Batalla de Málaga (1704)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Batalla de Vélez-Málaga»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Málaga
la Guerra de Sucesión Española
Battle of Malaga, 1704.jpg
Cuadro de la batalla de Málaga.
Fecha 24 de agosto de 1704.
Lugar Ca. de Málaga
Coordenadas 36°42′15″N 4°22′10″O / 36.704293, -4.369526Coordenadas: 36°42′15″N 4°22′10″O / 36.704293, -4.369526
Resultado Victoria estratégica franco-española
Beligerantes
Royal Standard of the King of France.svg Reino de Francia
Bandera de España España
Bandera del Reino Unido Inglaterra,
Bandera de los Países Bajos Provincias Unidas
Comandantes
Luis Alejandro de Borbón
Victor-Marie d'Estrées
George Rooke
Fuerzas en combate
51 navíos
6 fragatas
5 galeras
24 275 hombres
53 navíos
6 fragatas
7 brulotes
22 543 hombres
Bajas
1600 muertos o heridos 3000 muertos o heridos
[editar datos en Wikidata]

La batalla de Málaga (o de Vélez-Málaga) fue el mayor combate naval de la Guerra de Sucesión Española y se libró frente a las costas de Málaga, el día 24 de agosto de 1704, entre la flota anglo-holandesa del almirante George Rooke y la franco-española del conde de Toulouse y el almirante d'Estrées. Acabó con victoria táctica franco-española, pero con victoria aliada desde un punto de vista estratégico, pues los británicos mantuvieron el dominio de Gibraltar, objetivo de la flota enemiga.

Antecedentes[editar]

Una escuadra anglo-holandesa desembarcó cuatro mil hombres tras bombardear Gibraltar desde el 4 de agosto de 1704.[1] La menguada guarnición de setenta soldados acabó capitulando y los atacantes se hicieron con la plaza.[1]

Dada su importancia estratégica debida al control que permitía del acceso al Mediterráneo occidental, los franceses decidieron reunir una gran armada para retomar la población una vez que el primer asedio —realizado de febrero a abril de 1705— fracasó por el continuo auxilio que la plaza recibía por mar.[2]

En Tolón, importante base naval francesa en el Mediterráneo, se aprestó una gran flota al mando del joven Luis Alejandro de Borbón, hijo natural de Luis XIV, que gozó del consejo del veterano almirante D'Estrées.[3] La flota franco-española contaba con: 51 navíos de línea, 6 fragatas, 8 brulotes y 12 galeras, que sumaban un total de 3577 cañones y 24 277 hombres.[3] Parte de las galeras eran de procedencia genovesa y otras, menos, españolas.[3]

Por su parte, los anglo-holandeses contaban con 60 navíos de línea y varias fragatas, con un total de 3577 cañones y unos 23 000 hombres-[3] La flota anglo-holandesa consistía en 53 navíos, 6 fragatas y 7 cañoneros, con un total de 22.543 hombres.

La batalla[editar]

Apenas una semana después de haber tomado Gibraltar, Rooke recibió un aviso del espionaje británico de que una gran flota francesa se aproximaba. Dejando la mitad de sus infantes de marina para defender la nueva plaza conquistada, partió de inmediato con toda la flota anglo-holandesa para enfrentarse a la franco-española. La escuadra francesa había salido de Tolón y en Málaga se habían unido a ella algunas galeras españolas mandadas por el conde de Fuencalada.[3]

Al poco de zarpar de Málaga el 24 de agosto, los franco-españoles avistaron la flota enemiga, con la que trabaron combate a la altura de Vélez-Málaga, en torno a las diez de la mañana.[4] Las dos armadas se dividieron en tres grupos y trataron de flanquearse mutuamente.[5] El combate duró once horas; alrededor de las ocho de la tarde, cuando comenzaba a oscurecer, las dos escuadras aprovecharon para alejarse.[5] Para entonces, a los anglo-holandeses se les había empezado a acabar la munición.[6] Los mandos franceses, a pesar del brío del joven de Toulouse que deseaba perseguir al enemigo, optaron por retirarse también.[7]

Resultado[editar]

El resultado del combate no fue ambiguo, sin una victoria clara de ninguno de los bandos.[8] Ninguno de los dos logró hundir ni apresar buques del enemigo, pero la lucha les causó a ambos numerosas bajas.[9] Los franco-españoles sufrieron 1500 muertos y los anglo-holandeses tuvieron 2719 bajas, entre muertos y heridos.[9]

A lo largo del día, la flota franco-española se mantuvo a distancia de la flota aliada. A la mañana siguiente, los franco-españoles habían desaparecido. Rooke temió que la flota enemiga le hubiera sobrepasado por la noche y hubiera llegado a Gibraltar. En realidad, los franceses volvieron a Tolón y proclamaron haber obtenido una gran victoria naval. Los dos bandos se proclamaron vencedores del choque y hubo celebraciones por la supuesta victoria tanto en la capital británica como en la francesa.[6] Los franco-españoles habían logrado romper parte de la línea enemiga, pero decidieron no perseguir a la flota adversaria cuando esta emprendió la retirada.[5] En la práctica, resultó una victoria estratégica para los aliados, ya que desde ese momento la flota francesa no volvió a enzarzarse en otra batalla naval de envergadura en lo que restó de guerra y los británicos conservaron el Peñón de Gibraltar.[10]

En esta batalla participó (y perdió una pierna) siendo un muchacho Blas de Lezo Olavarrieta, que luego sería almirante de la Armada Española.[11]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Quintero Saravia, Gonzalo M. (2016). Don Blas de Lezo: biografía de un marino español del siglo XVIII. Madrid: Edaf. ISBN 9788441436398.