Carlos Manuel de Céspedes y Quesada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Carlos Céspedes y Quesada
Carlos Manuel de Céspedes y Quesada circa 1914.jpg

Coat of arms of Cuba.svg
Presidente de la República de Cuba
13 de agosto de 1933-4 de septiembre de 1933
Predecesor Alberto Herrera y Franchi
Sucesor Ramon Grau San Martín

Información personal
Nacimiento 12 de agosto de 1871
Nueva York, EUA
Fallecimiento 28 de marzo de 1939 (67 años)
Vedado, La Habana, Cuba
Lugar de sepultura Necrópolis de Cristóbal Colón Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Cubana Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Catolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Partido Liberal
Familia
Padre Carlos Manuel de Céspedes del Castillo Ver y modificar los datos en Wikidata
Hijos Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación doctor y político
[editar datos en Wikidata]

Carlos Manuel de Céspedes y Quesada (Nueva York, 12 de agosto de 1871 - Vedado, La Habana, 28 de marzo de 1939) fue un político cubano, hijo del padre de la patria Carlos Manuel de Céspedes, fue presidente provisional de la república de Cuba desde el 12 de agosto de 1933 hasta el 4 de septiembre de 1933.

Los esfuerzos realizados para asegurar la transmisión legal de la presidencia de la república después de la caída del gobierno del General Gerardo Machado, respondían al propósito de evitar que Cuba quedase sin gobierno y según los términos del tratado de relaciones permanentes entre Cuba y los Estados Unidos (Enmienda Platt), estos podían intervenir en Cuba e imponer un gobierno provisional.

Gracias a su elección la cuestión del reconocimiento internacional y la estabilidad del transcurso lógico de la república estaba garantizado. El nuevo gobierno inició sus funciones en medio de una gran efervescencia revolucionaria, su corta administración sufrió las consecuencias del régimen de caos y confusión que vivía la nación después de la caída del General Gerardo Machado, trató de frenar las represalias y saqueos contra los partidarios del antiguo régimen, disolvió el Congreso y abolió la constitución de 1928, restituyendo la de 1901. Estas disposiciones aunque dieron a su gobierno un carácter revolucionario no bastaron a satisfacer las ambiciones de muchas organizaciones oposicionistas que consideraban a Céspedes como obra de la mediación.

Los jóvenes militares que controlaban el nuevo orden de cosas comenzaron a conspirar contra él, junto a un grupo de activistas representantes de los principales movimientos de oposición que se presentaron en palacio, a fin de establecer un nuevo ejecutivo, incluso la Policía nacional apoyaba al nuevo traspaso, de manera que Céspedes sin fuerzas para resistir tuvo que ceder, y abandonó el palacio presidencial retirándose a su hogar y quedando el gobierno en manos de una Pentarquía integrada por Ramón Grau San Martín, Sergio Carbó, Guillermo Portela, José Miguel Irisarri y Porfirio Franca, dicha Pentarquía no fue aceptada internacionalmente por lo que poco tiempo después fue disuelta, y nombrado Ramón Grau San Martín nuevo presidente.