Turrón de Doña Pepa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Turrón de Doña Pepa. Lima, Perú.
Imagen de Josefa Marmanillo, «Doña Pepa», creadora del postre.

El turrón de Doña Pepa es un dulce tradicional peruano relacionado con la festividad del Señor de los Milagros, formado por tres o más palos de harina distribuidos de manera similar al juego jenga, bañado con miel de chancaca y decorado con grageas y confites de varias formas y colores.

Historia[editar]

Se atribuyen tradicionalmente dos orígenes al tradicional postre limeño, que recuerda a la esclava Josefa Marmanillo, proveniente del cercano valle de Cañete, reconocida como buena cocinera:[1]

La primera historia y la más difundida en la historia oral y escrita, cuenta que hacia fines del siglo XVIII, Josefa Marmanillo comenzó a sufrir una parálisis en los brazos, enfermedad que posibilitó que fuera liberada de la esclavitud, pero al mismo tiempo -al impedirle trabajar- la dejaba sin posibilidad de sustento: en tales circunstancias escuchó rumores sobre los milagros que realizaba la imagen del Cristo de Pachacamilla, viajó hasta Lima, y tanta fue su fe y devoción que se recuperó de su enfermedad, y en agradecimiento creó el dulce dedicado al Cristo de Pachacamilla, actualmente llamado Señor de los Milagros. En la siguiente salida del Señor, Josefa levantó el turrón, ofreciéndoselo.

Al regresar a Cañete, la esclava aseguraba que el Cristo la había mirado sonriendo mientras bendecía la ofrenda. También existe la versión que Josefa llevó una primera vez el turrón a la procesión y se lo ofreció al Cristo de Pachacamilla, curándose al retornar a Cañete.[2] En cualquier forma, en los años posteriores siempre regresó a Lima para ofrecer su turrón en las procesiones del Cristo morado a los fieles, tradición que continuaron su hija, su nieta, y las generaciones posteriores.[2]

La segunda refiere que un virrey organizó un concurso premiando a quien hiciera un alimento agradable, nutritivo y que se pudiera conservar por varios días: la ganadora no fue otra que Josefa Marmanillo, por lo que su apodo «Doña Pepa» quedó asociado al postre.

Diversos documentos del siglo XIX dan cuenta que el postre en ese entonces también se conocía como «turrón de miel» o «turrón del Señor de los Milagros», como un mejoramiento y modificación del clásico turrón español con elementos nuevos y originales, el bautizo definitivo con el nombre «turrón de Doña Pepa» en recuerdo de su inventora, se produjo recién a inicios del siglo XX.[3]

Elementos[editar]

Detalle de las grageas y confites del turrón.
Detalle de las capas de miel y palos de harina.
Galletas «Doña Pepa», obsérvese el uso de grageas de colores.

Miel de chancaca[editar]

La miel, un aporte africano a la gastronomía peruana, es la que principalmente le otorga el sabor dulce al turrón, si bien los palitos de harina casi no presentan sabor, la combinación de ambos ingredientes produce un gusto extraordinario. Esta miel no sólo se prepara a partir de chancaca (primera miel o melaza sin refinar de la caña de azúcar), son varios los ingredientes que se ponen a hervor junto con el agua, como lo son frutas ácidas como piña, naranja, membrillo, etc. y especias como canela y clavo de olor. La miel tomará el punto de bola blanda cuando esté lista.

Grageas y confites[editar]

Como tradición el turrón de doña pepa está decorado con distintos tipos de grageas, entre ellos tenemos:

  • Grageas: Son diminutas esferitas de diferentes colores, estos son los que se colocan inicialmente y no debe de quedar ningún espacio de miel vacío.
  • Bolitas de caramelo: Son más grandes comparadas con las grageas vienen también en distintos colores y tienen dos tamaños diferentes.
  • Palitos: Son alargados y también presentan varios colores.
  • Figuritas: Son planas y presentan varios colores, presentan formas particulares como estrellas, medialunas, círculos, corazones, etc.
  • Caracoles: Vienen en distintos colores, adentro llevan un papel con un mensaje igual que las galletas de la suerte.

Impacto socio-cultural[editar]

  • El 18 de octubre del 2009, se preparó el «turrón de Doña Pepa más grande del mundo» que alcanzó los 307 metros de largo y fue preparado por los alumnos del Instituto de alta cocina D'Gallia en el Parque de los Próceres en Jesús María.
  • En 05 de Octubre del 2013, La Municipalidad Metropolitana de Lima con el respaldo de la subgerencia de Sanidad organizó el concurso El “Turrón más grande “donde especialistas en la preparación del tradicional dulce limeño elaboraron un turrón de 200 metros de longitud. El cual se realizo en el Parque de la Reserva Circuito Mágico del Agua donde llegaron miles de personas. Vladimir Zaragoza Jefe de Promoción del Parque de la Reserva agradeció a todas las empresas que se sumaron a esta iniciativa que busca promover emprendimientos de los comerciantes del Cercado de Lima. Señor de los Milagros.[2]
  • Durante las épocas colonial y republicana existió un oficio dedicado exclusivamente a la venta del turrón, conocido como «turronero» o «turronera», quienes fueron representados en crónicas y acuarelas costumbristas como las de Pancho Fierro y el francés Charles Angrand.[3]
  • En el Perú, existe una galleta bañada en chocolate conocida como «Doña Pepa» en clara alusión al «turrón de Doña Pepa», la cual se encuentra cubierta por grageas de colores.

Notas[editar]

  1. Doña Pepa y su turrón. El Comercio, 25.10.2010
  2. a b c Agencia Andina de Noticias (8 de octubre). «El turrón más grande del mundo se elaboró en Lima y mide 161 metros de largo» (en español) (Web). Consultado el 4 de abril de 2009.
  3. a b Zapata Acha, Sergio (noviembre de 2006). Diccionario de gastronomía peruana tradicional (1 edición). Lima, Perú: Universidad San Martín de Porres. ISBN 9972-54-155-X. 
  4. Agencia Andina de Noticias (14 de octubre). «540 mil kilos de turrón Doña Pepa producirán este año panaderías peruanas asociadas» (en español) (Web). Consultado el 4 de abril de 2008.

Enlaces externos[editar]