Boleta electoral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Boletas electorales de distintos partidos para las elecciones presidenciales de Argentina de 2011.
Elecciones suecas de 2010, en el local de votación en Borlänge en el día de las elecciones generales. Distintas boletas, en este caso de todos los partidos.
Cédula de sufragio de las elecciones generales del Perú de 2011 (ejemplo de boleta única).

Una boleta electoral (del italiano bolleta) o papeleta electoral, llamada en algunos países hoja de votación, es aquella con la que los electores emiten su voto en unas elecciones; es la hoja de papel que se usa en los comicios electorales para elegir representantes. Se depositan en urnas ubicadas en las casillas o centros electorales.

En las boletas electorales se ofrecen todas las opciones electorales preimpresas. Estas opciones pueden ser desde escoger candidatos (lista electoral), elegir propuestas, ratificar a un gobernante o disposición legal (referéndum).

En la mayor parte de las elecciones nacionales, existe una boleta única con todas las opciones, y cada votante debe marcar las opciones que desee. Esta según las instrucciones de la autoridad electoral pueden ser: a) marcar o dibujar una cruz o completar una raya, b) perforando la hoja o celda, c) escribiendo el nombre del candidato o candidatos, y d) poniendo un número (en el caso del voto preferencial). En otros, como Argentina, Uruguay, Israel y Suecia se presentan distintas boletas de parte de cada partido o candidatura y los votantes deben introducir las que contengan las opciones que prefieran.

La ventaja de tener boleta única es que los votantes pueden acceder a cualquier opción fácilmente, en tanto que en el segundo caso el elector debe conseguir la boleta correcta, lo cual puede ser difícil si se presentan decenas de ellas. Además, simplifica y disminuye el costo de imprimir y distribuir las hojas. Presentar distintas hojas por opción tiene como ventajas que evita equivocaciones, porque el elector puede llevar la hoja de antemano, y que permite mostrar la lista completa de candidatos.

En la Provincia de Salta y en la Ciudad de Buenos Aires se ha implementado un sistema de Boleta Única Electrónica que combina la boleta única con apoyo tecnológico, el cual fue criticado por la Cámara Nacional Electoral Argentina.

Características técnicas[editar]

Papeleta electoral puertorriqueña (ejemplo de boleta única).

Las boletas electorales se fabrican, por regla general, en diversos tipos de papel seguridad, pero en algunos países donde se teme el fraude electoral, se agregan medidas adicionales como el foliado y la firma de los representantes de partidos sobre las boletas, ya que se quiere evitar la falsificación o duplicación ilegal de las boletas.

Durante el siglo XIX, antes de que se perfeccionara el sistema de elección que todavía utilizamos, eran frecuentemente utilizados libros en los que se registraba el sentido del voto de cada elector, dicho sistema se descartó pues en todos los casos se conocía el sentido del voto de los electores y podían sufrir por ello distintos tipos de represalias.

Boleta Única Electrónica[editar]

El sistema de Boleta Única Electrónica, o sistema "vot.ar" es un sistema que se utiliza en la Provincia de Salta, Argentina, y está prevista su implementación en la Ciudad de Buenos Aires para las elecciones a Jefe de Gobierno que se llevarán a cabo el 5 de julio de 2015.

A través de este sistema se emite un voto que cuenta con respaldo electrónico y respaldo físico (en papel). La autoridad de mesa entrega una boleta al votante, la cual está en blanco y tiene un chip sin información. El votante inserta la boleta en una computadora que presenta las listas de candidatos. El votante selecciona su voto y el mismo se imprime en la boleta y se guarda en el chip. El votante puede verificar que su voto se haya guardado correctamente con un lector de chip que presenta la máquina y viendo la impresión.[1]

No debe ser confundido y tiene que diferenciarse del voto electrónico, debido a que las computadoras utilizadas no funcionan como urna electrónica, y la validez del acto se funda en las boletas, que contienen el voto impreso para el control del elector. El acto en todo momento es transparente y puede ser controlado por una persona sin conocimientos específicos.[2]

Este sistema fue criticado por la Cámara Nacional Electoral Argentina por entender que genera una dependencia política con empresas privadas e insto a la utilización de la boleta única papel tal como utilizan las personas privadas de libertad y personas que viven en el extranjero[3] .

Voto electrónico[editar]

Actualmente existen otros medios para substituir a las boletas electorales impresas, como lo son los sistemas de voto electrónico que inmediatamente registran el sentido del voto y lo procesan, otorgando al elector, en su caso, un comprobante en papel.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]