Asedio de Angband

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El asedio de Angband es un acontecimiento ficticio que tiene lugar dentro del legendarium creado por el escritor británico J. R. R. Tolkien y que es narrado en la novela El Silmarillion. Sucedió durante la Primera Edad del Sol de la Tierra Media, cuando los Elfos de Beleriand mantuvieron a Morgoth y sus ejércitos encerrados en la fortaleza de Angband por casi 400 años.

Inicio del asedio[editar]

Los elfos Noldor lograron vencer a Morgoth en la tercer batalla de Beleriand, la Dagor Aglareb en el año 60 de la Primera Edad, tras lo cual los ejércitos del Señor Oscuro se retiraron tras las torres del Thangorodrim (la entrada a Angband) y no volvieron a salir, pues los Noldor mantenían un cerco muy estrecho por sobre las puertas de la fortaleza de sus enemigos. En ese entonces el ejército de Morgoth se componía básicamente de Orcos y Balrogs únicamente.

Eventos ocurridos durante el asedio de Angband[editar]

El periodo del asedio de Angband es de paz y prosperidad para toda Beleriand, aunque sumida en la desconfianza por los hijos de Fëanor y el rey Thingol.

Sin embargo, algunos mantienen muy buenas relaciones, como la casa de Finarfin y el rey Thingol, o Finrod con Círdan, a quien ayuda a construir la torre de Barad Nimras para fortalecer sus ciudades en las Falas: Brithombar y Eglarest.

Los elfos no tienen muchos hijos en esta época por la inseguridad que el asedio implicaba, en cambio los Edain crecen y se fortalecen mucho y se convierten en los aliados de los elfos.

Además, en estos años Finrod establece una amistad muy estrecha con la casa de Bëor, en la que destacan sus pláticas con Andreth, a la cual ve por última vez luego del final del asedio.

Fin del asedio[editar]

Casi 400 años después de comenzado el asedio, en el año 455 PE, Morgoth irrumpió en Ard-Galen con el grueso de su ejército de orcos, balrogs y al frente Glaurung el dragón. De esta manera comenzó la cuarta batalla conocida como Dagor Bragollach en la que una llama de fuego consumió toda la planicie de Ard-galen y muchos elfos y hombres murieron quemados. A partir de entonces, los Noldor no pudieron volver a mantener Angband en asedio y Morgoth se convirtió en una amenaza activa que comenzó a ganar terreno en Beleriand desde entonces.