Aduana de Buenos Aires

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Aduana de Buenos Aires es el edificio que aloja a la Dirección General de Aduanas en Buenos Aires, capital de la República Argentina. Es obra de los arquitectos Lanús y Hary, se inauguró en 1910 y en 2009 se transformó en Monumento Histórico Nacional. Su dirección es Azopardo 350.

Historia[editar]

La Aduana de Buenos Aires existió desde el año 1580, cuando la ciudad fue fundada por el adelantado Juan de Garay. Desde 1855 a 1896 ocupó el edificio conocido como Aduana de Taylor, una construcción con forma semicircular levantada en terrenos ganados al río, que fue demolida al rellenarse la ribera para construir el Puerto Madero. Su espacio y su forma peculiar siguen en la actualidad presentes en el Parque Colón.

Como la Aduana tuvo que pasar a ocupar de manera improvisada el llamado Edificio de Rentas Nacionales (terreno hoy ocupado por el Palacio de Hacienda), se decidió que era necesaria la construcción de un edificio adecuado para alojar a este organismo, en pleno proceso de expansión gracias al modelo agroexportador.

De esta forma, fue asignado al nuevo "palacio" de Aduana un terreno nacido con el relleno costero del nuevo puerto, delimitado por las avenidas Paseo Colón e Ingeniero Huergo, y las entonces calles Belgrano y Moreno. En 1908, el estudio de los arquitectos Eduardo Lanús y Pablo Hary proyectó el nuevo edificio.

Las obras comenzaron hacia enero de 1909, bajo la presidencia de José Figueroa Alcorta. El edificio fue inaugurado el 8 de octubre de 1910, cuatro días antes de que Figueroa Alcorta fuera sucedido en su cargo por Roque Sáenz Peña y en el marco del festejo del Centenario de la Revolución de Mayo. De todas formas, la nueva Aduana comenzó a ser ocupada recién el siguiente 6 de enero.

El 28 de septiembre de 2009, el Decreto 1309/09 firmado por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner lo declaró Monumento Histórico Nacional.[1]

Descripción[editar]

La aduana vista desde la Plaza Gral. Agustín P. Justo.

El elemento más destacado del edificio de la Aduana porteña es su absoluta simetría. Ocupa toda la manzana, y posee dos torres gemelas que se pueden ver incluso a bastante distancia, desde los diques del Puerto Madero. Otro elemento decorativo representativo son las molduras que representan el escudo de la República Argentina ubicadas sobre la inscripción "ADUANA", en las fachadas principales que miran a la calle Azopardo y la Avenida Huergo.

El edificio es de estilo academicista francés, posee un subsuelo, planta baja y tres pisos superiores, con una mansarda de pizarra, material que también reviste las dos torres. Las entradas principales son por el centro de simetría de las fachadas que miran a la calle Moreno y la Avenida Huergo, y constan de grandes pórticos de dos niveles de altura, enmarcados por inmensas columnas sobre volúmenes salientes. En cuanto a sus ambientes, está distribuidos entre 23 salones y 90 locales.

El arquitecto Jorge Liernur lo describe como “un contenedor neutro para las mercaderías a las que estaba destinada”, adornado por un rico aparato figurativo en la decoración. El espacio de mayor interés es para él el gran vestíbulo, y no gracias a que la planta mostrara una articulación compleja, sino gracias al “magnífico tratamiento de la iluminación cenital.”[2]

Referencias[editar]

  1. Declararon monumento histórico nacional al edificio de la Aduana Diario "La Nación", 29/09/2009.
  2. Liernur, Jorge Francisco (2001). Arquitectura en la Argentina del siglo XX. La construcción de la modernidad. Fondo Nacional de las Artes. ISBN 9789875842977. 

Fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]