Televisión electromecánica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La televisión electromecánica fue un sistema de televisión basado en el uso de elementos mecánicos y eléctricos, y no en el iconoscopio, tubo de imagen electrónica, u otro elemento de representación.

Fue diseñado hacia 1922 por el escocés John Logie Baird; el inventor estadounidense Charles Jenkins trabajaba hacia 1923, independientemente, sobre la misma idea llegando a emitir públicamente (en junio de 1925) las primeras imágenes en movimiento.

Se basa en el uso de un disco de Nipkow como elemento explorador de imagen, elemento que será utilizado de nuevo (en sincronismo con el elemento explorador) en el receptor.

El sistema es en realidad muy sencillo: un disco de Nipkow giratorio recibe la imagen de una lente; por el foco de ésta pasan los distintos agujeros que han sido realizados, en espiral, en el disco: cada uno de los distintos agujeros van a formar, con su giro, un arco de exploración (o línea, en el lenguaje moderno) el cual cae encima de una célula de selenio. Según la intensidad (o brillo) de cada una de las partes de la imagen dicha célula emite mayor o menor cantidad de corriente, la cual será remitida (por cable o radioondas) a un receptor.

El sistema de recepción (o receptor de televisión, en el lenguaje moderno) es similar: un disco perforado en espiral gira delante de una lamparita de neón en sincronismo con la señal recibida; según sea mayor o menor la intensidad de la señal la lamparita brillará con distinta intensidad de brillo. El disco, al girar, crea líneas de imagen las cuales, por persistencia retiniana, forma la imagen en movimiento. El receptor cuenta, además, con un reóstato cuya misión es hacer que el disco gire a mayor o menor velocidad: con ello se consigue que la imagen se forme en perfecta sincronía con el emisor evitando el parpadeo de la misma.

Este sistema de televisión fue puesto a punto a partir de las primeras experiencias de Baird en 1924. En sus orígenes contaba con un barrido de 30 líneas y un refresco de 12 imágenes por segundo; en 1926 su todavía rudimentario equipo mostraba 50 líneas de imagen con un refresco un poco mayor, lo que no impedía que la imagen fuese todavía parpadeante.

En septiembre de 1929 logra inaugurar, en los locales de la BBC, las primeras emisiones regulares de televisión para un público todavía reducido, pero que en menos de un año llega a la enorme suma de 3.000 receptores.

Las sucesivas mejoras de Baird, las notas de prensa y los esquemas que publicó permitieron que en en el período 1930-1935 en los Estados Unidos se comenzaran a comercializar kits, muy al estilo norteamericano, para la fabricación casera de receptores de televisión; aunque estos equipos eran primitivos permitían recibir imágenes con una calidad de entre 30 y 60 líneas por imagen. El coste de estos sets estaba entre los 25 dólales (piezas sueltas, para montar) y los 35 dólares en los equipos completamente ensamblados.

A partir de 1933 Alemania comienza a experimentar con sus propios métodos, aunque sin apartarse del modelo original de Baird: el día 18 de abril de 1934 la estación experimental Paul Nipkow inicia sus emisiones, interrumpidas esporádicamente por la guerra, hasta que finalmente deja de salir al aire en año 1944. Es a partir de 1935 cuando la programación es ya regular, con un estricto horario y una programación específica.

En 1936 Baird instaló un sistema de televisión electromecánica en Berlín, para el gobierno de Hitler. Sin embargo, en marzo de ese mismo año, el científico alemán Manfred vor Ardenne presentó en la revista Proceedings of the Institute of Radio Engineers un sistema de televisión electrónica, la cual llegaría a desbancar el sistema de Baird pese al enorme espaldarazo que le dio la inauguración de los XI Juegos Olímpicos celebrados en Berlín en agosto de 1936 e inaugurados, con gran pompa y publicidad, por los principales jerarcas del Partido Nazi.

En 1936 el Partido Nazi se encarga de que los Juegos Olímpicos pasen a la historia, no sólo por el tono político con el que lo organizaron sino empleando la televisión como medio de comunicación de masas: al efecto establecen unos locales en los cuales grandes pantallas de televisión (algunas de ellas, modernas para la época, estaban dotadas de decenas de miles de lamparitas de sodio) permiten ver a un centenar de personas las retransmisiones deportivas (se calcula que, en total, asistieron unas 150.000 personas a este tipo de locales).

Limitaciones en el tamaño del disco explorador (algunos modelos llegaron a medir 50 cm de diámetro), en el número de orificios perforados en espiral, en la difracción de la luz en los orificios y en la calidad de la imagen (brillo y parpadeo) impidieron pasar de las 450 líneas de resolución: compárese con las 525 líneas del sistema NTSC o las 625 líneas del PAL.

Al final fue la televisión electrónica, apoyada en el tubo de imagen (iconoscopio) la que ganó la batalla, imponiéndose sobre la televisión electromecánica, superándola y relegándola al olvido. Aunque Baird mejoró sucesivamente su invento aumentando el número de líneas, el refresco, incorporando incluso el color a las imágenes o el efecto tridimensional (que nunca se llegó a comercializar), el público se había acostumbrado a la televisión electrónica (todavía en blanco y negro) y olvidó pronto ese invento y su inventor.

Television Machine with 4 LED - Strips


Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]