Ataque al fuerte de Paramacay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ataque al Fuerte de Paramacay
Crisis en Venezuela
2017 Venezuela Paramacay base attack.png
Soldados detienen a los ocupantes de un vehículo después del asalto del fuerte el 6 de agosto.
Fecha 6 de agosto de 2017
Lugar Bandera de Venezuela Naguanagua, Carabobo, Venezuela
Casus belli
Resultado
  • Retirada de disidentes
  • Victoria táctica de disidentes militares
  • Consecuencias
  • Sustracción del Parque de Armas
  • Varios disidentes capturados y muertos días después[1]
  • Beligerantes
    Bandera de Venezuela Gobierno bolivariano Oposición militar
    • Seal of the Venezuelan Army.png Militares disidentes

    Respaldados por

    Civiles opositores
    Comandantes
    Seal of the Venezuelan Army.png Vladimir Padrino López (General en Jefe) National Guard of Venezuela Seal.png Juan Caguaripano (Comandante)
    Fuerzas en combate
    900 efectivos aproximadamente de la 41 Brigada del Ejército 20 efectivos disidentes
    Bajas
    8 muertos
    3 heridos
    3 muertos
    1 herido
    7 capturados
    Material armamentístico sustraído:

    95 fusiles AK-103 y 175 cargadores de fusil
    5 lanzagranadas múltiples de 40 mm
    140 granadas de 40 mm
    41 bayonetas
    6 pistolas

    6 cargadores

    El ataque al fuerte de Paramacay, cuyo nombre clave fue Operación David,[2]​ fue una acción militar desarrollada en la madrugada del domingo 6 de agosto de 2017 entre las 3:50 a.m. y las 8:00 a.m. en la localidad venezolana de Naguanagua, estado de Carabobo.

    Asalto[editar]

    Localización de Naguanagua en el municipio homónimo ubicado en el estado de Carabobo, lugar donde se encuentra ubicado el fuerte.

    El primer teniente Jefferson García, plaza de la 4101 Compañía de Comando, es el oficial encargado del parque de armas del Fuerte; el ataque comenzó cuando un grupo de 20 civiles disidentes comandados por el capitán (desertor desde el 2014) de la Guardia Nacional Juan Caguaripano[3]​ irrumpieron el fuerte de Paramacay, donde se encontraba la 41 brigada del ejército bolivariano,[4]​ para extraer armamento bélico y usarlo para motivos desconocidos, las tropas leales al gobierno lograron dispersar a los disidentes provocando la huida de diez de ellos (incluido Caguaripano) y dejando como saldo dos muertos, un herido y siete detenidos todos parte del bando disidente según el gobierno.[5][6]​Los atacantes que pudieron escapar lograron llevarse una cantidad considerable de armas y municiones como granadas y balas. El enfrentamiento duró específicamente desde las 3:50 a.m. hasta las 8:00 a.m. aunque momentos después varios civiles salieron a protestar en las calles de la ciudad mostrando su apoyo al ataque militar disidente generando como consecuencia enfrentamientos entre ellos y la Guardia Nacional Boliviariana.[7][8]

    Armamento sustraído[editar]

    Los disidentes que lograron escapar se llevaron consigo: 500 Fusiles AK-103 y 500 cargadores de este tipo de fusil; 50 lanzagranadas múltiples de 40 mm.; 140 granadas de 40 mm.; 80 bayonetas, 60 pistolas. Ese material lo colocaron en un vehículo Toyota con placas militares y lo sacaron del Fuerte Paramacay.[7][9]

    Captura[editar]

    Algunos de los miembros y de los líderes del ataque fueron capturados días después. 2 de ellos fueron reportados por el gobierno como fallecidos durante las acciones: Yhonny Emisael Martínez Cedeño y Orlando Segundo Landino.

    El 15 de enero de 2018 tras un operativo policial-militar en El Junquito, donde murió el disidente Óscar Pérez, fueron muertos algunos involucrados en este hecho, y capturado el dueño de la camioneta donde se sustrajo el material.[10]

    Véase también[editar]

    Referencias[editar]