Casa Profesa de Madrid

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Casa Profesa fue un convento propiedad de la Compañía de Jesús que estuvo ubicado en diversos sitos de Madrid. Fue uno de los más importantes de la Capital en el siglo XVII. Fue abandonada tras la pragmática Sanción de 1767.[1] La casa se restableció en la calle Isabel, esquina con la calle Flor, cercana a la que sería el tercer tramo de la Gran Vía.[2] El 11 de mayo de 1931 un grupo de incontrolados prendió fuego a la casa y meses después es derruida. La Casa Profesa de los Jesuitas en Madrid se encuentra ubicada en la actualidad en la calle Serrano (nº 106). Fue conocida en los años setenta por ser el lugar donde sufrió un atentado el militar Luis Carrero Blanco.

Historia[editar]

La primera casa Profesa de Madrid se debe al deseo expreso de su construcción por el duque de Lerma: Francisco Gómez Sandoval y Rojas, valido del rey Felipe III. El duque era nieto, por parte de madre (Isabel de Borja) de San Francisco de Borja (III General de la Compañía de Jesús). El duque deseaba construir una casa que residiera los restos de su pariente santo. La Compañía de Jesús creó las casas profesas para que en ellas habitasen los profesos. La denominación de estas casas fue dada inicialmente por San Ignacio de Loyola que no las quiso llamar con el nombre común de conventos (propio de los domicilios de las órdenes mendicantes) sino con el nombre empleado por los clérigos regulares. La primera casa se edificó en el Paseo del Prado junto a la casa del duque promotor.

Tras la la expulsión de jesuitas se trasladan a la plaza del Ángel (allí se denomina Oratorio de San Felipe Neri) y tras la desamortización de Mendizabal se traslada a la calle de Isabel la Católica en el siglo XIX. Durante la construcción del tercer tramo de la Gran Vía se decide trazar en línea recta el trazado desde la Plaza de Callao a la plaza de España y esto incidía sobre la Casa Profesa.[2] El expediente de la Casa Profesa se inició en 1926 y los abogados jesuitas alegaron con gran fuerza argumental, tanto que puso en peligro el desarrollo urbanístico. Resultó incendiada durante el episodio de la quema de conventos de 1931. En este incendio quemó la biblioteca, considerada en aquel momento la segunda mejor de España. Contaba con más de 80.000 volúmenes, entre ellos incunables irreemplazables. En el incendio se perdieron para siempre ediciones príncipe de Lope de Vega, Quevedo, Calderón de la Barca o Saavedra Fajardo.[3] El alcalde republicano, Pedro Rico, archivó el caso, y los jesuitas fueron disueltos como orden religiosa. El suceso fue muy popular y en la prensa de la época queda reflejado. En el solar de la casa profesa se edificaría en los años cuarenta el bloque Lope de Vega (en los números cincuenta y tres a cincuenta y nueve).

Nueva sede[editar]

En 1943 se traslada la casa a la calle Serrano. El comandante Carrero Blanco sufre un atentado con Goma 2, saltando por los aires con su Dodge Dart 3700, cayendo en el patio de la casa.

Referencias[editar]

  1. Instituto Diego Velázquez, (2007), Archivo español de arte, Volumen 80, Números 317-320
  2. a b Manuel Revuelta González, (1991), «La Compañía de Jesús en la España contemporánea», Volumen 1, Universidad Pontifica Comillas, pp:521
  3. Pío Moa, "Los personajes de la República vistos por ellos mismos". Pág. 198.

Véase también[editar]