Turnix sylvaticus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Torillo andaluz
Turnix sylvatica.jpg
Estado de conservación
En peligro crítico (CR)
En peligro crítico (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Charadriiformes
Familia: Turnicidae
Género: Turnix
Especie: T. sylvaticus
Desfontaines, 1789

El torillo andaluz[1] (Turnix sylvaticus) es una especie de ave charadriforme de la familia Turnicidae. Existen nueve subespecies o formas diferentes distribuidas en África tropical, Mediterráneo occidental, Sureste de Asia y Filipinas. Varias de ellas se encuentran aisladas geográficamente en islas o archipiélagos, como Turnix sylvatica nigrorum -isla de Negros-, T. s. masaaki –Mindanao, Filipinas-, T. s. suluensis -isla de Jolo, archipiélago Sulu- y T. s. whiteheadi –Luzón, Filipinas-. Otras ocupan territorios algo más amplios, como son T. s. davidi -Indochina y Taiwán- , T. s. dussumier -Pakistán, India y Nepal- y T. s. lepurana –Africa al sur del Sáhara-. La subespecie nominal, Turnix sylvatica sylvatica, se distribuía a principios del siglo XX a lo largo de la franja costera de Marruecos, Argelia y Túnez, así como Sicilia, el sur de Portugal y Andalucía litoral. Hoy, sin embargo, ha quedado recluida a un par de enclaves en Marruecos y algún pequeño núcleo en Andalucía, al borde mismo de la extinción. Actualmente hay varios grupos en España y Marruecos trabajando para localizar estos últimos ejemplares.

Estatus legal[editar]

El estatus de protección del torillo andaluz no deja lugar a dudas sobre su delicada situación en Europa y norte de África: ostenta las máximas categorías en los diferentes listados.

  • Libro Rojo de las Aves de España (Garrido y Máñez, 2004): la subespecie local (nominal) recibe la categoría de máxima amenaza: “En Peligro”.
  • Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (R.D. 439/90): declarado “En Peligro de Extinción”.
  • Directiva AVES (79/409CE): Incluido en el Anexo I.
  • Convenio de BERNA: incluido en el Anexo II como “Estrictamente Protegida”.
  • Libro Rojo de los Vertebrados de Andalucía (CMA, Junta de Andalucía, 2001): declarado “En Peligro Crítico”.
  • El Estatus de Conservación reflejado en el análisis de la UICN (LC) no hace referencia específica a la forma mediterránea Turnix sylvatica sylvatica, aislada geográficamente del resto de las formas y en grave peligro de desaparición. Está basado en el grueso de la población mundial, perteneciente a otras subespecies.

Biología de un ave única[editar]

(Texto extraído parcialmente de Garrido y Gutiérrez, 2010): El torillo andaluz es en sí mismo una joya de la naturaleza, con características que lo hacen realmente único en el conjunto de las aves. Por lo que sabemos, presenta unos patrones de comportamiento y morfología donde los papeles sexuales están intercambiados con respecto a prácticamente el resto de las especies de aves. Así, presenta patrones de polimorfismo sexual inverso –la hembra ostenta el plumaje coloreado frente al críptico del macho-. También practica la poliandria secuencial, es decir, es la hembra la que define un territorio en el que puede dar cobijo a varios machos que quedarán al cuidado de la incubación y la crianza de los polluelos. Por último, es la hembra la que emite el canto de reclamo y defensa territorial, frente a unos machos bastante más silenciosos. Según parece, estos curiosos hechos ha llevado a alguna asociación feminista de EEUU a elegir al torillo como símbolo de sus reivindicaciones.

El torillo andaluz en España[editar]

(Texto extraído parcialmente de Garrido y Gutiérrez, 2010): Desde las referencias históricas a la presencia de torillos en España del siglo IXX y principios de XX, no tenemos datos contrastado hasta hace treinta años en que podemos decir que empieza la historia moderna del torillo en España. A finales de los años 70 y principios de los 80 Luis García, ornitólogo de la Estación Biológica de Doñana, recolectó unos pocos ejemplares, abatidos en el entorno de El Rocío (Doñana), de las perchas de algunos cazadores de esta localidad. Estos ejemplares constituyen la última prueba física de la existencia de torillos en España. A partir de esta fecha escasos proyectos han intentado acercarse a la situación y problemática de la especie sin apenas resultados.

A principios de los 90 el Ministerio de Medio Ambiente financia un par de trabajos para tratar de arrojar algo de luz sobre la situación del torillo andaluz (Parreño, 1991; Urdiales, 1993). El primero a base de encuestas apenas puede aportar nada, mientras que el segundo confirma la presencia del torillo en Doñana en base ha escuchas positivas, pero desgraciadamente sin aportar pruebas físicas como grabaciones o material biológico. A su vez la Junta de Andalucía encarga otro estudio en Cádiz (Solís, 1995) que tampoco obtiene resultados positivos, aunque sí la referencia de la presencia de torillos en una localidad, Los Llanos de Guerra, hasta mediados de la década.

A partir de 1995 la Estación Biológica de Doñana/CSIC, arranca con una serie de iniciativas dirigidas por Héctor Garrido, que durante más de diez años tratará de desvelar la situación de la especie no sólo en Doñana y su entorno, si no en otras localidades andaluzas y norteafricanas. Durante este tiempo se obtienen en España un buen número de referencias antiguas y algunas actuales, que no pueden ser confirmadas. Sin embargo se redescubre a la especie en Marruecos en el año 2000, donde no había citas irrefutables desde hacía dos décadas y se consideraba extinguido. Este hito supone un paso de gigante en el conocimiento del torillo al ser la primera vez que se obtienen resultados positivos tras una trabajo sistemático y se aportan nuevos métodos de búsqueda, como son las huellas y otros indicios (Garrido, 2004).

Entre los años 2005 y 2008 la Junta de Andalucía financia por primera vez un proyecto más ambicioso, dirigido por Francisco Quirós, para tener personal liberado e intentar dilucidar la presencia de la especie (Gutiérrez Expósito, 2008). En un primer momento se trabaja en el Espacio Natural y su Entorno, para después ampliar el esfuerzo a otras localidades andaluzas de las provincias de Huelva, Cádiz, Málaga, Almería y Sevilla. Al mismo tiempo, el Colectivo Ornitológico Cigüeña Negra lanza una prospección en la provincia de Cádiz, con financiación de la Diputación de Cádiz. Una vez más no se obtienen resultados positivos, aunque siguen apareciendo algunas citas aisladas que desgraciadamente no han podido ser confirmadas. Por su parte el Zoobotánico Jerez, en colaboración con el equipo de la Junta de Andalucía comienza con la reproducción en cautividad de Turnix suscitator, teniendo a día de hoy las instalaciones y la técnica de reproducción en cautividad puestas a punto para el torillo andaluz.

Todos los trabajos de prospecciones llevados a cabo durante los últimos quince años en varias provincias andaluzas hacen pensar que la especie podía haber desaparecido completamente. Sin embargo, conforme se ha ido avanzando en el conocimiento sobre la especie a través de diversos viajes comparativos a otro lugares del mundo donde existen formas similares (principalmente Namibia y Marruecos), se ha podido constatar la baja eficacia de la metodología usada, al tiempo que se han rediseñado algunos de los métodos y se han creado otros nuevos más eficaces. Es por ello que la bajísima existencia de datos positivos no debe llevar a conclusiones precipitadas y, ni mucho menos, al desaliento. Aún hoy se producen algunos registros positivos –muy dispersos y esporádicos (el último en Doñana en 2007)- que apuntan a la existencia de algún grupo superviviente, probablemente en las provincias de Huelva y Cádiz. Sus extremadas baja densidad y fragmentación, en combinación a los movimientos estacionales, hacen de su localización todo un reto, aunque más asequible conforme conocemos más sobre la especie.

Referencias[editar]

  1. Bernis,F.; De Juana, E.; Del Hoyo, J.; Fernández-Cruz, M.; Ferrer, X.; Sáez-Royuela, R. y Sargatal, J. (1996). «Nombres en castellano de las aves del mundo recomendados por la Sociedad Española de Ornitología (Tercera parte: Opisthocomiformes, Gruiformes y Charadriiformes)». Ardeola 43 (2):  pp. 231-238. http://www.seo.org/wp-content/uploads/tmp/docs/vol_43_3_tercero.pdf.  Consultado el 1 de marzo de 2013.

Enlaces externos[editar]