Señor de los Milagros (Lima)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mural del Señor de los Milagros pintado en el Santuario de Las Nazarenas en Lima (Perú).
Nuestra Señora de La Nube, ubicado en la parte posterior del Anda.

El Señor de los Milagros es una imagen de Cristo en la cruz pintada en una pared de adobe ubicada en el Altar Mayor del Santuario de Las Nazarenas de Lima (Perú), y venerada por peruanos y extranjeros en el Perú y alrededor del mundo, por quienes es considerada milagrosa. Su procesión es una tradición peruana, considerada como la manifestación religiosa católica periódica más numerosa del mundo. Fue pintada por un esclavo de casta angoleña llamado Pedro Dalcón o benito, según Raúl Porras Barrenechea. Se le conoce como Cristo Moreno debido a que, entre sus creyentes, predominaba la gente negra. Podría estar relacionado, según explica la historiadora María Rostworowski, con el culto milenario al dios Pachacámac, tan solo por haber sido pintado en el Barrio de Pachacamilla en el centro de Lima.

Las Cofradías de Negros[editar]

La llegada de miles de personajes atraídos por las noticias de prosperidad y riqueza. Debido a los traficantes de esclavos, una parte importante de estos inmigrantes venían de la costa atlántica de África occidental, que se clasificaban por castas: congos, mandingas, caravelíes, mondongos, mozambiques, terranovos, minas y angolas. Aproximadamente 10, 000 habitantes de Lima se organizaron de tal manera que construyeron sus toscas cabañas o callejones divididos en aviva, es decir el bantú o el kimbundo, cantaban canciones antiguas de sus tierras natales ya que provenían del África Occidental. También se ocupaban de sus enfermos y se preocupaban de que todos tuvieran un entierro decente, mediante pequeñas cuotas de cofrades. De acuerdo a Jean Pierre Tardieu los esclavos angolas eran el grupo más numeroso entre los esclavos negros, sin embargo no eran muy valorados, es decir estaban entre los esclavos más baratos, pues por lo general se les consideraba pusilánimes, enfermizos y poco propensos a la cristianización. En esto último no está de acuerdo el historiador Armando Nieto quien considera que más bien eran los de más fácil cristianización. Según Jean Pierre Tardieu los jesuitas publicaron en 1629 la traducción al castellano del libro Oraciones publicado en Portugal con oraciones en idioma angolano del jesuita lusitano Mateo Cardoso SJ, y el padre general de los jesuitas en Roma Mucio Vitelecchi planteó que el dominio del idioma angolano podía servirles a los jesuitas en Perú como cuarto voto como sacerdotes. Un vocabulario de idioma angolano fue confeccionado por el presbítero López de Castilla (SJ), sin embargo los sacerdotes jesuitas doctrinaban a los angolas y otras etnias mediante la llamada «lengua media», una mezcla de varios idiomas africanos usados por los esclavos negros en Perú. Sobresalieron en la doctrina de negros, los jesuitas Gabriel Perlín y Francisco del Castillo S. J., este último según Tardieu elaboró un devocionario en idioma angolano.

Los africanos, tanto esclavizados como libres, encontraron en la institución de las cofradías una válvula de escape para la condición de opresión que sufrían en el Perú. Desde el siglo XVI se instituyen cofradías de negros con aprobación eclesial. Eran agrupaciones de unos cien miembros en promedio que estaban a cargo de un retablo o capilla en los templos de Lima, dirigidas por un Mayordomo o Caporal, tenían una junta directiva llamada «los veinticuatro» por el número de personas que lo conformaban. Entre las destacadas están la de la Virgen de la Antigua de la Catedral, la de la Virgen del Rosario de Santo Domingo y de San Antón en San Marcelo. Los locales de la cofradía servían para los bautizos, reuniones y velorios. En ciertos casos daban préstamos para que sus miembros manumitiesen, es decir se hicieran libertos. Anthony de la Cruz en su tesis «Cofradías negras de Lima» (1984) postula que la del Santo Cristo no alcanzó a conformarse formalmente como cofradía, se trataría entonces de una pre-cofradía. Las cofradías de negros participaban todos los años en la Procesión de Corpus Christi que era la más importante de Lima.

La Cofradía de Pachacamilla[editar]

Cerca al año 1651, cuando reinaba el Papado de Inocencio X, en el Perú, el Virrey García Sarmiento de Sotomayor y como Arzobispo de Lima, Pedro de Villagómez. Los negros angolas se agremiaron y levantaron el local de su cofradía en la zona de Pachacamilla, en las afueras de Lima. En la sede de la cofradía, o pre-cofradía como postula Antonhy de la Cruz, en una de sus paredes de adobes del galpón, un esclavo angoleño negro llamado, según se cree Benito, u Pedro Dalcón, plasmó la imagen de Cristo crucificado. La imagen fue pintada al temple en una pared tosca, cerca de una acequia de regadío, de un acabado imperfecto, además hay que resaltar que el anónimo pintor no tuvo estudios completos de pintura, y que ejecutó la obra por su propia devoción a Cristo.

El Terremoto de 1655[editar]

El 13 de noviembre de 1655 a las 14:45 horas, tuvo lugar un terrible terremoto que estremeció Lima y Callao, derrumbándose templos, mansiones y las viviendas más frágiles, ocasionando miles de víctimas mortales y damnificados. El temblor afectó también la zona de Pachacamilla y las viviendas igualmente se derrumbaron. Todas las paredes del local de la cofradía se derrumbaron, produciéndose entonces el milagro: el débil muro de adobe en donde se erguía la imagen de Cristo quedó intacto, sin ningún tipo de resquebrajamiento.

El milagro a Antonio de León[editar]

Aproximadamente en 1670, Antonio de León (Raúl Banchero le llama Andrés de León, mientras Rubén Vargas Ugarte, Antonio de León), un vecino prominente de la Parroquia de San Sebastián que padecía de terribles dolores debido a una metástasis en el cerebro, fue comunicado por una esclava sobre el Cristo Moreno y sus milagros. Este, al no encontrar solución en médicos y curanderos, acudió a la imagen, milagrosamente sus dolores desaparecieron.

Reprobación de las autoridades[editar]

Las reuniones para venerar la imagen eran los viernes por la noche, alumbrados por las llamas de cera; llevaban flores, perfumando el ambiente con el sahumerio, entonando plegarias acompañándose de arpa, cajas y vihuelas. Con el tiempo, se fue incrementando la peregrinación. Muchas veces se produjeron hechos de índole distinta a las prácticas religiosas. Viendo con malos ojos todos estos hechos el Párroco de San Sebastián, José Laureano de Mena, hace de conocimiento al entonces virrey Conde de Lemos, don Pedro Antonio Fernández de Castro que intervenga como autoridad, para que prohibiese las reuniones y que diera la orden irrevocable de borrar al Cristo, ya que, según su criterio, estaba fuera de los cultos religiosos. El Virrey traslado la solicitud a la máxima autoridad eclesiástica que era en ese momento el Provisor y Vicario General Esteban de Ibarra, por haber fallecido el Arzobispo Pedro de Villagomez. Este envió el 4 de septiembre al sitio al promotor Fiscal del Arzobispado José Lara y Galván, Laureano de Mena y el Notario Juan de Uría, quienes verificaron la existencia de la imagen del Cristo Crucificado, una concurrencia de unas doscientas personas que entonaron el salmo miserere «Tibi soli peccavi» y la presencia del sacristán de la Parroquia de San Marcelo José de Robledillo, a quien José Lara le llamó la atención de autorizar con su presencia tal tipo de reuniones, se armó un tumulto en que los congregados en el lugar rodearon a los representantes eclesiásticos que se vieron obligados a abandonar el lugar. Esteban Ibarra dictaminó que se prohibiesen tales reuniones y que se borrase la imagen, por lo cual entre el 6 y el 13 de septiembre de 1671, y se constituyó al lugar un comité especial dispuesto por el Promotor Fiscal del Arzobispado José Lara y Galán, un notario, posiblemente el mismo Juan de Uría, un pintor indígena de brocha gorda y el capitán de la guardia del Virrey, Pedro Balcazar, escoltado por dos escuadras de soldados para el caso que se produjesen desmanes por la cantidad de curiosos y vecinos que rodeaban el lugar.

El primero en intentarlo fue el pintor que al momento de subir por la escalera hacia la imagen comenzó a sentir temblores y escalofríos, teniendo que ser atendido, intentó de nuevo proseguir con su tarea, pero al subir otra vez, fue tal su impresión que bajó raudamente y se alejó asustado del lugar sin concretar el encargo. El segundo hombre, se acercó a la imagen, pero algo vio en ella que le hizo desistir de raspar la imagen. El tercero, fue un soldado real de ánimo más templado, éste subió, pero bajó rápidamente explicando luego que cuando estuvo frente a la imagen, vio que ésta se ponía más bella y que la corona de espinas se tornaba verde.

Ante la insistencia de las autoridades por borrar la imagen, la gente manifestó su disgusto y comenzó a proferir grandes voces. En vista de lo cual el virrey y el vicario Ibarra decidieron revocar la orden y el Vicario Ibarra autorizó su culto. Luego de una visita del virrey y su esposa, dispusieron se levante una ermita provisional. El 14 de septiembre de 1671 se celebraría la primera misa oficial en la ermita.

Altar mayor y mural Señor de los Milagros de Nazarenas de Lima.

La primera misa ante las altas autoridades eclesiásticas y civiles[editar]

El 14 de septiembre de 1671 se ofició la primera misa ante las altas autoridades eclesiásticas y civiles, en la recientemente inaugurada ermita que se erigió por orden del virrey Pedro Antonio Fernández de Castro, Conde de Lemos, fecha que coincide con el día de La Exaltación de la Cruz, comenzándose a difundir el culto y a llegar de diferentes lugares numerosos fieles, comenzándolo a llamar al crucificado Santo Cristo de los Milagros, o de Las Maravillas. Un detalle muy resaltante fue la gestión del Párroco de San Sebastián y de Doña Margarita Andy Tebes Manrique de Lara para el traslado del Mural a dicha parroquia, pero no esperaron la negativa de las autoridades y de los fieles. Días después de tan memorable ceremonia se nombra como primer mayordomo de la entonces Ermita del Santo Cristo de los Milagros a don Alemán.

Sebastián de Antuñano[editar]

Nacido en Vizcaya en 1653, fue el máximo benefactor, por un voto hecho en España, llegado a Lima se dirigió en 1684 a la ermita del Señor de los Milagros, y mientras contemplaba la sagrada efigie se cuenta que repentinamente sintió que el Señor le iluminaba su frente y una voz interior que le susurraba con claridad: «Sebastián, ven a hacerme compañía y a cuidar del esplendor de mi culto». Puesto de rodillas le ofreció servicio incondicional hasta el final de sus días. Después del pavoroso terremoto de 1687, Antuñano tuvo la idea de sacar en procesión una copia fiel del Cristo de los Milagros. Siete años más tarde, Antuñano sintió cercano el fin de sus días, y habiendo hecho testamento el 17 de diciembre de 1716, con todos los auxilios de la Iglesia, falleció en la noche del 20 al 21 de diciembre del mismo año. Tenía sesenta y cuatro años de edad y estuvo al servicio del Cristo de los Milagros por treinta y tres años. Sus restos reposan en el Templo de Las Nazarenas.

El terremoto y la primera procesión[editar]

El 20 de octubre de 1687, a las 4:45 am, un violento terremoto que según cronistas de la época duró más de 15 minutos (sic) arrasó Lima junto al Callao, teniendo una réplica a las 6:30 am, derribando la ermita edificada en honor al Cristo. Ante la sorpresa general la pared de la imagen del crucificado quedó nuevamente en pie, por lo que se ordenó la confección de una copia al óleo y que por primera vez saliera en andas por las calles de Pachacamilla por idea de Sebastián de Antuñano. Una vez elaborado el trasunto o copia se sacó en procesión.

El Patrón Jurado por la ciudad de Lima[editar]

Andas del Señor de los Milagros en una misa en los exteriores del Santuario de las Nazarenas el 18 de octubre de 2004.

Cabe reseñar que el Cabildo de Lima, dada su protección constante contra los diversos temblores y terremotos, y al haber quedado inalterado por estos movimientos, y previa gestión de Sebastián de Antuñano, sor Josefa de la Providencia y del Padre Alonso Messía S.J., se declaró el 21 de septiembre de 1715 al Cristo de los Milagros como «Patrono jurado por la Ciudad de los Reyes contra los temblores que azotan la tierra», y desde aquel momento quedó oficializado su culto entre los vecinos de Lima, quienes lo tenían ya como su devoción predilecta. A partir de ese momento fue llamado como se le conoce actualmente El Señor de los Milagros de Nazarenas. EL CABILDO.- Este documento merece conocerse, porque es el primer homenaje tributado por la ciudad al que había de ser su Patrono. Dice así: “En la muy noble y Leal Ciudad de los Reyes del Perú en veintiún día del mes de Setiembre de mil y setecientos y quince años, se juntaron el Cabildo, la Justicia y Regimiento de la dicha ciudad en la Sala de Ayuntamiento, como lo hacen de costumbre para tratar y conferir las cosas tocantes al servicio de Dios Nuestro Señor y de Su Majestad, que Dios guarde, bien y útil de la República: conviene a saber los señores Maestre de Campo D. Sebastián Palomino Pendón, Regidor perpetuo desta dicha ciudad, General D. Joseph Sarmiento de Sotomayor y de los Ríos, Conde de Portillo, Señor de la Villas de San Salvador de Sabusedo y la Samoyana, ambos Alcaldes Ordinarios de esta ciudad, por su Magestad, D. Pedro Lazcano Centeno de Váldez, Alférez Real y Juez de aguas, D. Joseph Merino y Jarava, Alguacil Mayor D. Martín Joseph Mundarra, Marqués de Santa María, D. Carlos González Terrones, Capitán D. Diego de la Presa Carrillo y el Dr. D. Joseph Velaochaga, Regidores perpetuos de esta ciudad por Su Magestad y lo que ante mí el presente escribano se notó y confirió fué lo siguiente: En este Cabildo se notó y confirió haber mostrado la experiencia los muchos milagros que ha ejecutado Nuestro Señor Jesucristo, el cual intitulan y llaman el Santo Cristo de los Milagros y habiendo tantos años que padece esta ciudad tantas calamidades, así en la esterilidad de los campos, epidemias y otras fatalidades, para que su Divina Magestad mejore los tiempos y la libre de todo mal y contagio, se obliga este Cabildo a dotarle una misa cantada con toda solemnidad y pompa, el día 14 de Setiembre, en que se celebra la Exaltación de la Santa Cruz, a que asistiría el Cabildo para siempre. Y respecto de que la Madre Josefa de la Providencia ha pedido se le aplique el pedregal que está al pié del cerro San Cristóbal para fabricar y formar alguna huerta con las limosnas costear dicha misa, se resolvió por todos los señores capitulares se aplique dicho pedregal haciendo vista de ojos del y los señores comisarios de los solares con el Maestro Mayor de la Fábrica, para que lo mida y tasen y de todo se hará consulta y representación a Su Excelencia suplicándole se sirva de confirmar este cabildo y ordenación. Y en veintisiete de dicho mes de Setiembre el dicho Cabildo, Justicia y Regimiento de dicha ciudad por ante mí el escribano pasaron a hacer e hicieron el voto promesa y juramento siguiente: “ Nos, la Justicia y Regimiento de la Muy Noble y Leal Ciudad de los Reyes del Perú, considerando las calamidades que padecemos y temiendo por nuestras culpas mayores castigos, implorando la Divina Misericordia que experimentamos en la Sagrada Imagen del Santo Cristo de los Milagros que se venera en el Santuario, sito en los confines desata ciudad, hacemos promesa, juramento y voto sobre los Santos Evangelios de cuidar y atender a su mayor culto y veneración, celebrando todos los años su fiesta, el día de la Exaltación de la Cruz, pidiendo humildemente a su Divina Majestad que sea guarda y custodia desata ciudad, para que la defienda de los enemigos visibles e invisibles y de todos cualesquiera males y trabajos que la puedan afligir y lo firmamos en dicha ciudad, en veintisiete de Setiembre de mil setecientos y quince. – D. Sebastián Palomino y Rendón. – El Conde del Portillo. – D. Pedro Lazcano Centeno. – D. José Merino de Heredia y Jarava. – Marqués de Santa María. – D. Carlos González Terrones. – D. Diego Carrillo de la Presa. – D. Joseph Velaochaga. – Ante mí, D. Diego Delgado de Salazar, Escribano de su Magestad. En 1937, el alcalde de Lima Luis Gallo Porras, hizo entrega del Escudo de la ciudad, el cual fue colocado en el vértice superior de las andas del Señor. El 18 de octubre de cada año, la Municipalidad Metropolitana de Lima le rinde un solemne homenaje en la Plaza Mayor de la capital, en nombre de toda la ciudad.

Sor Antonia Lucía del Espíritu Santo[editar]

Nacida en Guayaquil en 1646, la Madre Antonia Lucía del Espíritu Santo, quien había fundado en El Callao un beaterio, al que denominó Colegio de Nazarenas, el mismo que fracasó ante las excesivas exigencias de sus donantes. Luego se traslada a Lima a la zona de Pachacamilla que le dejó como herencia Antuñano donde incluía la bendita efigie del Señor, para ser más precisos donde actualmente se levanta el Santuario. Y funda el beaterio (y posteriormente monasterio) de las Nazarenas, quedando adscrito al Santo Cristo prometiendo su guarda y custodia para siempre; sin embargo, la institución necesitaba de la autorización real para funcionar. Al morir la Madre Antonia, el Beaterio designa como superiora a sor Josefa de la Providencia, quien, tras 18 años de lucha, consiguió que en 1720 el rey de España, Felipe V, y el papa o Benedicto XIII, en 1727, otorgaran la licencia y aprobación para la fundación del Monasterio de las Nazarenas y su transformación en el monasterio de clausura agregado a la Orden de las Carmelitas Descalzas, quedando oficialmente inaugurado el Monasterio el 11 de marzo de 1730.

El terremoto y maremoto de 1746[editar]

El 28 de octubre de 1746 el día en que se registró el peor terremoto ocurrido en Lima, Callao fue destruido por un maremoto, siendo virrey del Perú el conde de Superunda, don José Manso de Velasco fue así como había una vez, cada año, en este día, sale el Señor de los Milagros en Procesión y se hace su día festivo central.

El Templo de las Nazarenas[editar]

Por decisión y apoyo incondicional del entonces virrey Manuel Amat y Juniet, aportar anualmente desde el año de 1764 hasta 1776, 150 pesos de la época como limosna para la construcción del nuevo Templo de Nazarenas, llegando a duplicar en la cuaresma de 1775 la limosna. También colaboró en todos los estudios técnicos de los planos de la obra, la inspección de la construcción y todos los permisos necesarios para que finalmente fuera inaugurada el 21 de enero de 1771 ante el júbilo de las Madres Nazarenas como el pueblo de Lima. Cabe resaltar que la idea originalmente fue de Micaela Villegas la Perricholi, quien era devota del Señor de los Milagros, y un buen día visitó la ermita y al verla en lamentable estado, decidió levantarle un templo digno para su culto, e hizo las coordinaciones con su pareja sentimental el virrey Amat y se ejecutó la obra, con recursos propios y del pueblo limeño.

Nuevas obras en el Santuario y Monasterio de Nazarenas[editar]

Estos nuevos proyectos que hoy en día ven la luz de la realidad, comenzaron el 13 de septiembre de 1966, con la llegada de cuatro religiosas provenientes de Vitoria, España, quedando 2, sor María Soledad de Nuestra Señora y sor María Rosa del Pilar (f. 12 de septiembre de 2010), ya que sor Carmen de la Eucaristía y Juana María de la Cruz retornaron años después a España. Llegado a los pocos días el mes de Octubre, el día 17, un pavoroso terremoto destruyó lo poco que estuvo en pie luego de la reconstrucción de 1955 del terremoto del 24 de mayo de 1940. Luego de decisiones y acciones tomadas, se pudo iniciar la reparación total del monasterio quedando totalmente terminado y bendecido el 9 de octubre de 1968 por el entonces cardenal Juan Landázuri Ricketts. También se inauguró el edificio Astoria.

En 1980 se inauguró el enrejado del Santuario de Nazarenas de estilo rococó ya que va de acuerdo a la época de construcción del Santuario. En 1987 se empezó a construir la Capilla de la Reconciliación diseñada por los arquitectos José Antonio Vallarino Vinatea y Oscar Borasino Peschiera, concluida en 1989, y que en 1992 les mereció el premio Hexágono de Oro en la VIII Bienal de Arquitectura convocada por el Colegio de Arquitectos del Perú, así como en 1993 obtuvieron el premio internacional en la Bienal de Arquitectura de Quito.

Entre abril de 1991 hasta julio de 1993 se realizaron las restauraciones de los cuadros procesionales del Señor de los Milagros y de Nuestra Señora de la Nube, así como también del Muro Original.

Entre 1994 hasta 1999, se efectuó la restauración del Santuario de Nazarenas siendo inaugurada la obra el 14 de septiembre de 1999. El 14 de noviembre de 2001 se inauguró el sistema de iluminación del Santuario de Nazarenas con presencia de los Reyes de España, El Presidente José María Aznar, Autoridades Eclesiásticas y Civiles de Lima. Desde el año 2002 se ha empezó a restarurar los ambientes del Monasterio siendo concluida a mediados del 2008. El 2009, se restauró la fachada principal del Santuario, devolviéndole su color original.

Las andas son la estructura que permite transportar la imagen venerada en procesión. Cargadas en hombros, pueden ser interpretadas como símbolo de realeza, en tanto permiten evocar las literas de los reyes. Las andas hacen posible llevar en alto, elevar sobre el pueblo la imagen, consintiendo una relación más directa con el objeto de su piedad. Quienes recorren la procesión no van a ver los pasos sino que van a acompañar al Señor.

Las andas del Señor de los Milagros están formadas, en primer lugar; por una especie de mesa de madera de caoba y refuerzos metálicos sobre la que se alza la imagen; la mesa atravesada longitudinalmente por cuatro largos travesaños de madera que sirven para el transporte. Los travesaños, de 3, 46 m de longitud, están recubiertos en la parte superior por planchas de plata y en la inferior ligeramente acolchadas. Las terminales de las patas son de bronce.

Sobre la mesa se levanta un pequeño podio de madera recubierto con láminas de plata tallada, que sirve de base a la imagen.En cada una de las cuatro esquinas del anda, un ángel de plata maciza de 1 m de alto y 50 kg de peso, con alas desplegadas, sostiene entre las manos una azucena de plata, donde se colocan los conos de flores.

Tanto en la parte frontal del anda, como posterior se ubican las jardineras también de plata, para los arreglos florales que se reciben en el recorrido y donde también se encuentran los candelabros de plata para las velas, cinco al frente de cada imagen, encendidas durante todo el recorrido procesional. El lienzo del Señor de los Milagros se ubica sobre el eje transversal del anda. El lienzo, en cuya parte posterior se ubica el de Nuestra Señora de la Nube, está encuadrado por un doble marco de columnas salomónicas que rematan en capiteles a modo de querubines, sobre los que se apoya un arco ornamentado con especies de volutas y rostros de ángeles. El arranque del arco coincide con los brazos de la Cruz. Columnas, arco y ornamentaciones son de plata pura y están rodeadas por rayos de plata bañada en oro de 21 kilates que rematan en 33 puntas. En la parte más alta, sobre los rayos, aparece el escudo de la Ciudad de los Reyes de Lima. Las Andas del Señor de los Milagros miden en total 4, 40 m de alto, 1, 64 de lado, y pesaban originalmente cerca de 1700kg, de los cuales 450 kg de plata pura, con los accesorios pesa cerca de 1850 kg.

El hábito morado[editar]

Tanto ha crecido este culto con el curso de los años, que en el mes de octubre en el Perú y en Lima en particular, los devotos se visten todo el mes con hábitos morados y una soga blanca a la cintura las damas y corbata morada, al cuello los caballeros. El origen de este color según cuentan las crónicas, se encuentra en la historia de la Madre Antonia Lucía del Espíritu Santo, llegada a Lima desde el entonces corregimiento de Santiago de Guayaquil, una mujer de mucha fe, quien viuda de un matrimonio obligado, fundó un beaterio de nazarenas cuyo hábito era de color morado propio de la túnica nazarena. Lamentablemente se le quitó la dirección y fundó otro beaterio llamado el Beaterio de Monserrate conocido como El Instituto Nazareno, el cual solo funcionó 17 años por falta de permisos.

Se le terminó dando un espacio al lado de la capilla del Señor de los Milagros donde sus beatas cuidaban la efigie. Esta característica está muy interiorizada en la cultura peruana, tanto así que a Octubre, se le denomina el «mes morado» y junto con las multitudinarias procesiones es común observar a devotos que usan el hábito todo el mes.

Nuestra Señora de la Nube[editar]

El lienzo de Nuestra Señora de la Nube fue colocado en el reverso de las sagradas andas del Señor de los Milagros de Nazarenas el 20 de octubre de 1747, advocación ecuatoriana, es fiel homenaje a la cuna de la fundadora del Monasterio de Las Nazarenas. Según Pedro Gjurinovich fue pintada encima de la imagen de la Virgen de la Merced, como se comprobó cuando se hizo la restauración del lienzo en el Museo de Osma.

La advocación de la Virgen de la Nube también se le conoce como la Candelaria, del Aviso o de las Lágrimas. La imagen de la Virgen María, se presenta como una reina, en su mano derecha sujeta su cetro; la azucena representa su coraza y el olivo su fruto, símbolo de su vinculación con Israel. En su brazo izquierdo carga al Niño Jesús. Es probable que su devoción la haya introducido la misma fundadora, Madre Antonia.

En 1696, en Quito, estaba enfermo y desahuciado el obispo don Sancho de Andrade y Figueroa. En el pueblo de Guálupo, de gran devoción a la Virgen María, se decidió organizar una novena por su salud; una procesión del Rosario salió camino a la catedral el 30 de diciembre y de repente se cuenta que una imagen de María apareció, formada por las nubes. Cerca de 500 personas fueron testigos del maravilloso hecho, mientras el obispo se curaba repentinamente.

Patrón del Perú[editar]

Siendo presidente de la República Alan García y el presidente del Consejo de Ministros, Javier Velásquez Quesquén, se decidió el 12 de mayo de 2010, nombrar al Señor de Los Milagros como patrono del Perú de la Religiosidad y Espiritualidad Catolica. Dicha resolución fue promulgada el 18 de octubre de 2010, al arribo de las Sagradas Andas en procesión hacia la Plaza Mayor de Lima.

Hermandad del Señor de los Milagros de Nazarenas[editar]

La HSMN es una asociación religiosa integrada por alrededor de 5000 miembros divididos en veinte cuadrillas, dos grupos (cantoras y sahumadoras) y hermanos honorarios. Está dirigida por un mayordomo general nombrado por el arzobispo de Lima. La Hermandad se encarga de difundir la fiesta y la procesión de nuestro Señor, ellos son los que llevan sobre sus hombros la imagen del Señor de los Milagros por las principales calles de Lima.

Cuadrilla / Grupo Fecha de fundación Capataz / Jefa
(2014-2016).
1a. Cuadrilla 3 de mayo de 1766
2a. Cuadrilla 3 de mayo de 1766 Juan Manuel Padilla Orellana
3a. Cuadrilla 3 de mayo de 1766 Christian Merello Poma
4a. Cuadrilla 3 de mayo de 1766 Carlos Mejía Taico
5a. Cuadrilla 16 de octubre de 1858 Hernán Chuquipul Torrejón
6a. Cuadrilla 11 de octubre de 1863 Manuel Rivera Aparicio
7a. Cuadrilla 7 de octubre de 1873 Gerardo Lecca López
8a. Cuadrilla 18 de octubre de 1887 Máximo Guerra Sotelo
9a. Cuadrilla 15 de octubre de 1904 Roberto Menacho Meléndez
10a. Cuadrilla 10 de octubre de 1920
11a. Cuadrilla 18 de octubre de 1935
12a. Cuadrilla 17 de octubre de 1935
13a. Cuadrilla 18 de octubre de 1940 Jorge Rodríguez Chuy
14a. Cuadrilla 14 de octubre de 1947 Marco Antonio Romero Ramírez
15a. Cuadrilla 10 de mayo de 1954 Sebastián Torres Paredes
16.º cuadrilla 5 de agosto de 1959 Carlos Pacherrez Luna
17a. Cuadrilla 14 de mayo de 1960
18a. Cuadrilla 29 de mayo de 1960 Wilfredo Cordero Guerra
19.º cuadrilla 30 de agosto de 1962
20a. Cuadrilla 30 de agosto de 1962
Grupo de Sahumadoras 20 de agosto de 1958 Ruth Hernández Ascencio
Grupo del Coro de Cantoras 18 de octubre de 1967 Ana Graciela Donayre de Albán
Hermanos Honorarios 26 de septiembre de 1954
Rama de Auxilios Mutuos 30 de noviembre de 1996
Procesion del Señor de los Milagros.jpg

La Comunidad de las Madres Nazarenas, tienen representantes durante los recorridos procesionales y son los Patrones y Sub-patrones de Andas acompañados por sus adjuntos correspondientemente, encargados de vigilar las andas y del cuidado de los lienzos procesionales, siendo las máximas autoridades mientras el Señor permanezca fuera de su Santuario.

Hermandades Nazarenas en el Perú y el Extranjero[editar]

Señor de los Milagros de Barranco por la Calle Saenz Peñ
* Cientos de fieles acompañan al Señor de los Milagros de Barranco en su Llegada a los Padres Oblatos

Hermandad del Señor de los Milagros de Barranco H.S.M.B.[editar]

Señor de los Milagros de Breña, al fondo las Sagradas Andas del Señor de Los Milagros de Nazarenas.

Fue fundada el 22 de octubre de 1948, actualmente cuenta con 18 cuadrillas de Hermanos cargadores, Gurpo de Hermanas Sahumadoras y Grupo de Hermanas Cantoras. Es así una de las Hermandades más grandes y organizadas de Lima.

En Barranco esta increíble devoción al Cristo de los Milagros, se inicia en el año 1945, cuando el R.P. Alfonso Zaplana Belliza, es trasladado de la parroquia de Chorrillos a la de Barranco. El pensó en las múltiples necesidades espirituales de su feligresía, especialmente en los de la clase humilde, a los que encontró muy distanciados de la parroquia. No contaba en esos momentos con un templo apropiado para poder reunirse con la feligresía, la iglesia antigua: "la Ermita", fue cerrada, después del terremoto de 1940, esta quedo muy dañada. El culto parroquial funcionaba en una pequeña casa, en donde no era posible congregar a tantos fieles, pues el lugar era muy reducido, pero había que comunicarse con ellos, reunirlos aunque sea en un parque para dirigirles la palabra; era menester ir en un pos de ellos, para atraerlos a la parroquia en construcción, conseguir que se casaran, que comulgaran, que se confirmaran, que escucharan misa dominical, en fin que de alguna manera se acercaran a Dios y a su párroco. Fue entonces, que Dios le inspiro que el mejor medio de atraerlos, era mediante la devoción al Señor de los Milagros.

La imagen es un cuadro al óleo del autor peruano Oscar Chávez Molina que realizó el bello trabajo dentro del Monasterio de las Nazarenas permiso otorgado por intermedio del Arzobispado de Lima. Dichas imágenes se veneran en la Parroquia Santísima Cruz de Barranco ubicada frente a la Municipalidad del tradicional Distrito.

En los recorridos procesionales las Imágenes van engalanadas con piedras preciosas, los rayos enchapados de oro, todo el cuadro va forrado en plata y descansa, además, en un trono de plata y madera fina; a los cuatro extremos del Anda, lado del Señor y la Virgen se encuentran pesados ángeles de bronce bañados en plata portando una azucena. Las andas tienen mucha similitud a las andas del Señor de los Milagros de Nazarenas pero adicionalmente en la base de las Andas se encuentran labrados pasajes de la pasión de Nuestro Señor Jesucristo y los escudos del Perú y de Barranco, el peso total de las sagradas andas del Señor de los Milagros de Barranco es de 2, 450 kilos.

Barranco se viste de morado y sus calles son una fiesta durante los meses de Octubre y Noviembre, tiempo en el que el "Patrón de los Balnearios del Sur" recorre las viejas calles del distrito, congregando a cientos de fieles y recibiendo infinidad de homenajes de hogares e instituciones del distrito de Barranco.

La Hermandad del Señor de los Milagros de La Victoria ( H.S.M.V.)

Fue fundada el 6 de noviembre de 1955, actualmente cuenta con 15 cuadrillas de Hermanos cargadores, Grupo de Sahumadoras y Grupo de Cantoras. En sus recorridos procesionales las andas de plata con la imagen del Señor llevan a Nuestra Señora de las Victorias, advocación mariana del principal templo parroquial del Distrito de La Victoria.

El Señor de los Milagros del Callao

En el mes de Noviembre se realiza sus recorridos procesionales los días 1º, 3.er sábado y domingo. Este acontecimiento fue unos de los más grande hechos importantes en la historia de las hermandades del Perú, ya que en el 13 de abril de 1957 ante la visita del Señor de los Milagros de Nazarenas al Callao, la Hermandad del Señor del Consuelo decide realizar la procesión por primera vez del Cristo Morado, y que hasta la actualidad es una fe muy importante y fervorosa. Actualmente los lienzos se veneran en la Iglesia de los Descalzos Franciscanos Inmaculada Concepción Templo Faro.

Un acontecimiento que marca los lazos entre la Hermandad de Nazarenas, es la solicitud que realizan la Hermandad de Nazarenas, en el año 1972, los lienzos del Callao para reemplazar los cuadros procesionales de Nazarenas, por motivos de la restauración ejecutada por el Instituto Nacional de Cultura, y habían demorado para las salidas en Octubre.

La Hermandad del Señor de los Milagros de Chorrillos (H.S.M.CH.)

Llamado también Cristo Rey de los Balnearios del Sur. Actualmente cuenta con dieciséis cuadrillas, junto con las hermanas sahumadoras y cantoras. Su mes tradicional es en Noviembre, saliendo de su casa La Iglesia San Pedro

"La Hermandad del Señor de los Milagros de Breña (H.S.M.B.)"

Fundada el 10 de noviembre de 1985, actualmente cuenta con nueve Cuadrillas de Cargadores, Grupo de Sahumadoras y Grupo de Cantoras, recorre el distrito el primer Sábado de Noviembre de todos los años, guardando sus andas en la Cia. de Bomberos Internacional 14, como ya es tradión y prolonga su recorrido el primer Domingo, guardando en la Iglesia San Pablo y Nuestra Señora del Carmen, la Festividad culmina la semana siguiente, con un recorrido en móvil, despidiéndose de sus fieles hasta el siguiente año; desde hace tres años se produce un encuentro con el Señor de los Milagros de Nazarenas en el cruce de la Av. Bolivia con el Jr. Jorge Chavez, el día 28 de Octubre; anteriormente este encuentro se producía en la Av. Brasil el día 19 de Octubre cuando el Sr. de los Milagros de Nazarenas visitaba el Hospital del Niño.

La Hermandad del Señor de los Milagros de Jesús María

Fundada el 15 de septiembre de 1939. Actualmente cuenta con ocho cuadrillas, pero a pesar de ello ha cumplido ya 70 años de vida institucional de servicio y fe por el Señor de los Milagros y es reconocida como una de las Hermandades de mayor importancia de Lima.

La Hermandad del Señor de los Milagros de Comas

Fue fundada el 30 de octubre de 1960, en la zona conocida como La Libertad en el Km 11 de la Av. Tupac Amaru, consta de 8 cuadrillas, un grupo de Sahumadoras y Cantoras; es considerado el Patrón de Comas y de Lima Norte. Su efije es una de las replicas que se asemeja más a la original.

La Hermandad del Señor de los Milagros de Huancayo

Fundada el 23 de octubre de 1947, actualmente cuenta con 8 cuadrillas de hermanos cargadores, y hermanas sahumadoras, es otra hermandad de renombre en el Perú La imagen pintada por un autor Italiano, en los recorridos el anda va engalanada de manera muy parecida al Señor de los Milagros de Nazarenas, con enchapadados de plata y oro, se estima que el peso es de 1800 kilos.

La Hermandad del Señor de los Milagros de San Ramón

Fundada el 05 de octubre de 1943, conformada por hermanos y hermanas cargadores, sahumadoras, en sus aniversario 70 de fundación se cambio los recorridos a zonas no idas antes integrando a todos los fieles de la ciudad, siendo sus salidas el dia 1 de octubre 28 de octubre dia principal y 31 de octubre como guardada.

La Hermandad del Señor de los Milagros de Chepen El Señor de los Milagros es para Chepen, un símbolo de amor y fe,,que por mas de ciclo y medio, se ha venerado en esta ciudad, congregado gentes de todos los pueblos vecinos, durante las peregrinaciones del Cristo Morado por las calle de Chepen, esta ciudad se pinta de morado en octubre. Los chepenanos con hábitos,inciensos,alfombras,cantos,danzas y sobre fe honran y reciben en sus barrios, casas, capillas e instituciones la sagrada imagen del Cristo Nazareno, que es para Chepen y el mundo el auxilio el amparo, el Verbo de Dios. Nuestro Señor

Proclamación del Señor de los Milagros, Patrón de los peruanos en el mundo[editar]

El 15 de octubre de 2005, el Vaticano en coordinación con el Arzobispado de Lima, designó por unanimidad nombrar al Señor de los Milagros como Patrón de los Peruanos Residentes e Inmigrantes, ya que cuando comenzaron a emigrar a otros países, éstos continuaron con el culto en múltiples ciudades del mundo, también durante el mes de octubre. Así, hay decenas de ciudades importantes donde se lleva a cabo esta procesión, la misma que comienza a ser reconocida internacionalmente y en muchos casos, auspiciada oficialmente por diversas autoridades locales.

Principalmente, se llevan a cabo procesiones en las siguientes ciudades y zonas:

a) En el Departamento de Lima, Perú:

b) En otros departamentos del Perú:

c) En otros lugares del Perú:

d) En el mundo:

El 26 de octubre de 2003, en la Plaza de San Pedro, el papa Juan Pablo II bendijo a los devotos del Señor de los Milagros. Fue al finalizar el rezo del Ángelus, cuando el Papa dirigió una bendición especial a los devotos del Cristo de Pachacamilla que llegaron con imágenes del Cristo Moreno. Hablando en español, el papa saludó a los cuatro mil integrantes del Centro Latinoamericano Entre Nosotros y la Hermandad del Señor de los Milagros de Roma, que llegaron a la plaza para acompañar el rezo del Ángelus y ofrecer sus oraciones por el jefe de la Iglesia Católica. Los devotos del Cristo Moreno llegaron luciendo el tradicional hábito morado que los caracteriza.

El 18 de octubre de 2005, durante una procesión en Roma, los fieles obtuvieron también la bendición del papa Benedicto XVI.

Feria del Señor de los Milagros[editar]

Paseillo en la Plaza de Acho en una tarde de la Feria del Señor de los Milagros, cuya imagen se halla en una alfombra de flores.
Cartel de la Feria del Señor de los Milagros 2012.

La Feria del Señor de los Milagros es un evento taurino realizado anualmente en la Plaza de Toros de Acho, en Lima, Perú. En él se reúnen las principales figuras del toreo nacional e internacional, quienes se disputan el Escapulario de Oro del Señor de los Milagros, máxima distinción de la feria.

Se realiza en homenaje al Señor de los Milagros, Patrono del Perú y Patrón Jurado de Lima entre los meses de octubre, noviembre y diciembre. Es considerado por la crítica el evento taurino más importante de América del Sur.

Los escapularios de oro y de plata son las distinciones que otorga la feria una vez culminada, al matador y a la ganadería, respectivamente, de mejor actuación en la feria. En 1947, una vez establecida oficialmente la temporada de corridas entre octubre y noviembre, es que se crea como premio el "Escapulario de Oro del Señor de los Milagros". En 1969 se crea la "Divisa de Oro", para premiar al mejor toro de la feria. En 1970 queda establecido como "Escapulario de Plata", entregado al ganadero propietario del mejor toro lidiado en la feria.

El Escapulario, tanto el de oro como el de plata, es una imagen tallada en alto y bajo relieve en oro de la limeña advocación del Señor de los Milagros.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Banchero Castellano, Raúl: Lima y el mural de Pachacamilla. Lima: Editorial Jurídica, 1972.
  • Banchero Castellano, Raúl: La verdadera historia del Señor de los Milagros. Lima: Inti-Sol, 1976.
  • Banchero Castellano, Raúl: Historia del mural de Pachacamilla. Lima: Consejo Directivo del Monasterio de las Nazarenas Carmelitas Descalzas, 1995.
  • Bowser, Frederick: El esclavo africano en el Perú colonial. México, 1977.
  • Colmenares Fernández de Córdova, Felipe: El día deseado. Lima: Imprenta de la Calle San Jacinto, 1771.
  • De la Cruz, Anthony: Cofradías negras en el Perú colonial (tesis de bachiller en Historia). PUCP (Lima), 1984.
  • Del Busto, José Antonio: Breve historia del negro del Perú. Congreso de la República, 2001.
  • Gallegos Fernandez, Jean Carlo: Il Signore dei Miracoli nel mondo. Italia: Gran Vía, 2008.
  • Klaiber, Jeffrey Lockwood: El Señor de los Milagros: devoción y liberación. Lima: CEP (Centro de Estudios y Publicaciones), 1998.
  • Francesco Pini (compilador): El rostro de un pueblo, estudios sobre el Señor de los Milagros. Lima: Fondo Editorial Universidad Católica Sedes Sapientae, 2005.
  • Rostworowski, María: Pachacámac y el Señor de los Milagros. Lima: IEP, 1992.
  • Vargas Ugarte, Rubén: Historia del Santo Cristo de los Milagros. Lima: Imprenta Sanmartí, 3.ª edición, 1966.
  • Vásquez de Novoa, Pedro: Compendio histórico de la prodigiosa imagen del Santo Cristo de los Milagros (manuscrito del 19 de junio de 1766). Imprenta de Don José María Concha, 1866.

Enlaces externos[editar]