Berserker

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Placa de bronce de la era de Vendel, encontrada en Öland.

Los berserker (también ulfhednar) eran guerreros vikingos que combatían semidesnudos, cubiertos de pieles. Entraban en combate bajo cierto trance de perfil psicótico, casi insensibles al dolor, fuertes como osos o toros, y llegaban a morder sus escudos y no había fuego ni acero que los detuviera.[1]​ Se lanzaban al combate con furia ciega, incluso sin armadura ni protección alguna; hasta se ha testimoniado el caso de que se lanzaban al agua antes de tiempo desde un drakkar y se ahogaban sin que nada se pudiera hacer.[cita requerida] Su sola presencia atemorizaba a sus enemigos e incluso a sus compañeros de batalla, pues en estado de trance no estaban en condiciones de distinguir aliados de enemigos.[2]

Etimología[editar]

El origen etimológico de esta palabra es incierto. Una teoría dice que deriva del nórdico berr («desnudo») y serkr (prenda de vestir similar a una camisa). Otra teoría afirma que deriva del germánico berr («oso»), ya que solían usar pieles de animales (osos, lobos y venados).[3]​ Por otro lado, Ulfhednar se puede traducir como piel de lobo.[4]

Berserkers - guerreros oso[editar]

Algunos autores proponen que los berserkers obtenían su poder del oso y se dedicaban al culto al oso, que alguna vez estuvo muy extendido en todo el hemisferio norte. Los berserkers mantuvieron sus observancias religiosas a pesar de su destreza en la lucha, ya que la saga de Svarfdæla cuenta un desafío al combate singular que fue pospuesto por un berserker hasta tres días después de Yule. Los cuerpos de los berserkers muertos fueron colocados en pieles de oso antes de sus ritos funerarios. El simbolismo oso-guerrero sobrevive hasta nuestros días en forma de gorros de piel de oso que llevaban los guardias de los monarcas daneses.

En la batalla, los berserkers estaban sujetos a ataques de frenesí. Aullaban como fieras, echaban espuma por la boca y mordían el borde de hierro de sus escudos. Según la creencia, durante estos ataques fueron inmunes al acero y al fuego, y causaron grandes estragos en las filas del enemigo. Cuando la fiebre bajó, estaban débiles y dóciles. Las cuentas se pueden encontrar en las sagas.

"Enloquecer" era "hamask", que se traduce como "cambiar de forma", en este caso, como con el sentido de "entrar en un estado de furia salvaje". Algunos eruditos han interpretado que aquellos que podían transformarse como un berserker eran típicamente como "hamrammr" o "shapetrong", literalmente capaces de cambiar de forma a la forma de un oso. Por ejemplo, la banda de hombres que van con Skallagrim en Egil's Saga ver al rey Harald sobre el asesinato de su hermano Thorolf se describe como "los hombres más duros, con un toque de extrañeza en varios de ellos... [fueron] construidos y con forma más parecidos a trolls que a seres humanos". Esto a veces se ha interpretado como que la banda de hombres es "hamrammr", aunque no hay un consenso importante. Otro ejemplo de "hamrammr" proviene de la Saga de Hrólf Kraki. Un cuento dentro cuenta la historia de Bödvar Bjarki, un berserker que puede cambiar de forma a un oso y usa esta habilidad para luchar por el rey Hrólfr Kraki. "Los hombres vieron que un gran oso iba delante de los hombres del rey Hrolf, manteniéndose siempre cerca del rey. Mató a más hombres con sus patas delanteras que cualquiera de los cinco campeones del rey".

Úlfhéðnar - guerreros lobo[editar]

Los guerreros lobo aparecen entre las leyendas de las culturas indoeuropea, turca, mongola y nativa americana. [5]​ Los guerreros lobo germánicos han dejado su huella a través de escudos y estandartes que fueron capturados por los romanos y exhibido en el armilustrium en Roma. [6][7]

Los guerreros frenéticos que vestían pieles de lobos eran llamados Úlfhéðnar ("abrigo de lobo"; singular Úlfheðinn), otro término asociado con berserkers, mencionado en la Vatnsdæla saga, el Haraldskvæði y la saga Völsunga. Se decía que usaban la piel de un lobo cuando entraban en batalla. [7][8]​ Úlfhéðnar a veces se describe como Odin Los guerreros especiales de: "Los hombres [de Odin] iban sin sus cota de malla y estaban locos como perros o lobos, mordían sus escudos... mataban hombres, pero ni el fuego ni el hierro tenían efecto sobre ellos. Esto se llama 'enloquecer'".[9]​ Además, la prensa de placas del yelmo de Torslunda muestra una escena de Odin con un berserker con una piel de lobo y una lanza como características distintivas: “un lobo guerrero de piel con el bailarín aparentemente tuerto en el yelmo con cuernos de pájaro, que generalmente se interpreta como una escena indicativa de una relación entre berserkgang... y el dios Odin”.

Svinfylking - guerreros jabalíes[editar]

En la mitología nórdica, el jabalí era un animal sagrado para los Vanir. El poderoso dios Freyr poseía el jabalí Gullinbursti y la diosa Freyja poseía Hildisvíni ("cerdo de batalla"), y estos jabalíes se pueden encontrar representados en sueco y anglosajón artículos ceremoniales. Los guerreros jabalíes lucharon a la cabeza de una formación de batalla conocida como Svinfylking ("la cabeza del jabalí") que tenía forma de cuña, y dos de sus campeones formaron el "rani" ("hocico"). Han sido descritos como los maestros del disfraz y del escape con un conocimiento íntimo del paisaje. Al igual que el berserker y el ulfhednar, los guerreros jabalí svinfylking usaron la fuerza de su animal, el jabalí, como la base de sus artes marciales.

Precedente histórico[editar]

Julio César ya citó en su De bello Gallico, la expresión furor teutonicus a la actitud belicosa y loco heroísmo de algunos combatientes germánicos, que se enfrentaban desnudos, a pecho descubierto, caras pintadas y aullando salvajemente cuando se enfrentaban a los ejércitos de Roma.[10][11]

Posibles causas del perfil berserker[editar]

Existe la teoría de que su resistencia e indiferencia al dolor provenían del consumo de hongos alucinógenos como la amanita muscaria,[12]​ o por la ingesta de pan o cerveza contaminados por cornezuelo del centeno, con alto contenido en compuestos del ácido lisérgico, precursor del LSD.[13]​ Los vikingos y otros pueblos germánicos consumían cerveza con beleño negro,[14]​ planta alucinógena de la familia de las solanáceas. Es posible que consumieran dichas cervezas para entrar en combate. El beleño produce una sensación de gran ligereza, parece que uno pierde peso y se siente tan ingrávido que acaba creyendo que se eleva por los aires. Por otra parte, la belladona causa furia y violencia, no raramente acompañadas de carcajadas delirantes; los alcaloides de esta planta son altamente tóxicos y pueden ocasionar el coma o la muerte.[15]

Sagas nórdicas[editar]

Diversas fuentes mencionan a los berserkr mikill, o poderosos guerreros berserkers, que resaltaban por su ferocidad y en ocasiones se les comparaba con gigantes (jotun).[16]

En la saga de Egil Skallagrímson aparecen 12 berserkers como el número adecuado de guerreros al servicio de la guardia personal de un rey, un número recurrente en otras sagas nórdicas.[4]​ En la saga de Hrólfr Kraki, el rey aparece acompañado de un hird de berserkers, en el que destaca Bödvar Bjarki, que según la leyenda se transformaba en un impresionante plantígrado en batalla, una característica posiblemente relacionada con antiguos cultos al oso. Es muy probable que fuesen miembros de cultos relacionados con Odín.[17]​ En cierto modo, la religión de estos grandes guerreros les inducía a mostrar una gran furia en combate, mostrando una invulnerable mitad humana y otra mitad animal. Sus dioses, todos ellos guerreros, exigían —para alcanzar el más puro de los paraísos a su alcance— tener la muerte más noble en el campo de batalla.

En 1015, el jarl Eiríkr Hákonarson de Noruega declaró a los berserkers fuera de la ley, posteriormente el gragás (ley escrita) de Islandia hizo lo propio y hacia el siglo XII los berserkers ya habían desaparecido.[18]

Úlfhéðinn[editar]

Los Úlfhéðnar (singular, Úlfhéðinn) ya se mencionan en la saga Vatnsdœla y Hrafnsmál,[19]​ y en la saga Völsunga, se decía que se cubrían con una piel de lobo cuando entraban en combate.[20]​ Los Úlfhéðnar fueron definidos como guerreros de élite de Odín, con la piel de lobo y una lanza como perfil más característico.[21]

El poema Haraldskvæði (parte de Hrafnsmál) los define así:

Hablaré de los berserkers, los catadores de sangre,
Aquellos héroes intrépidos, ¿cómo trataban
A los que se vadean en la batalla?
Piel de lobo les llaman.
Portan escudos sangrientos.
De puntas rojas son sus lanzas cuando marchan.
Forman un grupo apretado, cerrando filas.
El príncipe, en su sabiduría, confía en ellos,
En los que cortan los escudos enemigos.

En Heimskringla[22]​ y la Saga de Grettir,[23]​ también se les denomina Úlfhéðnar. Harald I de Noruega, unificador del reino, aparece acompañado por ellos en sus ofensivas, «iban sin cota de malla y actuaban como perros rabiosos y lobos», lo que provocaba desconcierto y el colapso en las filas de los contrarios.[4][24]

Fueron marginados por la sociedad por considerárseles locos, y una leyenda que recorría los países nórdicos contaba que se convertían en hombres lobo, lo que motivó que se les temiera más y se les recluyera, ya en la cristiandad, por considerarlos poseídos por el diablo.[cita requerida] La creencia en la licantropía se testimonia en la saga Volsunga, donde Sigmund y su hijo Sinfjotli gruñían y aullaban como lobos en sus combates.[25]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Sommerville, A. A. y R. A. McDonald, (eds). The Viking Age (2010). University of Toronto Press, ISBN 978-1-44260-148-2 pp. 162-163.
  2. Velasco, Manuel (2008) Breve Historia de los Vikingos, ISBN 84-9763-198-6 p. 28.
  3. Etimología del término en el diccionario Cleasby-Vigufsson.
  4. a b c Harrison, Mark y Gerry Embleton (1993). Viking Hersir 793-1066 d. C. ISBN 1-85532-318-4 p. 20.
  5. Speidel, 2004, p. 10.
  6. Speidel, 2004, p. 15.
  7. a b Speidel, 2002, p. 15.
  8. Simek, 1995, p. 435.
  9. Davidson, Hilda RE (1978). Rowman y Littlefield, ed. Cambio de forma en las antiguas sagas nórdicas. Cambridge: Brewer; Totowa. 
  10. Hirschi, Caspar. Wettkampf der Nationen: Konstruktionen einer deutschen Ehrgemeinschaft an der Wende vom Mittelalter zur Neuzeit, Wallstein Verlag, 2013, ISBN 3835320769 p. 245. Julius Caesar, De bello Gallico, 4.13.
  11. Furor teutonicus: Das römische Germanenbild in Politik und Propaganda von den Anfängen bis zum 2. Jahrhundert n. Chr. Trier.
  12. Fabing, Howard D. «On Going Berserk: A Neurochemical Inquiry.» Scientific Monthly. 83 [Nov. 1956] p. 232.
  13. Velasco, Manuel (2008) Breve Historia de los Vikingos, ISBN 84-9763-198-6 p. 28.
  14. Dineley, Merryn (2004). Barley, malt and ale in the neolithic, Archaeopress, ISBN 184171352X p. 67.
  15. «Berserker ¿ vikingos drogados con setas alucinógenas?». Khronos Historia. 14 de diciembre de 2017. Consultado el 30 de abril de 2018. 
  16. Turner, Sharon.History of the Anglo-Saxons, Baudry (ed.), 1840, p. 269.
  17. Byock, Jesse (1999). The Saga of King Hrolf Kraki, Penguin Classics, ISBN 014043593X intro p. xxix.
  18. Holman, Katherine (2003). Historical Dictionary of the Vikings, Scarecrow Press, ISBN 0810865890 p. 44.
  19. Ellis-Davidson, Hilda R. «Shape-Changing in the Old Norse Sagas.» En Animals in Folklore. eds. J. R. Porter y W. M. S. Russell. Totowa NJ: Rowman and Littlefield. 1978. pp. 132-133
  20. Simek, Rudolf (1995). Lexicon der germanischen Mythology. Stuttgart: Alfred Kröner. ISBN 352036803X.  p. 435.
  21. Simek, Rudolf (1995). Lexicon der germanischen Mythology. Stuttgart: Alfred Kröner. ISBN 352036803X.  p. 48.
  22. Snorri Sturluson. Heimskringla: History of the Kings of Norway. trans. Lee M. Hollander. Austin: Univ.of Texas Press. 1964. p. 10.
  23. Fox, Denton y Hermann Palsson, trans. Grettir's Saga. Toronto: Univ.of Toronto Press. 1961. p. 3.
  24. Saga de Grettir cap. II (en español).
  25. Heath, Ian y Angus McBride (1985). The Vikings, ISBN 0-85045-565-0 p. 47.

Bibliografía[editar]

  • Beard, D. J. "The Berserker in Icelandic Literature." In Approaches to Oral Literature, Ed. Robin Thelwall, Ulster: New University of Ulster, 1978, pp. 99-114.
  • Blaney, Benjamin. The Berserkr: His Origin and Development in Old Norse Literature, Ph.D. Diss. University of Colorado, 1971.
  • Davidson, Hilda R. E. "Shape-Changing in Old Norse Sagas." In Animals in Folklore, Ed. Joshua R. Porter and William M. S. Russell. Cambridge: Brewer; Totowa: Rowman and Littlefield, 1978, pp. 126-42.
  • Davis, E. W. (1983) "The ethnobiology of the Haitian zombie", Journal of Ethnopharmacology, 9:85-104.
  • Fabing, Howard D. "On Going Berserk: A Neurochemical Inquiry." Scientific Monthly, 83 [Nov. 1956].
  • Höfler, Otto. "Berserker." Reallexikon der Germanischen Altertumskunde. Bd.2. Ed. Johannes Hoops. Berlín: Walter de Gruyter. 1976. pp. 298-304.
  • Högberg, Ole. Flugsvampen och människan. Section concerning the berserker myth is published online [1] (In Swedish and PDF format) ISBN 91-7203-555-2.
  • Holtsmark, Anne. "On the Werewolf Motif in Egil's saga Skalla-Grímssonar" Scientia Islandica/Science in Iceland 1 (1968), pp. 7-9.
  • Von See, Klaus. "Berserker." Zeitschrift für deutsche Wortforschung 17 (1961), pp. 129-35; reprinted as "Exkurs rom Haraldskvæði: Berserker" in his Edda, Saga, Skaldendichtung: Aufsätze zur skandinavischen Literarur des Mittelalters. Heidelberg: Winter, 1981, pp. 311-7.
  • Michael P. Speidel, "Berserks: A History of Indo-European 'Mad Warriors'", Journal of World History 13.2 (2002) 253-290, [2].
  • Weiser, Lilly. Altgermanische Jünglingsweihen und Männerbünde: Ein Beitrag zur deutschen und nordischen Alterums- und Volkskunde. Bausteine zur Volkskunde und Religionswissenschaft, 1 Buhl: Konkordia, 1927.
  • The Sagas of Icelanders: Penguin Classics Deluxe Edition (World of the Sagas), Ed. Örnólfur Thorsson. Penguin (Non-Classics); New Ed edition (February 27, 2001). pp.741-742.
  • Wernick, Robert. The Vikings. Alexandria VA: Time-Life Books. 1979. p. 285.

Enlaces externos[editar]