Bacha bazi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El término bacheh-baazi (del persa بچهبازی, que significa «pedofilia»), también conocido como baccha (del persa بچه, «niño») o bacha bi-reesh (بچه بیریش, «muchacho imberbe»), es un término en jerga local que se utiliza comúnmente para la esclavitud sexual y la prostitución infantil[1]​ en el que los niños prepúberes y adolescentes son vendidos a hombres ricos o poderosos para actividades sexuales y de entretenimiento. Este negocio se desarrolla en Afganistán, donde los hombres los mantienen como símbolos de estatus.[2][3]​ Las autoridades están apenas tratando de acabar con la práctica, pero muchos dudan de que será efectivo, ya que muchos de los hombres son poderosos y ex comandantes bien armados.[4]

Danza de un baccha (niño bailarin)
Samarkanda (ca. 1905-1915), fotografía de S. M. Prokudin-Gorskii; se encuentra en la Biblioteca del Congreso, en Washington (Estados Unidos).

El 29 de marzo de 2010, en la Royal Society of Arts del Reino Unido se exhibió una película documental de Najibullah Quraishi acerca de esta práctica[1]​ y salió al aire por la serie de televisión estadounidense PBS Frontline el 20 de abril de 2010.[2]​ La práctica es ilegal bajo la ley afgana, siendo «en contra de la ley sharia y el código civil»,[5]​ pero las leyes rara vez se aplican a delincuentes poderosos y la policía ha sido según informes cómplice de los delitos relacionados.[6][7]

Historia[editar]

La práctica del bazi bacha es una forma de pedofilia, que ha sido frecuente en esa zona desde la antigüedad.[8]​ Históricamente más común en las zonas del norte de Afganistán, hasta ahora había desaparecido en las grandes ciudades desde después de la Primera Guerra Mundial, obligada a abandonarse por razones que el historiador de danza Anthony Shay describe como «la era victoriana y la desaprobación severa de las potencias coloniales rusas, británicas y francesas, y luego por las élites post-coloniales que habían absorbido los valores coloniales occidentales».[9]

Retrato de un Bacha. Pintado por Vasily Vereshchagin

Un cierto número de viajeros occidentales a través de Asia Central habían informado sobre el fenómeno del Baccha. Visitando Turquestán en 1872 a 1873, Eugene Schuyler observó que «aquí los niños y jóvenes especialmente entrenados, toman el lugar de las bailarinas de otros países. El tono moral de la sociedad de Asia Central apenas ha mejorado por el cambio». Su opinión era que los bailes «no eran en modo alguno indecentes, aunque a menudo eran muy lascivos». En esta fecha ya había señales de reprobación oficial a la práctica. Escribió Schuyler:

«Estos batchas o chicos bailarines, son una institución reconocida en el conjunto de las áreas pobladas de Asia Central, a pesar de que están más en boga en Bujará y la vecina Samarcanda. En el Kanato de Kokand han sido prohibidos los bailes públicos desde hace algunos años —por el ex licencioso Kan— teniendo en los últimos tiempos una semblanza de la moralidad y de gravedad... en Taskent los batchas florecieron hasta 1872, cuando una epidemia grave de Cólera influyó en los Mulá para declarar que el baile estaba en contra de los preceptos del Corán, por petición de los líderes de la población nativa, las autoridades rusas prohibieron los bailes públicos durante ese verano».

Schuyler señaló que la prohibición apenas había durado un año, tan entusiastas eran los Sarts para un baile bazem. Además describe, el respeto y el afecto que los bailarines a menudo recibían:

«Estos batchas son tan respetados como los más grandes cantantes y artistas lo están entre nosotros. Cada movimiento que hacen es seguido y aplaudido, y nunca he visto tanto interés sin aliento, ya que excitan, toda la gente parece devorarlos con sus ojos, mientras sus manos golpeaban al tiempo para cada paso. Si un Batcha condesciende a ofrecer a un hombre un plato de té, el receptor se eleva a tomarlo con una profunda reverencia, y devuelve el cuenco vacío de la misma manera, dirigiéndose a él sólo como "Taxir" —su Majestad—, o "Kulluk" —yo soy tu esclavo—. Incluso cuando un Batcha pasa a través del bazar todos los que lo conocen se elevan a saludarle con las manos sobre sus corazones, y la exclamación de "Kulluk!" y en caso de que se digne a parar y descansar en cualquier tienda, se considera un gran honor».

También informa que un rico patrón a menudo ayuda a establecer un bailarín favorito en el negocio después de que él se ha vuelto demasiado viejo para continuar con su profesión.[10]

Konstantin Konstantinovich Pahlen, durante sus viajes a través de la zona en 1908 y 1909, describió tales bailes, y encargó fotografías de los bailarines:[11][12]

«Cojines y alfombras eran exagerados, en los que nos reclinamos con gratitud, grandes alfombras se extendieron sobre el suelo, los nativos fumando en sus narguile, ofreciéndonos amablemente y los famosos Baches Khivan hicieron su entrada. En los bastidores, una orquesta compuesta principalmente de flautas dobles, timbales, y media docena de trompetas de plata del tamaño de un hombre de pie. Frente a nosotros una puerta quedó entreabierta, la que conducía a los cuartos del harén. Dimos un vistazo con los ojos brillantes, pues las internas se agolpaban en el resquicio de la puerta para darnos una buena vista a nosotros y ver la actuación.

La orquesta comenzó con una curiosa melodía triste, el ritmo se acelera destacándose por los timbales y cuatro baches tomaron sus posiciones sobre la alfombra.

Los Baches son hombres jóvenes especialmente entrenados para realizar un determinado conjunto de danzas. Descalzos, vestidos como mujeres con batas de seda largas y de colores brillantes que llegan por debajo de sus rodillas y pantalones estrechos sujetados firmemente alrededor de sus tobillos, los brazos y las manos brillan con anillos y pulseras. Ellos llevan el pelo largo, llegando por debajo de los hombros, aunque la parte delantera de la cabeza es bien afeitada. Las uñas de las manos y los pies están pintadas de rojo, las cejas son de color negro azabache. Las danzas consisten en contorsiones sensuales del cuerpo y un ritmo rítmico hacia adelante y atrás, con las manos y los brazos levantados en un movimiento tembloroso. Como el ballet prosiguió el número de bailarines aumentó, el círculo creció en tamaño, la música estridente y chillona se deslizaba, los ojos de los espectadores nativos brilló con admiración, mientras que los Baches entonaban en el tiempo una melodía penetrante con cada vez mayor ritmo de la música.El Heredero explicó que estaban cantando al amor y de la belleza de las mujeres. Más rápido y más rápido se movieron los bailarines hasta que finalmente cayeron al suelo, aparentemente exhaustos y encantados por el amor. Ellos fueron seguidos por otros, pero el tema general era generalmente el mismo».[13]

En 1909, dos Baccha realizaron sus espectáculos en el Central Asian Agricultural, Industrial and Scientific Exposition en Taskent, despertando el interés del público y la risa en el rendimiento, varios investigadores locales registraron las letras de las canciones interpretadas por los dos muchachos (Hadji-Baccha, de 16 años de edad y Sayid-Bacha de 10 años de edad, ambos procedentes del Uyezd (provincia) de Margilan). Las canciones fueron luego publicadas en el idioma uzbeko original (Uzbekistán) y también su correspondiente traducción al ruso.[14]

En un estudio de 2011 en Pakistán participaron cuatro chicos que encontraron similitudes y diferencias entre la práctica en Pakistán y los observados en Uzbekistán en los años 1970 por Ingeborg Baldauf.[15]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Boys in Afghanistan sold into prostitution, sexual slavery», artículo del 20 de noviembre de 2007 en el Digital Journal.
  2. a b «The dancing boys of Afghanistan», documental de PBS Frontline TV, del 20 de abril de 2010.
  3. Qobil, Rustam (2010): «The sexually abused dancing boys of Afghanistan», artículo en el sitio web BBC News.
  4. «Afghan boy dancers sexually abused by former warlords», artículo del 18 de noviembre de 2007 en el sitio web de la agencia Reuters. Consultado el 24 de noviembre de 2007.
  5. Boone, Jon (December 2, 2010). «Foreign contractors hired Afghan “dancing boys”, WikiLeaks cable reveals» (‘los cables de Wiki). The Guardian (London).
  6. Quraishi, Najibullah Uncovering the world of "bacha bazi" at New York Times April 20, 2010
  7. Bannerman, Mark The Warlord's Tune: Afghanistan's war on children at Australian Broadcasting Corporation February 22, 2010
  8. Coomaraswamy, Radhika Promotion and Protection of the Rights of Children at United Nations General Assembly, October 14, 2009
  9. Shay, Anthony. «The Male Dancer in the Middle East and Central Asia». Consultado el 7 de julio de 2008. 
  10. Schuyler, Eugene, Turkistan: Notes of a Journey in Russian Turkistan, Khokand, Bukhara and Kuldja (London: Sampson, Low, Marston, Searle & Rivington) 1876, Vol.I pp 132-3
  11. «Pastimes of Central Asians. Group of Male Musicians Posing with Several Batchas, or Dancing Boys». World Digital Library. Consultado el 14 de mayo de 2014. 
  12. «Pastimes of Central Asians. Group of Male Musicians Posing with Several Batchas, or Dancing Boys, 2». World Digital Library. Consultado el 14 de mayo de 2014. 
  13. Count K. K. Pahlen, Mission to Turkestan: Being the memoirs of Count K.K. Pahlen, translation by Mr. N. Couriss, 1908-1909
  14. B.M. Ilkin (Б. — Г. М. — А. Илькин), A.A. Divayev (А. — Б. А. — Д. Диваев), Pyotr Komarov (Петр Комаров), Песни бачей (Songs of the bacchá). In: Кауфманский сборник, изданный в память 25 лет, истекших со дня смерти покорителя Туркестанского края, генерал-адъютанта К. П. фон-Кауфмана I-го ("Kaufman Collection: for the 25th anniversary of the death of Adjutant General K.P. von Kaufman, the conqueror of Central Asia"), Moscow, 1910 Plantilla:Uz icon (en ruso)
  15. Jan Willem de Lind van Wijngaarden & Bushra Rani (2011): Male adolescent concubinage in Peshawar, Northwestern Pakistan, Culture, Health & Sexuality, 13:9, 1061-107