Angelitos del trapecio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Angelitos del trapecio
Maricruz Olivier.png
Maricruz Olivier en parte de un fotograma de la película.
Ficha técnica
Dirección
Producción Miguel Zacarías
Guion Roberto Gómez Bolaños y adaptación de Agustín P. Delgado
Música Manuel Esperon
Fotografía Agustín Jiménez
Protagonistas Gaspar Henaine “Capulina”, Marco Antonio Campos Contreras “Viruta”, Cesáreo Quezadas “Pulgarcito”, Maricruz Olivier, Anabel Gutiérrez, José Gálvez, Armando Sáenz, Arturo Castro “Bigotón” y las atracciones del Circo Esqueda
Datos y cifras
País(es) México
Año 1959
Género Comedia
Duración 89 minutos
Idioma(s) Español

Angelitos del trapecio es una pélicula mexicana con los actores Viruta y Capulina tomando el rol de dos farsantes que se dicen médicos vendiendo botellas de supuesta agua milagrosa capaz de curar cualquier malestar, pero terminan trabajando como payasos de circo en una feria donde se detuvieron avender su producto que al final si era milagroso.

También protagonozan esta película Cesáreo Quezadas "Pulgarcito", Maricruz Olivier, Anabelle Gutiérrez, Armando Sáenz, Arturo Castro "Bigotón" y José Gálvez.

Argumento de la película[editar]

Viruta y Capulina venden aguas milagrosas en su camioneta instalada frente a un circo cuyo dueno, el payaso Rigoleto y padre de Pulgarcito y las trapecistas Tina y Lina, quiere que le curen la gota, problema que lo tiene en cama y con dolores fuertes principalmente en su pierna, por lo que no puede actuar y su circo tiene problemas.

Todo inicia cuando Viruta y Capulina se detienen a buscar agua a mitad de una carretera, ya que su Carcacha se ha calentado, en la bbúsqueda Capulina es asustado por un oso y se esconde tras una roca, se quita su sombrero hueco y lo pone en la roca, después de discutir con Viruta, menciona la palabra Parangaricutirimícuaro, de la que después ya no se aordaría, y de la roca brota agua, llenan su barril de esa agua y regresan a su coche para seguir su camino.

Llegan a las instalaciones de una feria en la cual se encuentra el Circo Esqueda, ahí se disponen a vender su producto, robando la atención que el público estaba prestando a los anuncios del circo, causando la molestia de sus trabajadores, incluido el niño Pulgarcito, pero la simpatía de Lina (Anabelle Gutiérrez), una de las hermanas trapecistas, hacia Capulina a quien encuentra adorable.

Después de algunas demostraciones, Viruta y Capulina convencen a la gente de la credibilidad de su producto milagroso, al que llaman El Elixir que lo cura todo (Barros, espinillas, catarro, laringitis, polmunía, ojos de pescado, dolor de cabeza, toda clase de neuralgias... Y los callos compone Capulina). El payaso Rigoleto, dueño del circo y con dolores en su pierna por padecer de Gota, se entera y le pide a sus hijas que le traigan a ese par de médicos después de la función.

Durante la función del mago, donde hace desaparecer o aparecer objetos y animales, Capulina grita en forma burlona Lo tiene en la manga de su saco, lo que ocasiona la molestia del mago y reta a Capulina a pasar al escenario, donde le cambia los pantalones por otros más ridículo, huyendo Capulina del escenario y entrando donde se encuentra Rigoleto.

Entra Viruta también y promocionan su elixir cura todo, pero Rigoleto todavía no puede actuar, así que Viruta Capulina entran a ecenario para realizar el número de Rigoleto. ANte el agrado del público, ambos son invitados a quedarse en el circo, simpatizando con Tina y Lina, desde luego a sus pretendientes y a Pulgarcito (Cesáreo Quezadas), hermano de las trapecistas, no les agrada la idea y deciden por la noche disfrazarse de fantasmas y espantas a los dos nuevos miembros.

Capulina y Viruta deciden irse de ese lugar, aunque Tina y Lina los convencen de no irse, y deciden recorrer la feria, ante el enojo de los pretendientes y de Pulgarcito, quienes deciden tender otra trampa con ayuda de la adivina, quien supuestamente ve a Viruta y a Capulina en peligro de muerte si permanecen en ese sitio, aunque ellos no caen en la trampa y permanecen en el circo para seguir presentando números de payasos.

Rigoleto se recupera por completo y en plena función de sus hijas trapecistas decide salir al escenario para darles la sorpresa, pero Capulina sube a la plataforma de los trapecios creyendo que uno de los ayudantes empuja a Lina para que se caiga, en su intento de rescate, Capulna termina columiándose en un trapecio sin poder alcanzar la orilla, Viruta decide subir a ayudar a su amigo en peligro pero corre la misma suerte, pues ninguno de los dos sabe utilizar correctamente el trapecio. Finalmente ambos caen al piso y terminan muy lastimados, pero gracias a su elixir recuperan su salud.

Viruta y Capulina confiesan que no son médicos y que su elixir cura todo es simplemente agua, pero las evidencias eran claras, Rigoleto se ha curado de la gota, el mago de dolores de una úlcera y ellos dos de su caída, por lo que deciden regresar a la roca donde brotó el agua milagrosa.

El problema es que Capulina no recuerda la palabra, y todos a su alrededor empiezan a dar pistas para refrescar su memoria. El niño Pulgarcito fue quien logró pronunciar la palabra Parangaricutirimícuaro, brotando nuevamente el agua y cambiando la vida de los presentes. Viruta y Capulina obtienen la mano de las hijas de Rigoleto Tina y Lina, respectivamente, mientras que Rigoleto decide adquirir el terreno y comercializar el agua con ayuda de Pulgarcito, pues sólo él sabe pronunciar correctamente esa palabra.

Como última prueba del poder del agua, Capulina toma en brazos a Pulgarcito después de que éste lo haya ofendido y propinado una patada, y le enjuaga la boca con el agua milagrosa, después de eso, Pulgarcito milagrosamente cambia de actitud y dice que a Viruta y a Capulina los quiere mucho después de que Capulina lo pone a prueba y le pide que patee a Viruta.

AL final, Tina y Lina se van con Viruta y Capulina, en dirección a otro pueblo, cantando la canción LA CARCACHITA.

Reparto[editar]