Bien superior

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La doctrina del Bien superior o el fin justifica los medios defiende la idea de que está permitido realizar métodos injustos en aras de lograr un bien mayor al mal cometido.[1] [2] [3]

Se le asocia popularmente a Nicolás Maquiavelo,[4] Basado en los hechos históricos y su experiencia en Florencia, explayó en El Príncipe una guía de como acumular poder, crear un estado y mantenerse al mando. Se ha interpretado tradicionalmente que el Estado podía y debía mentir, actuar maliciosa e hipócritamente si esto llevaba a la estabilidad política y la conservación del poder. En honor a él, la palabra «maquiavelismo» designa una doctrina política que favorece a las razones de Estado sobre las consideraciones morales y que puede realizar cualquier medio para lograrlo:[5] «porque si consideramos esto con frialdad, hallaremos que, a veces, lo que parece virtud es causa de ruina, y lo que parece vicio sólo acaba por traer el bienestar y la seguridad». Su idea de que la política tenía sus propias reglas impresionó a sus contemporáneos y le ganó fama de ateo (palabra despectiva para la época) y cínico inmoral, y convirtió la palabra «maquiavélico» en sinónimo de un actuar marcado por la astucia, la hipocresía y la mala fe.[6] [7] [8]

Además, en las acciones de todos los hombres, y especialmente de los príncipes, donde no hay tribunal al que recurrir, se atiende al fin. Trate, pues, un príncipe de vencer y conservar su Estado, y los medios siempre serán juzgados honrosos y ensalzados por todos.

El príncipe, cáp. XVIII

De este modo, Lenin durante la Revolución rusa y a la vista de las enormes pérdidas que acarreaban por las acciones del Ejército Rojo, el hambre, los movimientos forzados de población y otras acciones de su gobierno escribió:

Que mueran los que tengan que morir, pero la patria debe vivir.[9]

Distintos dictadores como Stalin, Hitler o Pol Pot cometieron genocidios y asesinatos en masa a fin de consumar a toda costa sus planes (véase Holodomor y genocidio camboyano). Por ejemplo, Hitler justificó el Holocausto, o «solución final» (en alemán, Endlösung) de la «cuestión judía», como una limpieza racial necesaria en favor de los ideales de la Alemania Nazi y la raza aria. Pero esta justificación no es patrimonio exclusivo de regímenes autoritarios, incluso los oficiales franceses durante la Batalla de Verdún en la Primera Guerra Mundial apelaron a ella para justificar la enorme sangría provocada, ni tampoco exclusiva de organizaciones grandes o muy arraigadas; así Pilar Salarrullana en su libro Las Sectas señala la apelación a esta doctrina como uno de los indicadores para detectar una secta o un comportamiento sectario.[1]

En filosofía, las teodiceas del bien superior frente al problema del mal sostiene no solo que la existencia de tal deidad es compatible con el mal, sino que lo permite con el fin de lograr un bien superior. Se han propuesto la libre voluntad, el desarrollo del espíritu, entre otros. Tales bienes serían por naturaleza de una valía superior a la de los bienes que no requieren del sufrimiento. El mundo que conocemos es un bien superior a aquel carente de sufrimiento, por lo que Dios, en cuanto ser bueno y perfecto, no podría haber creado al segundo.[10] [11]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Strauss, Leo (1987), «Niccolo Machiavelli», en Strauss, Leo; Cropsey, Joseph, History of Political Philosophy (3rd edición), University of Chicago Press 
  1. a b Pilar Salarrullana, Las sectas, Ediciones Temas de Hoy, Madrid, 1990, ISBN 84-7880-015-8
  2. «the end justifies the means». Cambridge University Press. «dicho sobre una situación en que el fin último es tan importante que cualquier medio para conseguirlo es aceptable.».
  3. «the end justifies the means». Oxford University Press. «Se pueden usar métodos malos o injustos si la meta en general es buena.».
  4. José María Iribarren, El porqué de los dichos
  5. Strauss (1987, p. 297): "El maquiavelismo es el único pensador político cuyo nombre se ha convertido en un uso común para designar a un tipo de política, la cual existe y continuará existiendo independiente de su influencia, una política guiada exclusivamente por las consideraciones de la conveniencia, que puede usar cualquier medio, justo o sucio, hierro o veneno, para alcanzar sus fines: el engrandeciendo del propio país o patria, o el uso de la patria en el servicio de un autoengrandamiento de los políticos, hombres de estados o al propio partido".
  6. «The Prince». Encyclopaedia Britannica.
  7. «Niccolò Machiavelli». Encyclopaedia Britannica.
  8. Machiavelli, «Chapter 15», The Prince, Wikisource, https://es.wikisource.org/wiki/El_Pr%C3%ADncipe:_Cap%C3%ADtulo_XV }}
  9. Stéphane Courtois, Lenin el revolucionario sin piedad, nº 63 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, enero 2004.
  10. The Stanford Encyclopedia of Philosophy, "The Problem of Evil", Michael Tooley
  11. The Internet Encyclopedia of Philosophy, "The Evidential Problem of Evil", Nick Trakakis