de Marruecos Marruecos
Caso Simuténkov
Bandera de Túnez Túnez
Caso Simuténkov
Bandera de Serbia Serbia[24][25]
Adhesión UE (AEA)
     Miembro de la Unión Europea (UE)     Miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) y/o de reconocimiento tras el Caso Simuténkov
     Miembro con Acuerdo de Asociación (AEA) con próxima adhesión a la Unión Europea (UE) o regulado por Mancomunidad con estado miembro     Miembro con Acuerdo de Asociación (AEA) pero estatus desconocido

Fuente: Emol. - TerracoGest Asesoría

Impacto en el resto del mundo[editar]

Además del beneficio para los jugadores afectados por la sentencia, se vieron beneficiados el resto de jugadores del mundo. Así, de manera directa, a los europeos se unieron los 78 países de la asociación Estados de África, del Caribe y del Pacífico (ACP) bajo el Acuerdo de Cotonú, como jugadores de países extracomunitarios sin restricción en el territorio europeo.[26]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Según normativa UEFA, un jugador es considerado canterano de un club si ha sido formado durante al menos 3 años seguidos en el propio club o sus categorías inferiores entre los 15 y los 21 años. En caso de no cumplir ininterrumpidamente dicho lapso, pero sí hacerlo en su país de procedencia, es considerado jugador formativo, esto es, formado en su propio país. Dicha catalogación afecta a la hora de confeccionar las plantillas de cada club para participar en competiciones UEFA.
  2. Con la excepción del portugués F. C. Oporto en 2004, y considerado como una gesta del fútbol reciente en Europa.

Referencias[editar]

  1. Arnáiz, Antonio Javier Adrián; Velázquez, Antonio Calonge (1 de enero de 2002). Políticas comunitarias: bases jurídicas. Lex Nova. ISBN 9788484063544. Consultado el 28 de octubre de 2015. 
  2. «Versión consolidada del tratado constitutivo de la comunidad europea». boe.es. 24 de diciembre de 2002. Archivado desde el original el 1 de mayo de 2015. Consultado el 28 de diciembre de 2018. 
  3. eur (20 de septiembre de 1995). «Enlace sentencia». Europa. Consultado el 25 de diciembre de 2016. 
  4. «Consecuencias de la Ley Bosman». UEFA. 13 de diciembre de 2005. 
  5. «La sentencia Bosman cambia el fútbol (1995)». Diario As. 15 de diciembre de 2016. 
  6. a b c Diario Público (ed.). «El día que mataron el fútbol». Consultado el 20 de enero de 2020. 
  7. Página oficial de la UEFA (ed.). «Protección de los jóvenes jugadores». Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  8. Página oficial de la UEFA (ed.). «Requisitos de las plantillas para la UEFA Champions League». Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  9. IUSport (ed.). «El Caso Bosman: sus consecuencias». Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  10. CNN (ed.). «Financial Fair Play -- fair or farce?» (en inglés). Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  11. The Guardian (ed.). «Just how fair is Michel Platini's financial fair-play ruling?» (en inglés). Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  12. Página oficial de la UEFA (ed.). «El informe de la UEFA detalla el viaje del fútbol hacia la rentabilidad». Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  13. Diario El Mundo (ed.). «¿Qué es el 'Fair Play financiero?». Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  14. Página oficial de la UEFA (ed.). «Requisitos de las plantillas para la UEFA Champions League». Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  15. Katarina Pijetlovic, 2015, p. 75.
  16. TerracoGest Asesoría (ed.). «Sentencias que cambiaron el fútbol: Bosman y Simutenkov». Consultado el 20 de enero de 2020. 
  17. «Albania Agreement details». Consejo de la Unión Europea. Consultado el 18 de julio de 2013. 
  18. a b «RECORDED HRVP Federica MOGHERINI host the ceremony on the occasion of the launching of the Association Agreement(s) negotiations with the Principality of Andorra, the Principality of Monaco and the Republic of San Marino» (en inglés). Comisión Europea. 18 de marzo de 2015. Consultado el 18 de marzo de 2015. 
  19. «Bosnia Agreement details». Consejo de la Unión Europea. Consultado el 18 de julio de 2013. 
  20. «SAA Agreement with Kosovo*» (en inglés). Consejo de la Unión Europea. Consultado el 7 de diciembre de 2016. 
  21. «Montenegro Agreement details». Consejo de la Unión Europea. Consultado el 18 de julio de 2013. 
  22. «THE FUTURE RELATIONSHIP BETWEEN THE UNITED KINGDOM AND THE EUROPEAN UNION» (en inglés). Gobierno del Reino Unido. Julio de 2018. 
  23. Diario El País (ed.). «El Brexit quita el sueño a la Premier League». Consultado el 20 de enero de 2020. 
  24. «Serbia Agreement details». Consejo de la Unión Europea. Consultado el 18 de julio de 2013. 
  25. Página oficial del Real Valladolid (ed.). «La RFEF considera ya a los jugadores serbios como comunitarios». Consultado el 20 de enero de 2020. 
  26. «Acuerdo de Cotonú. Summaries of EU legislation.». eur-lex.europa.eu. 5 de febrero de 2014. Consultado el 10 de octubre de 2016.