Ataque a Puerto Rico (1797)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ataque a Puerto Rico
Guerra anglo-española (1796-1802)
San Jeronimo aerial.jpg
El Fortín de San Gerónimo fue clave en la defensa de San Juan.
Fecha 17[1]​-30 de abril de 1797[2]
Lugar San Juan (Puerto Rico)
Resultado Victoria española
Beligerantes
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Reino de España Union flag 1606 (Kings Colors).svg Reino de Gran Bretaña
Naval Ensign of the United Kingdom.svg Royal Navy
Comandantes
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Ramón de Castro y Gutiérrez Naval Ensign of the United Kingdom.svg Ralph Abercromby
Naval Ensign of the United Kingdom.svg Henry Harvey
Fuerzas en combate
300 mercenarios,[3]​ 200 veteranos, 2.000 reclutas del interior,[1]​ 4.000 milicianos de la ciudad, 376 cañones, 3 pedreros, 4 obuses, 35 morteros y 12 lanchas cañoneras[4] 6.000-7.000 hombres,[5]​ 60 barcos[6][7]​ (5 navíos de línea, 2 fragatas, 2 bergantines, 4 corbetas, 8 goletas corsarias, 1 urca y el resto transportes) y 600 cañones[7][8]
Bajas
42 muertos, 154 heridos, 2 contusos, 2 dispersos y 1 prisionero[9] 200 muertos[2]​ y 2 capitanes, 1 teniente, 1 subteniente y 286 soldados capturados (incluyendo desertores)[9]
[editar datos en Wikidata]

El Ataque a Puerto Rico (1797) se efectuó después de que España y Francia firmaran el tratado de San Ildefonso de 1796. Al convertirse España en enemiga de Gran Bretaña, los ingleses enviaron una flota al Caribe con la intención de invadir las islas de Trinidad y Puerto Rico, consiguiendo la rendición de la primera, pero siendo rechazados en la segunda.

Antecedentes: La toma de Trinidad[editar]

El 16 de febrero de 1797 llegó a la isla de Trinidad una escuadra británica de nueve navíos, tres fragatas, cinco corbetas y bergantines y varios buques de transporte. La mandaba el almirante Henry Harvey y transportaba 6.750 soldados, 35 cañones y 11 morteros al mando del teniente general Ralph Abercromby.

El gobernador de la isla, José María Chacón y Sánchez de Soto, viendo que sólo contaba con 190 soldados, muchos de ellos enfermos y con poca munición, y que la población indígena y extranjera de la capital, Puerto España, se negaba a participar en la defensa de la ciudad por miedo a que resultaran dañados sus bienes, aceptó la capitulación honrosa que le ofrecía Abercromby, entregando la isla a los británicos. Vista la facilidad con que habían tomado la isla de Trinidad, la armada británica decidió probar suerte en Puerto Rico, y el 17 de abril de 1797 se presentaron ante la isla. En una carta del 4 de mayo el jefe de ingenieros español, Felipe Ramírez, afirma que eran sesenta velas pero el sacerdote Miguel Rodríguez Feliciano, en una carta del día 22, eleva la cifra a sesenta y cuatro.[10]​ La escuadra se componía de un navío de tres puentes, dos de 70 cañones, y dos más de 50, una fragata de 40 y otra de 36, un bergantín de 16 y otro de 18, cuatro corbetas de 16, dieciocho goletas corsarias de entre 6 y 12 piezas, una urca grande y el resto eran buques menores de transporte.[11][7]

Desarrollo de las operaciones[editar]

Los españoles preparan la defensa[editar]

La situación en Puerto Rico no era tan inestable como en Puerto España pero la guarnición de la isla había sido reducida porque gran parte de sus tropas habían sido enviadas a La Española a enfrentar la rebelión de Toussaint Louverture.[1]​ El gobernador de la isla, Ramón de Castro y Gutiérrez, contaba con 70 oficiales de Estado Mayor,[12]​ 200 milicianos, 973 soldados del regimiento de Infantería Fijo,[13]​ 1.600 de las milicias disciplinadas de infantería,[14]​ 350 de la compañía urbana, 150 de la de negros y 686 de la Marina Real Española.[15]​ En total, 4.029 individuos a los que se sumaron 2.442 reclutas del campo,[16]​ la mayoría armados con machetes y lanzas,[1]​ y 180 presidarios empleados indistintamente en el servicio. Una fuerza de 6.471 hombres.[16]​ Incluían algunos cientos de mercenarios, la mayoría franceses,[3]​ y apenas 300 veteranos.[16]​ Contaban con una flota de 4 gánguiles, 2 pontones, 11 cañoneras, 7 lanchas de auxilio, 4 botes de auxilio, 1 falucho, 1 guairo y 18 piraguas.[17]​ Su armamento era 22 cañones, 1 mortero, 4 pedreros, 11 esmeriles, 204 fusiles, 24 pistolas y 229 sables.[16]​ Todo gracias a que consiguió que gran parte de súbditos y extranjeros allí residentes tomaran las armas para defender la ciudad. Además, se movilizaron las milicias disciplinadas de cada pueblo, que acudieron a defender San Juan, e incluso participaron algunos presidiarios. Se procedió a dotar a los castillos y a proteger los puentes y puntos estratégicos. El cónsul francés, el señor París, también ayudó a la defensa de la ciudad, destinando a 50 compatriotas la defensa del castillo de San Gerónimo y a otros 10 les situó junto a los defensores españoles. En el puerto se montaron dos cañones en dos pontones y se armaron 12 lanchas cañoneras al mando del capitán de fragata Francisco de Paula Castro. Además, dos barcos corsarios franceses ofrecieron sus servicios a la defensa del puerto.

El sitio de San Juan[editar]

Los británicos desembarcaron en la playa de Cangrejos con 3.000 hombres forzando la rendición del pueblo homónimo, y con 5.000 hombres se aproximaron a la ciudad.[3]​ Hostigados por la artillería de la plaza y por las guerrillas de los milicianos, los británicos consiguieron instalar dos baterías de cañones y una de morteros. Al igual que hizo en Puerto España, Abercromby envió un parlamentario ofreciendo una rendición honrosa, y, al recibir respuesta negativa, abrió fuego artillero contra San Juan, al mismo tiempo que un navío y las fragatas bombardeaban los castillos. El fuego de los castillos y los ataques de las lanchas cañoneras obligaron a los barcos a retirarse, mientras que las tropas de tierra británicas también eran rechazadas al intentar tomar el puente de San Antonio.

La escasez de tropas regulares impidió a los españoles el contraataque, y la situación se estancó durante 12 días, en los que los británicos estuvieron sometidos al continuo hostigamiento de las guerrillas de las milicias.

Desenlace final: Contraataque español y retirada británica[editar]

La noche del 29 de abril, los españoles atacaron frontalmente las posiciones británicas con 800 milicias disciplinadas de infantería y dos compañías de milicias disciplinadas de caballería. Abercromby decidió retirarse, embarcando precipitadamente, abandonando en la isla la artillería, municiones, víveres y algunas tropas dispersas. No hay datos certeros sobre el número de bajas británicas. Quedaron presos en la isla 4 oficiales y 286 soldados, 32 de ellos de origen alemán, criados en las colonias americanas del Reino Unido. Por parte española hubo 42 muertos, 156 heridos y 2 desaparecidos.

Los británicos se reembarcaron el 2 de mayo, dejando el dominio español en la isla asegurado por cien años.[18]​ Según Pedro Tomás de Córdoba, de haber habido dos mil veteranos defendiendo la isla, toda la división inglesa hubiera sido capturada.[19]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d Van Middeldyk, 2008: 79
  2. a b Pierce, 2009: 49
  3. a b c Van Middeldyk, 2008: 80
  4. Van Middeldyk, 2008: 79-80
  5. Van Middeldyk, 2008: 79; Pierce, 2009: 49
  6. Alonso, 1997: 181; Hoyt, 1943: 83; Van Middeldyk, 2008: 79
  7. a b c López, José. Diario del General. San Juan 1797. Publicado el 29 de octubre de 2010. Consultado el 13 de mayo de 2017.
  8. Alonso, 1997: 180-181; Hoyt, 1943: 83-84
  9. a b Córdoba, 1832: 109
  10. Alonso, 1997: 181
  11. Alonso, 1997: 180-181
  12. Córdoba, 1832: 109-110
  13. Córdoba, 1832: 111
  14. Córdoba, 1832: 111-112
  15. Córdoba, 1832: 112
  16. a b c d Córdoba, 1832: 113
  17. Córdoba, 1832: 112-113
  18. Malavet, 2007: 31
  19. Córdoba, 1832: 120

Bibliografía[editar]

  • Alonso, María Mercedes & Milagros Flores (1997). The eighteenth century Caribbean & the British attack on Puerto Rico in 1797: with chronicles. San Juan: National Park Service & Dept. of the Interior.
  • Córdoba, Pedro Tomás de (1832). Memorias geográficas, históricas, económicas y estadísticas de la isla de Puerto-Rico. Tomo III. Valeriano de Sanmillan.
  • Fernández Duro, Cesáreo (1972). Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Madrid: Museo Naval de Madrid.
  • Hoyt, Edward Albert (1943). A History of the Harbor Defenses of San Juan, Puerto Rico, Under Spain, 1509-1898. San Juan: Puerto Rico Coast Artillery Command.
  • Malavet, Pedro A. (2007). America's Colony: The Political and Cultural Conflict Between the United States and Puerto Rico. New York University Press. ISBN 9780814757413.
  • Pierce Flores, Lisa (2009). The History of Puerto Rico. Santa Bárbara: ABC-CLIO ISBN 978-0-31335-419-9.
  • Van Middeldyk, Rudolph Adams (2008). The History of Puerto Rico. Londres: Echo Library. ISBN 978-1-40687-497-6.

Enlaces externos[editar]