Blanca de Borgoña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Blanca de Borgoña.

Blanca de Borgoña (1296 - 29 de abril de 1326) fue reina de Francia algunos meses el año 1322 por su matrimonio con el futuro Carlos IV de Francia.

Biografía[editar]

Era la segunda hija de Otón IV, conde de Borgoña y de Mahaut de Artois, condesa de Artois. Su hermana mayor era Juana de Borgoña, esposa de Felipe de Poitiers y posteriormente reina de Francia. Su hermano menor era Roberto de Borgoña, quien murió a los 15 años.

En 1308, en Corbeil, se casa con Carlos de Francia, el tercer hijo de Felipe IV el Hermoso, nombrado conde de La Marche y posteriormente rey de Francia como Carlos IV,

A principios de 1314, su suegro la hace arrestar bajo la acusación de haber cometido adulterio con Gauthier D'Aunay en la mansión de Nesle, residencia de su cuñada Margarita de Borgoña y de Luis de Navarra. Junto con Margarita, quién también estaba acusada de adulterio cometido con el hermano de Gauthier, Phillipe de Aunay, es juzgada y declarada culpable. Se le despoja entonces de sus honores, se le afeita la cabeza y es encerrada en la fortaleza de Châteu Gaillard. Su hermana Juana es encerrada a su vez en el castillo de Dourdan, acusada de complicidad en el adulterio de ambas primas. Se considera oficialmente que fue la cuñada de Blanca, Isabel de Francia, la responsable de las acusaciones. Éste hecho es conocido como el escándalo de la Torre de Nesle, y tuvo consecuencias desagradables para la corona francesa en los años siguientes.

Después de éste hecho, Carlos de la Marche rechazó a su esposa, pero insistió en su liberación ante su hermano Luis, ahora rey de Francia tras la muerte de Felipe IV, pero éste la denegó, por lo que no pudo ser liberada de prisión como su hermana Juana, cuyo marido, Felipe de Poitiers nunca renegó de ella.

En 1322, tras la muerte de Felipe V, Carlos de La Marche sube al trono de Francia cuando ella aún se encontraba prisionera, lo que la convertía temporalmente en reina de Francia. Carlos IV entonces persiste en negar su liberación y solicita al papá Juan XXII la anulación de su matrimonio, la cual es concedida el 19 de mayo de 1322, alegándose que Carlos era ahijado de la madre de Blanca, lo que convertía esta relación en incestuosa a los ojos del derecho canónigo. Después de la anulación, Carlos IV se casa inmediatamente con María de Luxemburgo.

Al fin, Carlos IV le concede salir de Châteu Gaillard, con la salud bastante deteriorada por sus años en prisión, para terminar sus días recluida en la abadía de Maubuisson, cerca de Pontoise, donde muere en abril de 1326.


Predecesora:
Juana de Borgoña
Reina consorte de Francia y de Navarra
1322
Sucesora:
María de Luxemburgo