Brezal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Brezal de Monte Wilsede, Región de Lüneburg (Alemania).
Brezal en New Forrest (Inglaterra).

Un brezal es una comunidad arbustiva, de una altura media, en la que los brezos (Erica ssp), como el brezo colorado, el brezo blanco, la quirola y la brecina tienen una relevancia notable. Se da la circunstancia de ser especies que pueden sobrevivir a perturbaciones severas, como el fuego o la roza, ya que rebrotan a partir de yemas situadas en órganos subterráneos o cepas. El hecho de soportar el fuego les da una enorme ventaja sobre otro tipo de vegetación que tiene que florecer y germinar. Naturalmente sucumben si los fuegos son muy reiterativos, entre otros factores, por el empobrecimiento de la tierra.

Se acompañan también de otros arbustos que pueden tener buena representación como algunas jaras (Cistus ssp), como la jara del ládano, la jara macho y la carpaza. Suelen ser resultado de una degradación importante de alcornocales y además de los arbustos que aparecen en los madroñales se acompañan también de carquesas, alacayuelas, tojo europeo, labiérnago y Polygala microphylla, entre otras.

El brezal mediterráneo constituye un tipo de vegetación singular y de gran importancia por sus endemismos en toda la cuenca mediterránea.

En el suroeste de la península ibérica pueden distinguirse dos tipo de brezal: los brezales altos y los bajos o nanobrezales. En los brezales altos la especie dominante es Erica australis, un brezo de flor rosada o fresa, que puede alcanzar hasta 3 m de altura, a veces acompañado de Erica arborea, un brezo de flor blanca que puede llegar también a esa altura. Esas dos especies de brezo suelen estar acompañadas por la jara cervuna (Cistus populifolius), el escobón (Cytisus striatus), la aulaga morisca (Genista triacanthos), la brecina (Calluna vulgaris) o la carquesa (Pterospartum tridentatum).

Los brezales bajos, que ocupan en muchos casos posiciones circundantes a los brezales altos, están dominados por la presencia de un brezo de escaso porte, la mogariza (Erica umbellata), que en la mayoría de los casos se acompaña de la alcayuela (Halimium ocymoides) y con frecuencia también de la carquesa (Pterospartum tridentatum). Estos nanobrezales se encuentran fundamentalmente en suelos muy degradados.

En el Andévalo hay un brezo endémico de la faja pirítica, Erica andevalensis, que forma brezales monoespecíficos en lo que a especies leñosas se refiere, fundamentalmente en escombreras de minas y bordes de cursos de agua ácida debido al hecho de su tolerancia a los metales pesados, circunstancia que no comparten el resto de las especies y en estas condiciones solo está acompañada ocasionalmente por algunas plantas herbáceas.[1]

Características[editar]

Los brezales se ven favorecidos cuando las condiciones climáticas son típicamente duras y secas, sobre todo en verano, y los suelos son ácidos, de baja fertilidad, y a menudo arenosos y de muy libre drenaje; puede haber una ciénaga cuando el drenaje es escaso, pero normalmente su extensión es pequeña. Los brezales están dominados por arbustos bajos, de 20 centímetros (8 plg) a 2 metros (7 pies) de altura.

La vegetación de los brezales puede ser extremadamente rica en especies vegetales, y los brezales de Australia albergan unas 3.700 especies endémicas o típicas, además de numerosas especies menos restringidas.[2]​ Los brezales fynbos de Sudáfrica son los segundos en biodiversidad vegetal, después de las selvas tropicales, con más de 7.000 especies. [3]​ En marcado contraste, las diminutas bolsas de brezales en Europa son extremadamente depauperate con una flora que consiste principalmente en heather (Calluna vulgaris), baya (Erica) y gorse (Ulex).

La fauna de los brezales suelen ser especies cosmopolitas de la región.[2][3]​ En los brezales depauperados de Europa, las especies de aves suelen ser más características de la comunidad, y entre ellas se encuentran el aguilucho cenizo y el bisbita arbóreo. En Australia, la fauna aviar de los brezales está dominada por las aves que se alimentan de néctar, como el comedor de miel y el loriketa, aunque también son comunes en los brezales australianos otras numerosas aves, desde el emú hasta el águila. Entre las aves de los fynbos sudafricanos se encuentran los pájaros del sol, las currucas y los lúganos. Los brezales son también un excelente hábitat para los insectos, como las hormigas, las polillas, las mariposas y las avispas. Un ejemplo de organismo restringido a los brezales es la mariposa azul plateada, Plebejus argus.[4]

Brezales antropogénicos[editar]

Los hábitats de brezales antropogénicos son un paisaje cultural que puede encontrarse en todo el mundo en lugares tan diversos como el norte y el oeste de Europa, América, Australia, Nueva Zelanda, Madagascar y Nueva Guinea.

Estos brezales se crearon o ampliaron originalmente gracias a siglos de tala de la vegetación natural de los bosques y arboledas, mediante el pastoreo y la quema. En algunos casos, este desmonte fue tan grande que algunas partes de los brezales han dado paso a manchas abiertas de pura arena y dunas de arena, con un clima local que, incluso en Europa, puede alcanzar temperaturas de 50 grados Celsius (122 °F) en verano, secando la mancha de arena que bordea el brezal y aumentando aún más su vulnerabilidad a los incendios forestales. Refiriéndose a los brezales de Inglaterra, Oliver Rackham dice: "Los brezales son claramente el producto de las actividades humanas y deben gestionarse como brezales; si se descuidan se convierten en bosques".[5]

En los últimos años,[¿cuándo?] se ha apreciado mucho más el valor de conservación de estos brezales creados por el hombre, debido a su valor cultural histórico como hábitat;{ en consecuencia, la mayoría de los brezales están protegidos. Sin embargo, también están amenazados por la incursión de árboles debido a la interrupción de las técnicas de gestión tradicionales, como el pastoreo y la quema, que mediaban en los paisajes. Algunos también están amenazados por la expansión urbana. Los brezales antropogénicos se mantienen artificialmente mediante una combinación de pastoreo y quemas periódicas (conocidas como swailing),[6]​ o (raramente) la siega; si no se mantienen así, son rápidamente recolonizados por bosques o arboledas. Las especies arbóreas recolonizadoras dependerán de lo que esté disponible como fuente local de semillas, por lo que pueden no reflejar la vegetación natural antes de que el brezal se estableciera.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Santa-Bárbara Carrascosa, C.; Valdés Castrillón, B. (2008). Guía de la Flora y Vegetación del Andévalo. Sevilla: Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. ISBN 978-84-96776-85-2. 
  2. a b Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Specht
  3. a b Plantilla:WWF ecoregion
  4. Dennis, Roger L.H.; Sparks, Tim H. (2006). «¿Cuándo un hábitat no es un hábitat? Cambios drásticos en el uso de recursos bajo diferentes condiciones climáticas para la mariposa Plebejus argus». Biological Conservation 129 (3): 291-301. doi:10.1016/j.biocon.2005.10.043. 
  5. Rackham, Oliver (1997). La historia del campo. Phoenix. p. 282. 
  6. «Dartmoor fire 'largest in years'». BBC News. 7 April 2013.