Amauri de Chartres

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Amauri de Chartres
Amalric of Bena (Clean).jpg
Información personal
Nombre en francés Amaury de Chartres Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento c. 1150 Ver y modificar los datos en Wikidata
Chartres (Francia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1206 Ver y modificar los datos en Wikidata
París (Reino de Francia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Francesa
Religión Cristianismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en Universidad de París Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Teólogo, profesor universitario y filósofo Ver y modificar los datos en Wikidata
Área Filosofía Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados Catedrático Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador Universidad de París Ver y modificar los datos en Wikidata
Información criminal
Cargo(s) criminal(es) herejía Ver y modificar los datos en Wikidata

Amauri de Chartres fue teólogo de París que vivió a principios del siglo XIII.

Enseñó que Dios era la primera materia, que la ley de Jesucristo debía concluir el año 1200 para dar lugar a la ley del Espíritu Santo, que santificaría a los hombres sin sacramentos y sin ningún acto exterior, que los pecados cometidos por caridad eran inocentes. Negaba la resurrección de los muertos y el infierno, rechazaba el culto de los santos, declamaba contra el Papa, etc. Tuvo seguidores muy pertinaces. Se perdonó a las mujeres; pero diez de sus seductores sufrieron el último suplicio el año 1210. El concilio de Letrán, celebrado en 1215, confirmó la condenación de su doctrina. Amauri tuvo por sucesor a David de Dinanl, que predicó la misma doctrina. Htsí. de la Igles. gal. lib. 30, año 1210 y 1212.

Sostenía que el cristianismo solo consistía en creerse uno miembro de Jesucristo; que el paraíso, el infierno y la resurrección de los muertos eran sueños. Fue condenado por la universidad de París, y apeló a Inocencio III, quien le condenó también. Temiendo ser castigado rigurosamente se retractó, y se retiró a San Martín de los Campos, en donde murió de pesadumbre y de despecho. Se vio enseguida que sus discípulos inventaron nuevas aserciones. Se cuenta entre estas el decir que todos los sacramentos eran inútiles, que todas las acciones dictadas por la caridad, aun el adulterio, no podían ser malas, con otras aserciones que fueron condenadas. Su discípulo David de Dinant enseñó que Dios era la materia primera y su sistema era muy parecido al de Espinosa.

Referencias[editar]

Diccionario de teología, 1. Imp. D. Primitivo Fuentes. 1845.