Biopolítica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Foucault fue el principal impulsor del concepto de la biopolítica en la filosofía a partir de la segunda mitad del siglo XX.

El término biopolítica es un neologismo utilizado por Michel Foucault para identificar una forma de ejercer el poder no sobre los territorios, sino sobre la vida de los individuos y las poblaciones. Este tipo de poder es denominado biopoder.[1]

El concepto ha sido luego retomado y desarrollado por otros filósofos como Giorgio Agamben, Toni Negri y Roberto Esposito.

Origen del término[editar]

El filósofo italiano Roberto Esposito dedicó gran parte de sus trabajos al estudio de la biopolítica.

El concepto cobró notoriedad a partir de su desarrollo en la obra de Michel Foucault, por esta razón se le suele considerar como el responsable de la introducción del neologismo en el mundo académico. Sin embargo, según Roberto Esposito, probablemente el primero en emplear el vocablo fue el filósofo sueco Rudolf Kjellén, quien lo acuñó en paralelo al término geopolítica.[2][1][nota 1]

Foucault hizo uso del término por primera vez durante una de las conferencias que dictó en el curso de medicina social de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (Brasil) en octubre de 1974. Allí plantea que el control de la sociedad no solo se realiza a través de la ideología, sino que requiere del control de los cuerpos de los individuos.

Significado[editar]

El concepto de biopolítica tiene un significado que va en paralelo con el de biopoder. Este último hace alusión a un conjunto de estrategias orientadas a dirigir las relaciones de poder para hacer de la vida algo administrable. La biopolítica sería entonces el tipo de política y de gestión que busca este biopoder.

Para llegar a este concepto, Foucault hizo un estudio histórico de las formas en que se ejerció el poder. Según el filósofo francés, hasta el XVII, el poder tradicional entendía el cuerpo como una máquina. De esta forma, el poder trataría de influir en la educación, las aptitudes y los comportamientos de los individuos para producir cuerpos dóciles y fragmentados. Para este fin se desarrollarían herramientas como la vigilancia, el control o los exámenes sobre las capacidades.[1]

Sin embargo, a partir del XVIII y con el desarrollo de disciplinas como la Demografía, quienes administraban el poder habrían encontrado un nuevo campo sobre el que ejercerlo. En palabras de Foucault:

[···] a partir del XVIII se han intentado racionalizar los problemas que planteaban a la práctica gubernamental fenómenos propios de un conjunto de seres vivos constituidos como población: salud, higiene, natalidad, longevidad, razas, etc.
—Foucault[3]

Para Foucault, desde entonces y acentuado desde el XIX, estos problemas han ido ocupando un "lugar creciente", hasta suponer hoy en día una serie de retos económicos y políticos.[3]

En los años 1978 y 1979, Foucault impartió una serie de clases en el Collège de France que luego fueron reunidas en el libro El nacimiento de la biopolítica. En estas clases, el filósofo francés trató de determinar, según sus propias palabras, "de qué modo se estableció el dominio de la práctica del gobierno, sus diferentes objetos, sus reglas generales, sus objetivos de conjunto para gobernar de la mejor manera posible".[4]

Otros usos[editar]

El filósofo italiano Antonio Negri (en la foto) ha dado junto con Michael Hardt nuevos significados al término biopolítica.

En la obra de Michael Hardt y Antonio Negri, el concepto de biopolítica pasa a denominar la insurrección anticapitalista que usa la vida como armas; por ejemplo el fenómeno de los refugiados, el éxodo (política) y, 'en su más trágica y revolucionaria forma', el terrorismo suicida. Conceptualizados como lo opuesto al biopoder, el que es visto como la práctica de la soberanía en condiciones biopolíticas.[5]

Notas[editar]

  1. Sin embargo, Kjellén le habría dado un uso distinto, por lo que se trataría de un concepto diferente al introducido por Foucault. Para el primero, a diferencia de otros filósofos y politólogos, el Estado no es una entidad jurídica nacida del contrato social: el Estado debe entenderse como un conjunto de personas que actúan como un organismo único, a la vez espiritual y corpóreo. A partir de ahí, Kjellén define la biopolítica como la política de la vida biológica y cultural de las sociedades, tal como se materializa en la existencia del Estado.[2]

Referencias[editar]

  1. a b c La Biopolítica de Foucault: un concepto esencial para comprender la sociedad contemporánea Consultado el 11 de julio de 2020.
  2. a b Esposito, 2011, p. 28.
  3. a b Foucault, 1999, p. 209.
  4. Foucault, 2007, p. 17.
  5. Michael Hardt y Antonio Negri (2005). Multitude: War and Democracy in the Age of Empire. Hamish Hamilton.

Biliografía[editar]

Enlaces externos[editar]