Batalla de los Campos del Pelennor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de los Campos del Pelennor
la Guerra del Anillo
Pelennorbattlemap.svg
Gráfico de las posiciones y movimientos de las fuerzas en combate.
Fecha 14 y 15 de marzo de 3019 T. E.
Lugar Campos del Pelennor, cerca de Minas Tirith (Gondor)
Resultado Victoria decisiva de los Pueblos Libres, muerte del Rey Brujo de Angmar y ruptura del asedio de Minas Tirith
Beligerantes
Bandera de Gondor Gondor
Bandera de Rohan Rohan
Dúnedain del Norte
Bandera de Mordor Mordor
Bandera de Harad Harad
Rhûn
Variags de Khand
Comandantes
Gandalf
Aragorn
Denethor II
Théoden
Imrahil
Legolas
Rey Brujo de Angmar
Gothmog
Fuerzas en combate
Defensores de Minas Tirith
·2.000 de la guarnición de la ciudad, probablemente otros varios miles de ciudadanos de la ciudad reclutados por leva
·1.000-1.500 supervivientes de Osgiliath y el Rammas Echor, incluyendo a unos cientos de montaraces de Ithilien
·3.000 provenientes de los feudos, incluidos 700 soldados y una compañía de 100-300 caballeros de Dol Amroth)

Refuerzos de Rohan
·6.000 jinetes
Refuerzos de Gondor
·6.000 sureños
·30 Dúnedain del Norte
Unas 45.00 tropas
·20.000 uruks, orcos, trolls y huargos de Mordor
·18.000 haradrim
·7.000 orientales y variags
Bajas
4.000 gondorianos y 2.000 rohirrim muertos Desconocidas, muy altas
[editar datos en Wikidata]

La batalla de los Campos del Pelennor es una batalla ficticia narrada en la tercera parte de la novela El Señor de los Anillos, del escritor británico J. R. R. Tolkien.

La batalla comenzó con el asalto de las fuerzas de Sauron a la ciudad de Minas Tirith, la capital del reino de Gondor, cerca al final de la Guerra del Anillo, el 14 y 15 de marzo del año 3019 de la Tercera Edad del Sol, tan sólo dos días después de la Batalla de Pelargir, en la que Aragorn, la Compañía Gris y el ejército de los muertos derrotaron a los corsarios de Umbar y robaron sus barcos. Este suceso se convirtió en la mayor batalla de la Guerra del Anillo.

Los campos del Pelennor (campos de la ciudad) están comprendidos en una planicie entre la fortificada Minas Tirith y un antiguo muro exterior llamado Rammas Echor.

La batalla[editar]

Desarrollo de la batalla[editar]

El ejército de Sauron, comprendido por unos cuarenta y cinco mil efectivos, comandado por el Rey Brujo de Angmar y su lugarteniente Gothmog, el regente de Minas Morgul, irrumpió en los Campos del Pelennor directo a la ciudad. Los aliados de Mordor en la batalla eran los guerreros Orientales de Rhûn, los Variags Khand y los Haradrim del sur.

La defensa de la Ciudad estaba comandada por Gandalf, ya que Denethor II, senescal de la ciudad había perdido la razón al creer muerto a su hijo Faramir y por las visiones que le mostraba el señor oscuro a través de la palantir. La guarnición de la ciudad estaba compuesta por al menos tres compañía de la Guardia, cada una de ellas formada por quinientos hombres, más al menos una compañía de caballeros de otros quinientos hombres, todos ellos de la propia Minas Tirith. Además, se evacuó de la ciudad a casi todos los niños y mujeres y se hizo una leva de todos los ciudadanos capaces de combatir, lo que probablemente sumara varios miles más de efectivos. También habría que contar a los supervivientes de la batalla de Osgiliath: aproximadamente un millar y medio de hombres, de los cuales unos trescientos eran montaraces de Ithilien. A ellos se sumaban los refuerzos llegados de los feudos del sur: doscientos hombres de Lossarnach, armados con grandes hachas y al mando de Forlong el Gordo; trescientos del Valle de Ringló llegados con el hijo de su señor, Dervorin; quinientos de los mejores arqueros de Morthond al mando de su señor Duinhir, y de sus hijos Duilin y Derufin; del Anfalas, una gran columna de unos seiscientos o cuatrocientos pastores, cazadores y aldeanos mal armados, excepto al escolta de su señor Golasgil; unos cincuenta montañeses salvajes y sin capitán llegados de Lamedon; un centenar de pescadores del Ethir Anduin, reclutados en sus embarcaciones; Hirluin el Hermoso, de las Colinas Verdes de Pinnath Gelin con trescientos apuestos guerreros vestidos de verde; y por último, el príncipe Imrahil de Dol Amroth, acompañado de una compañía caballeros (probablemente entre trescientos y quinientos hombres, cifra habitual para las compañías en la organización militar de la Tierra Media), seguidos por setecientos hombres de armas, todos a caballo.

Aragorn y la Compañía Gris se unen a los ejércitos de Gondor que estaban en los feudos del sur para emprender el camino hacia Minas Tirith remontando el Anduin. Mientras tanto, los ejércitos del señor oscuro Sauron ponían sitio a la Minas Tirith logrando destruir el portón principal de la ciudad, en duro enfrentamiento con las tropas gondorianas resguardadas tras los muros. Justo a la caída del portón llegaron los Rohirrim en medio del sonido de sus cuernos de batalla, cabalgando desde el norte para reforzar a los hombres de Gondor. Se desplegaron en una línea de caballería, que, tras una arenga de su rey Théoden, cargó a toda velocidad contra las tropas de Mordor que asediaban la ciudad. Los jinetes chocaron contra los orcos de Mordor, matando a muchos en el impacto, y haciendo que muchos otros huyeran.

Al mismo tiempo, los atacantes que habían penetrado el muro fueron rechazados del patio, y los caballeros de Dol Amroth, seguidos por el resto de los defensores de Minas Tirith cargaban contra las tropas de Morgul. Los orcos emprendieron en ese momento una retirada general.

Mientras tanto, los haradrim del sur se volvieron contra los rohirrim, la caballería seguida de sus mûmakil u olifantes. La caballería rohirrim fue capaz de derrotar a los jinetes de Harad, además de que el rey de los haradrim fue muerto por Théoden.

Sin embargo, en ese momento, en que los rohirrim creían haber ganado la batalla, el Rey Brujo descendió en su bestia alada, e hirió gravemente al rey Théoden. El nazgûl iba a rematar al rey de la Marca cuando, la sobrina del rey, Éowyn, se plantó delante del rey Brujo, y con ayuda de su escudero Meriadoc, lo asesinó. La carga de los Rohirrim se detuvo, y el moribundo Théoden nombró a su sobrino Éomer como nuevo rey de Rohan. Los haradrims se atrincheran entre los olifantes. Los caballos de Rohan no avanzan contra las enormes criaturas por lo que se estancan y son atacados por las espaldas los hombres del Rey Eomer. Fue en ese momento cuando los rohirrim vieron que, en los muelles del Harlond, los barcos de Umbar atracaban. El bando de Mordor se llenó de júbilo, pues creían que estos barcos transportaban a sus tropas, y que con ayuda de ellas aplastarían a gondorianos y rohirrim. El rey Éomer de Rohan no se amedrentó, y cabalgó hasta los muelles y levantó su espada frente a los barcos, en señal de desafío. Pero entonces sucedió algo que ninguno de los dos bandos esperaba; en lugar de que de los barcos bajaran los Corsarios de Umbar, de ellos desembarcó el heredero de Isildur, Aragorn II, quien desplegó por primera vez en aproximadamente 1000 años el estandarte de los reyes de Gondor, tras la desaparición del último rey de la Casa de Anárion, Eärnur, bordado por Arwen Undómiel, y blandiendo su espada Anduril, lideró a sus hombres los Dúnedain del Norte (quienes se reunieron con él anteriormente en la batalla del abismo de Helm), y a los ejércitos de los feudos de Gondor, acompañado por sus camaradas de la comunidad del anillo Legolas y Gimli.

El desconcierto creció entre los ejércitos de Mordor, y después de todo un día de sangrientos combates, en que muchos capitanes y soldados de ambos bandos perecieron, el bando de los Pueblos Libres logró derrotar a los ejércitos de Mordor.

Bajas significativas en ambos bandos[editar]

En ésta batalla pierden la vida:

  • En la ciudad, enajenado y puesto en una pira por sí mismo, Denethor II, Senescal Regente de Gondor;
  • Por el ejército del Oeste:
  • Y por el ejército de Sauron, el propio Rey Brujo, que es despojado de sus poderes por Meriadoc Brandigamo, soldado de Rohan, que usa una daga Numenóreana, y por una estocada final golpeada por Éowyn de Rohan, en cumplimiento de la vieja leyenda que decía que ningún hombre mortal podría derrotar jamás al Rey Brujo... puesto que Éowyn de Rohan era mujer.

Resultaron gravemente heridos, por el influjo del Nazgûl, ambos artífices de su derrota, Merry y Éowyn, así como Faramir de Gondor, a causa de la locura de su padre Denethor. Pero pudieron restablecerse todos ellos en las Casas de Curación de Minas Tirith de la única forma posible: mediante la aplicación de athelas por el rey ungido de Gondor, Aragorn.

Variaciones argumentales en la película de 2003[editar]

La principal variación argumental introducida por la película es la intervención en esta batalla de los muertos vivientes, que, en la historia original, contenida en el libro, cumplieron su promesa ya en la Batalla de Pelargir, quedando con ello liberados, puesto que en la novela interviene también el ejército de Montaraces del Norte, que no aparecen en la película. Liderados por Aragorn, serán los montaraces del norte junto a los ejércitos de sur de Gondor reclutados en Pelargir, donde habían permanecido bajo asedio, quienes desembarcaran en Pelennor cambiando el rumbo de la batalla.

Del mismo modo, no aparece la caballería haradrim, ni los variags de Khand, ni los Hombres Negros de Lejana Harad como apoyo a Mordor; ni los caballeros de Dol Amroth de Gondor, cuyo príncipe Imrahil tiene una actuación destacada en la batalla de la versión literaria, ni los demás ejércitos de los Feudos del Sur de Gondor.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]