Antonio Artero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Antonio Artero (Zaragoza, 1936 - Madrid, 2004) fue un director de cine, guionista y ensayista español.

Antonio Artero
AntonioArtero.jpg
Información personal
Nacimiento

1936
Zaragoza, Aragón, España

Flag of the Second Spanish Republic.svg
Fallecimiento 2004
Madrid, España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Director de cine y guionista Ver y modificar los datos en Wikidata

Notas biográficas[editar]

  • Este aragonés de pura cepa y madrileño de adopción, nacido en la cárcel de Zaragoza, a causa de la sublevación franquista (su madre era anarquista), y de espíritu siempre libre, aportó, en las décadas de los sesenta y setenta, a la cinematografía española una nueva manera de concebir las películas.[1]
  • Estudió en la Escuela Oficial de Cinematografía, donde realizó su primera película, Doña Rosita la soltera, sobre la obra teatral homónima de Federico García Lorca y guion propio.
  • Participa en las Primeras Jornadas Internacionales de Cine, Sitges (Barcelona), (1967). Donde se pide "la creación de un cine independiente y libre de cualquier estructura industrial, política o burocrática".[2]
  • Era capaz de transformar un supuesto film comercial en un alegato contra el poder, como en la peli de piratas El Tesoro del capitán Tornado, basada en la novela homónima de Joaquín Aguirre Bellver,[3]​ poniendo en boca del pirata "...El tesoro no me importa, lo que me importa es mandar".[4]
  • Porque también fue guionista y buen ensayista, su incompleta "La Historia del Cine que Nunca se ha Escrito", que iba publicando por entregas, tal vez como homenaje a escritores del pasado, que utilizaban esta forma como medio habitual de narrar, en la Revista Adarga, da buena prueba de ello. Con una sólida formación, su léxico y su forma de desarrollar los pensamientos le acercaban al estructuralismo.
  • Escribía en "La Historia...": "El Discurso Lógico Espectaculista obra así a modo de Capital de una degradación de acumulación convertida en imagen. Es el principio del fetichismo de la Mercancía, la dominación por medio de lo suprasensible -la REPRESENTACIÓN-, donde el mundo de lo sensible se encuentra reemplazado por una "selección" de las imágenes existentes "detrás del espejo" y que al mismo tiempo se presentan como lo "sensible" por excelencia".[5]
  • De sus primeros documentales, en los que mostraba la dura realidad de cómo se vivía en algunas zonas rurales de Aragón, pasa a hacer reflexiones sobre la propia esencia del cine, como en Del Tres al Once, Blanco sobre Blanco o Yo creo que....
  • En Trágala, perro desarrolla el tema de la "monja de las llagas", empleando una narrativa más asequible, y, aunque se rodea de actores de éxito en el momento, su estigma de director "maldito" impide que el film alcance una gran difusión.
  • Sus actividades profesionales no fueron obstáculo para que llevara a lo largo de toda su vida una intensa militancia en el Movimiento Libertario Ibérico, ni de sacar tiempo para comunicar sus profundos conocimientos culturales y vivenciales a las jóvenes generaciones en las tertulias del Café de Gijón, de Madrid.

Filmografía[editar]

Guiones[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Notas[editar]

  1. http://antoncastro.blogia.com/2004/112301-antonio-artero-con-nosotros-para-siempre-y-de-viva-voz.php
  2. Diccionario Espasa Cine español pg. 35
  3. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
  4. Félix Bayón
  5. Revista Adarga, nº 1, pg. 45