Artillería autopropulsada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Obuses autopropulsados AS-90 británicos disparando en Basora.

La artillería autopropulsada (también llamada artillería móvil) es una clase de artillería que no depende de otro vehículo para transporte. La artillería autopropulsada tiene integrado su propio sistema de transporte en un chásis blindado de tracción a orugas o ruedas. Esto le da la ventaja de estar cerca de otras unidades blindadas y al mismo tiempo proporciona protección a los tanques contra unidades de artillería enemigas. La artillería autopropulsada suele usarse para bombardeo indirecto y puede estar armada con morteros, artillería pesada o hasta artillería de cohetes.

Historia[editar]

Cañón autopropulsado Mark I británico.

El concepto de artillería autopropulsada blindada empezó desde la Primera Guerra Mundial cuando el Ejército Británico modificó algunos tanques modelo Mark I con una pieza de artillería. Esta artillería móvil podía ser disparada desde el interior del tanque o se podría desmontar y usar como artillería normal.

Durante la Segunda Guerra Mundial, casi toda la artillería todavía era transportada por caballos u otros vehículos y aunque el Blitzkrieg alemán se basaba en el rápido desplazamiento de tropas y tanques, mucha parte de la artillería era llevada por bombarderos como el Stuka. Una de las primeras artillerías autopropulsadas consistía en camiones normales que no tenían protección ni para sus tripulantes. Los alemanes fueron de los primeros en experimentar con artillería blindada, inventaron varios vehículos como el SdKfz 124 Wespe y el Sd.Kfz. 165 Hummel. Los soviéticos también fueron de los primeros en usar este concepto y produjeron artillería como el SU-85 y el SU-100. Los norteamericanos y los ingleses produjeron asimismo cañones como el M7 Priest y el Sexton (25 pdr). Los soviéticos inventaron una nueva forma de artillería autopropulsada, la artillería de cohetes con el Katyusha.

Artillería moderna[editar]

En los tiempos modernos, los ataques de largo alcance más efectivos se pueden llevar a cabo con aviones o misiles, pero a corto alcance la artillería que dispara proyectiles sin guía es más efectiva, principalmente porque cuesta menos que los misiles o bombas disparadas por aviones. Ejemplos de vehículos de artillería autopropulsada moderna incluyen el M109 de los Estados Unidos y el Panzerhaubitze 2000 alemán. La Argentina diseñó para uso propio el TAM VCA 155, entrando en servicio en los años 90.

Tipos de artillería autopropulsada[editar]

Morteros[editar]

Un portamortero M1129, basado en el chasis del Striker.

Obuses y cañones[editar]

Consiste en piezas de artillería como los obuses montados en chasis motorizados, ya sean de tracción por orugas o por ruedas. De este modo el cañón se puede maniobrar con sus propios medios, a diferencia de un cañón remolcado que depende de un vehículo que lo traslade hasta el campo de batalla. En el caso de que el cañón autopropulsado disponga de blindaje, se considera un vehículo blindado de combate.

Cohetes[editar]

Lanzacohetes múltiple M270 MLRS.

Véase también[editar]