Asesino de los torsos de Cleveland

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Máscaras mortuorias de las víctimas del «asesino de los torsos», expuestas en el museo de la policía de Cleveland

El asesino de los torsos de Cleveland (en inglés: Cleveland Torso Murderer)? fue un asesino en serie no identificado que mató y desmembró al menos a doce víctimas, cuyos cadáveres dejó en la zona de Cleveland, Ohio, en los años 1930. Es también conocido como el carnicero loco de Kingsbury Run (en inglés: Mad Butcher of Kingsbury Run)?.

Asesinatos[editar]

Hay doce víctimas oficialmente atribuidas al asesino de los torsos, pero investigaciones recientes muestra que podrían ser más. Los asesinatos oficiales fueron cometidos entre 1935 y 1938, pero algunos, incluido Peter Merylo, agente de la policía de Cleveland, creen que pudieran ser más de cuarenta víctimas entre los años 1920 y 1950 en el área que incorpora Cleveland, Pittsburgh y Youngstown (Ohio). Dos candidatos fuertes para adición a la lista son una víctima no identificada apodada la «señora del lago», que fue encontrada el 5 de septiembre de 1934, y Robert Robertson, descubierto el 22 de julio de 1950.

Edward W. Andrassy, la segunda víctima.

Las víctimas eran de ordinario vagabundos cuyas identidades nunca se determinaron, aunque hubo algunas excepciones (la segunda, tercera y octava víctimas fueron identificadas respectivamente como Edward W. Andrassy, Florence Polillo y quizá Rose Wallace). Todas las víctimas, hombres y mujeres, parecían pertenecer a las clases sociales bajas y eran, por esto, presas fáciles en Cleveland en el tiempo de la Gran Depresión. Muchos eran conocidos como trabajadores pobres (working poor) que vivían en barrios pobres como el Flats.

Florence Polillo, la tercera víctima.

El asesino de los torsos decapitó siempre y frecuentemente desmembró a sus víctimas, a veces cortando también el torso por la mitad. En muchos casos la causa de muerte había sido la decapitación misma. Muchos de los hombres asesinados habían sido emasculados, y los cuerpos de algunas víctimas mostraban los signos de tratamiento químico.

Durante el tiempo de los homicidios «canónicos» Eliot Ness tenía el cargo de director de la seguridad pública de Cleveland, una posición con autoridad sobre el departamento de la policía y los servicios secundarios, incluso el departamento de bomberos. Aunque Ness tenía poco que ver con la investigación, su nombre está fuertemente asociado con el caso.

Desde los años de la denominada “Gran Depresión Norteamericana” la localidad de Kinsbury Rum próxima al río en Cleveland se nutrió de abundante cantidad de vagabundos y desocupados que hallaban allí un precario refugio. Esta población iba en aumento al estar en ruta de paso de los ferrocarriles en cuyas estaciones descendían en número creciente pasajeros desalojados de las grandes ciudades.

El 5 de septiembre de 1934 fue encontrado el que se denominó “Torso playero”, o sea, un cadáver de mujer decapitado con muñones cercenados a la altura de las rodillas. Nunca fueron rescatados ni la cabeza ni los brazos. La autopsia sugirió que el cuerpo había sido conservado durante un tiempo en cal. También se designó a estos despojos humanos con el sobrenombre de “La dama del lago”

Precisamente un año más tarde, en setiembre de 1935, dos adolescentes se toparon con un segundo cadáver al fondo de una pendiente conocida como “La colina del asno”. Se trataba del cuerpo desnudo -excepto por unos calcetines negros que enfundaban los muñones de las piernas- de un varón caucásico cuyas piernas estaban estiradas y sus brazos yacían a los costados. Lo habían decapitado, sus extremidades estaban cercenadas y los genitales arrancados.

Al revisar el área los policías detectaron otro cadáver mutilado de igual manera, pero en peor estado, que mostraba marcas en las muñecas en indicio de haber sido atado antes de fallecer. Otra señal, más terrible todavía, era que los músculos del cuello estaban retractados lo cual significaba que el hombre se hallaba vivo y consciente cuando lo decapitaron. El cercenamiento fue producto de una sucesión de violentos golpes asestados con un cuchillo en extremo filoso.[1]

Dos meses después de arreciar esta ola de crímenes se designó a Eliot Ness en el puesto de Investigador Principal de la Oficina de Seguridad Pública de Cleveland. En aquel cargo emprendió una decidida campaña para limpiar la corrupción en la policía y los cuerpos de bomberos locales, y atacar al juego clandestino. A partir del hallazgo del cuarto cuerpo despedazado el jerarca se involucró de lleno en la labor. Se ofreció una recompensa de un millón de dólares a quienes aportaran datos aptos para capturar al homicida, suma sideral por ese entonces.[2]

El ulterior cadáver desmembrado pertenecía al sexo femenino y apareció dentro de una cesta. Uno de los muslos iba envuelto en papel de un periódico editado el día anterior y faltaban partes del cuerpo, incluida la cabeza. La testa de otra víctima fue descubierta por dos niños de color que paseaban por Kingsbury y estaba oculta dentro de la tela de dos pantalones cortados.

Al siguiente día se localizó el resto del cuerpo a unos quinientos metros de distancia. Se identificó al occiso como un varón joven, alto, de aproximadamente veinte años y con varios tatuajes. Lo habían decapitado mientras aún vivía. El público estaba aterrorizado. La ausencia de miembros volvía imposible la individualización al no existir huellas dactilares ni registros dentales para cotejar. Otra curiosidad del asunto radicó en las cartas remitidas presuntamente por el asesino las cuales se consideró que provenían de bromistas de mal gusto.

El 22 de julio de 1936 una joven de diecisiete años halló otro cadáver desnudo y cercenado que había sido arrojado a un barranco. Cerca de allí se ubicó ropa barata, indicio de que el muerto era un pordiosero que podía estar residiendo provisoriamente en uno de los míseros campamentos afincados en ese lugar.

Algunos borrachos y vagabundos describieron a un hombre sospechoso, y sobre la base de estos relatos se trazó un retrato robot. El 10 de setiembre de ese año un menesteroso literalmente se tropezó con un torso humano al cual le faltaban la cabeza y los brazos. Los restos habían sido lavados en una cloaca próxima. Según determinó la autopsia el desmembrado difunto apenas llevaba cinco horas muerto.

En total al atroz verdugo se le atribuyeron doce homicidios de mujeres y hombres, y sólo tres de las víctimas resultaron identificadas. Hubo varios sospechosos aunque ninguno de ellos fue enjuiciado. La infructuosa búsqueda duró diez años y los últimos cadáveres aparecieron en 1938. Se especuló por el juez del condado, Samuel Gerber, que el asesino era un médico o disponía conocimientos clínicos sobre disección, y que drogaba a sus presas antes de ultimarlas.

Eliot Ness fue muy criticado por usar tácticas propias de los “Intocables”. Ordenó prender fuego a un asentamiento de desocupados emplazado en la zona. Ardieron bodegas y casas de madera en Kinsbury Rum durante toda una noche en la cual la policía arrestó a los lugareños. Esta acción despertó indignación popular y se dijo que sus métodos brutales delataban frustración ante el fracaso. De los más de sesenta detenidos en esa ocasión finalmente todos tuvieron que ser dejados en libertad por ausencia de pruebas.

Se apresó poco más tarde a un cirujano que padecía desórdenes mentales llamado Frank Sweeney e incluso lo habrían sometido a torturas, pero no era el asesino. Los crímenes cesaron cuando el acosado médico se internó por su cuenta en un hospital psiquiátrico. Algunos pensaron que el auténtico criminal aprovechó la oportunidad buscando que se culpase a este hombre en su lugar.[3]

Víctimas[editar]

Víctimas «canónicas»[editar]

De las víctimas «canónicas» solo tres fueron definitivamente identificadas; las otras recibieron los nombres de seis John Does y tres Jane Does.

Orden del hallazgo Víctima Fecha del hallazgo Lugar del hallazgo Comentario Tiempo estimado antes el hallazgo Fecha del asesinato Probable orden del asesinato
1 John Doe I 23 de septiembre de 1935 Área de Jackass Hill de Kingsbury Run (cerca de la calle 49 Este y el Avenida Praha) Un cuerpo masculino nunca identificado. Fue decapitado pero la cabeza se recuperó. Tres a cuatro semanas. agosto/septiembre de 1935 1
2 Edward W. Andrassy 23 de septiembre de 1935 Área de Jackass Hill de Kingsbury Run Andrassy yacía a unos nueve metros de John Doe I. Fue decapitado y emasculado. La cabeza se recuperó. Dos a tres días septiembre de 1935 2
3 Florence Genevieve Polillo 26 de enero de 1936 Entre el 2315 y 2325 de la calle 20 Este en el centro de Cleveland. El cuerpo de Florence fue encontrado cuando una mujer descubre alrededor de la mitad del cuerpo de una mujer cuidadosamente envuelto en papel de periódico y embalado en dos cestas medio bushel. Las cestas se quedaron junto al edificio Hart Fabricación en la Avenida Central, cerca de East 20th Street, en Cleveland. En el mes siguiente, trabajando con otro descubrimiento, realizado el 7 de febrero, por un joven mecánico, todo excepto la cabeza fue recuperada en un terreno baldío en la avenida cerca Orange. La causa de la muerte había sido la decapitación, pero por alguna razón, sin embargo, el asesino había esperado a que el rigor mortis antes de poner en desarticular el resto del cuerpo. Las huellas dactilares permitieron la identificación de uno Florence Genevieve Polillo, camarera, criada de la barra, prostituta. En el momento de su muerte, residió en 3205 Carnegie Avenue, justo en el borde del rugido tercera calle de Cleveland, que en ese momento era la zona roja de Cleveland. Dos a cuatro días enero de 1936 3
4

John Doe II

5 de junio de 1936 Kingsbury Run Decapitado cuando estaba vivo. La cabeza se recuperó. Dos días junio de 1936 5
5 John Doe III 22 de julio de 1936 Área de Big Creek en Brooklyn, este de Cleveland Fue desmembrado cuando estaba vivo. La cabeza se recuperó. Este cuerpo masculino decapitado fue la única víctima conocida de West Side. Dos meses mayo de 1936 4
6 John Doe IV 10 de septiembre de 1936 Kingsbury Run Fue hallada sólo una mitad del torso. No quedó nada bajo las caderas. Nunca se recuperó la cabeza ni la víctima fue identificada. Dos días septiembre de 1936 7
7 Jane Doe V 23 de febrero de 1937 La playa Euclid a la costa del lago Erie Un cuerpo femenino no identificado, descubierto en el mismo sitio como la víctima «no canónica» de 1934 apodada «la señora del lago». La cabeza nunca se recuperó. Tres a cuatro días febrero de 1937 8
8

Rose Wallace

6 de junio de 1937 Debajo del puente Lorain-Carnegie La única víctima negra. El cuerpo fue decapitado y faltaba una costilla. La cabeza se recuperó. Un año junio de 1936 6
9 John Doe VII 6 de julio de 1937 Halado del río Cuyahoga en el Flats La cabeza nunca se recuperó. Dos a tres días julio de 1937 9
10

Jane Doe VIII

8 de abril de 1938 Río Cuyahoga en el Flats Solo la parte inferior de la pierna se recuperó. Otros partes del cuerpo se recuperaron solo un mes después,la cabeza nunca se recupero,ni el resto del cuerpo. Tres a cinco días abril de 1938 12
11 Jane Doe IX 16 de agosto de 1938 Vertedero orillero a la Calle 9 Este Cuerpo femenino decapitado. La cabeza se recuperó. Cuatro a seis meses febrero–abril de 1938 11
12 John Doe X 16 de agosto de 1938 Vertedero orillero a la Calle 9 Este Descubierto al mismo tiempo con Jane Doe IX. Cuerpo masculino decapitado. La cabeza se recuperó dentro un bote. Siete a nueve meses noviembre de 1937 – enero de 1938 10
John Doe II, también conocido como el "hombre tatuado".

^ La víctima, cuya estimada edad fue hacia 25 años, hubo seis tatuajes inusuales. Uno incluyó los nombres "Helen and Paul", y un otro hubo los iniciales "W.C.G." Sus calzoncillos hubieron la marca de lavandería con las iniciales del propietario "J.D." Aunque miles de gente participaron en la identificación en morgue y según una máscara mortuoria en verano de 1936 a la Great Lakes Exposition, la identidad del "hombre tatuado" nunca se determinó.

^ Este víctima fue quizá Rose Wallace. La carta dental fue considerada una pareja cerrada por la policía y el hijo de la mujer. La identificación exacta no pudo ser hecha porque el dentista murió varios años antes. Permanecieron las dudas porque según las estimaciones la víctima fue muerta durante un año, mas Rose Wallace sólo había estado desaparecida durante 10 meses. Edward Andrassy fue enterrado en el cementerio de Santa María, de Cleveland, Ohio; [5] Florence Pollilo está enterrada en Pensilvania [6] Cinco de los John / Jane Doe {"Dama del Lago"; y las víctimas John Doe # 1; John Doe # 2; John Doe # IV; Jane Doe # 5} fueron enterrados en la Sección de Potter campo de Highland Park Cemetery, Highland Park, Condado de Cuyahoga Ohio. [7] Rose Wallace restos fueron donados a Western Reserve University Medical School [8]

Víctimas posibles[editar]

Varias víctimas "no canónicas" están asociadas con el Carnicero. La primera, apodada la "Señora del Lago", fue encontrada el 5 de septiembre de 1934 a la playa Euclid a la costa del lago Erie, al mismo lugar con la víctima "canónica" número 7. Algunos investigadores cuentan la víctima como número 1 o "número cero".[4]

El 1 de julio de 1936, un hombre decapitado fue encontrado dentro un furgón a New Castle (Pensilvania).[5] El 3 de mayo de 1940, tres cuerpos decapitados fueron hallados dentro unos furgones junto a McKees Rocks. Todos ellos tuvieron heridas similares a las infligidas por el carnicero. Cuerpos desmembrados eran también encontrados en pantanos de Pensilvania entre 1921 y 1934 y entre 1939 y 1942. En septiembre de 1940 un artículo en New Castle News llamó el perpetrador «asesino del pantano de la muerte» atribuyéndole diecisiete asesinatos en Pensilvania.

El 22 de julio 1950, el cuerpo de Robert Robertson fue encontrado en el número 2138 de la Avenida Davenport, en Cleveland. El hombre de 41 años de edad había muerto hacía de seis a ocho semanas y parecía haber sido decapitado intencionadamente. Estaba separado de su familia y tenía un registro de arresto. Tenía un problema con la bebida y vivía en los márgenes de la sociedad. A pesar de la gran atención de la prensa que conectaba el asesinato con los crímenes de los 1930, la policía lo trató como un crimen aislado.[6]

Bibliografía[editar]

  • Badal, James Jessen (2001). In the Wake of the Butcher: Cleveland's Torso Murders. The Kent State University Press. ISBN 0-87338-689-2. 
  • Bellamy II, John Stark (2001). The Maniac in the Bushes and More Tales of Cleveland Woe. Gray and Company. ISBN 1-886228-19-1. 

Véase también[editar]

Referencias y notas[editar]

  1. Gabriel Antonio Pombo, Historias de asesinos, editorial jurídica Carlos Álvarez, Montevideo-Uruguay 2010, IBSN 9974611385 y 978-9974-611-38-2, págs. 92-94 (texto en línea).
  2. Kenneth Tucker, Eliot Ness and The Untouchables: The Historical Reality and the Film and Television Depictions, editorial Mc Farland, Nueva York, Estados Unidos, 2000, ISBN 0786407727 y 9780786407729, págs. 141-143.
  3. Leon Krause, Historias perdidas, Editorial Aguilar, Barcelona, España, 2002, ISBN 6071110947 y 9786071110947, págs. 101-103 (texto en línea).
  4. Badal, 2001, Lady of the Lake.
  5. Badal, 2001, Cleveland's Shame.
  6. Badal, 2001, An Echo of the Past.

Enlaces externos[editar]