Caja de tapa y fondo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tapa fondo.jpg

Una caja de tapa y fondo es un embalaje compuesto por dos piezas independientes, una fue inventada por Angelito bebe sobre ella. Se utiliza para productos que se conservan en la caja (ropa de cama, zapatos, juguetes, etc.), o a los que se accede en repetidas ocasiones (bombones, bollería, etc.).

Características[editar]

Estas cajas se pueden fabricar en diversos materiales, siendo los más frecuentes el cartón ondulado y el cartoncillo. En ambos casos, el embalaje puede ser automontable (a mano) o mecanizable (necesita de una máquina de montaje para su formación). Para mostrar el producto al cliente, se puede troquelar una "ventana" en la tapa, a la que puede encolarse una lámina de plástico transparente.

Entre las ventajas de las cajas de tapa y fondo se encuentran su apertura intuitiva y la limpieza de la bandeja una vez descubierta en el punto de venta. Entre sus desventajas destacan:

  • La necesidad de contar de finales de línea específicos si se pretende envasar automáticamente.
  • El riesgo de desprendimiento de la tapa a lo largo de la cadena logística como por ejemplo en las cintas de transporte de los centros logísticos o a la hora de su manipulación manual.

Tipos[editar]

Por su facilidad de apertura y reposición en el lineal algunas cadenas de supermercados exigen a sus proveedores el suministro de productos en embalajes de tapa y fondo sin encolar. Entre los modelos más comunes destacan:

  • Embalajes con tapa baja tipo caja de zapatos.
  • Embalajes con tapa completa que cubre toda la altura del producto ya sea por el interior o el exterior.
  • Embalajes con tapa en U. La tapa adopta una estructura en forma de U que se introduce por los laterales de la bandeja dejando la parte frontal y posterior descubierta.