Bote de Zamora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bote de Zamora
Museo Arqueológico Nacional - 52113 - Bote de Zamora 05.jpg
Material marfil de elefante
Civilización Califato de Córdoba
Fecha Antes de 964
Ubicación actual Museo Arqueológico Nacional, Madrid.
[editar datos en Wikidata]

El bote de Zamora, también llamado "píxide de Zamora" es una urna de marfil de elefante, que data de la época del Califato Omeya en la península ibérica, territorio llamado Al-Ándalus. Está considerado como una de las joyas de los marfiles hispanomusulmanes.

Historia[editar]

Origen[editar]

Monumento a Alhakén II en Córdoba (España). Se encuentra en el Campo Santo de los Mártires y fue inaugurado el 1 de octubre de 1976

El píxide fue tallado en el Califato de Córdoba, por un artista desconocido, del cual solo se conoce el sobrenombre de "El maestro de Zamora", en el año 964 d. C., y destaca por su increíble detalle y finura en la ejecución.

Contiene inscripciones que indican que fue un regalo del califa Abû al-`Âs al-Mustansir bi-llah al-Hakam ibn `Abd ar-Rahman (en árabe, أبو العاص المستنصر بالله الحكم بن عبد الرحمن ), más conocido como Al-Hakam II o Alhakén II (Córdoba, 13 de enero de 915 - Id., 16 de octubre de 976), segundo califa omeya de Córdoba, desde el 16 de octubre de 961 hasta su muerte, a la vasco-navarra Subh, concubina y madre de su heredero Hisham II en el año 964 de la Hégira.

En la pieza hay una inscripción en la que se conocía al artista que la fabricó como "Maestro de Zamora".

En la Catedral de Zamora[editar]

Aunque no se conoce la identidad del donante ni la fecha en la que entró en la catedral, pudo llegar a esta por donación real o señorial. El primer registro conocido del bote y de un conjunto de arquetas islámicas propiedad de la catedral, corresponde al año 1367 donde figura en el tesoro catedralicio. En 1436 ya consta en el relicario conteniendo “piedras de los Santos Lugares”.[1]

En 1903 el matrimonio Gómez-Moreno, en una de sus estancias en Zamora y su provincia, donde recopilaban información para la futura redacción del volumen dedicado a Zamora del “Catálogo Monumental de España”, en su visita a la catedral descubren la píxide califal en el relicario, mostrando al cabildo la singularidad y el valor de unas piezas que este desconocía.

Venta[editar]

En 1911 el cabildo catedralicio vendió, previa autorización del Nuncio Apostólico, el bote junto con otra arqueta al anticuario madrileño Juan Lafora y Calatayud por la suma de 52 000 pts.[Nota 1]

Debido a que Gómez-Moreno frecuentaba en Madrid los mismos círculos que Lafora y Calatayud, pudo conocer la venta y ante el temor de que la pieza saliese de España, inmediatamente lo puso en conocimiento del gobierno de Canalejas a través del diputado nacional y coleccionista de arte islámico Guillermo de Osma.[4]

Tras debatirlo en las Cortes el estado decide su compra por la misma cantidad por la que las había adquirido Lafora, depositándolas en el Museo Arqueológico el 14 de marzo de 1911.[Nota 2]

Conservación[editar]

La pieza se exhibe en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, aunque anteriormente formó parte del "Tesoro de la Catedral de Zamora".

Características[editar]

  • Forma: cilíndrica con la tapa hemiesférica.
  • Material: marfil de elefante y plata.
  • Diámetro: 16 centímetros.
  • Inscripciones tipo ataurique, hechas con incisiones que representan pavos, gacelas y pájaros.
  • Se abre y se cierra mediante dos charnelas

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. La venta del bote fue una más de las realizadas en aquella época por el Cabildo. La continua necesidad de fondos para afrontar sus gastos había llevado a este a ir vendiendo “objetos deteriorados que no prestaban servicio alguno a la Catedral”,[2] “…pero de mucha estimación en el mercado de antigüedades”[3] como por ejemplo, alfombras, doseles, imágenes deterioradas, y, finalmente, las arquetas islámicas.
  2. En aquellos años el gobierno era muy sensible a las continuas pérdidas del patrimonio español por ventas al extranjero, que se hacían, en la mayoría de los casos, sin conocimiento de las autoridades debido entre otras razones, a la escasa protección institucional del mismo. Coincidió en el tiempo con la polémica desatada por la venta de la Adoración de los Magos de Hugo van der Goes proveniente de Monforte de Lemos, a la Gemäldegalerie de Berlín

Referencias[editar]

  1. Martín Benito-Regueras Grande (2003), p. 208.
  2. Martín Benito-Regueras Grande (2003), p. 209.
  3. Martín Benito-Regueras Grande (2003), p. 211
  4. Martín Benito-Regueras Grande (2003), p. 213 y ss.

Enlaces externos[editar]