Tarta de fresas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Glaseado de fresas frescas con gelatina para las tartas

Necesitarás: Una tapa de pastel horneada y fría 1 cuarto de galón de fresas maduras (556 gramos) Un cuchillo de pelar 1 taza de azúcar

Instrucciones :

1 Prepara las fresas enjuagándolas en agua fría y luego pélalas. Con el cuchillo de pelar, corta las fresas a la mitad o déjalas enteras. 2 Coloca el azúcar, el almidón de maíz y el agua en la cacerola y lleva todo a un hervor, revolviendo hasta que se espese. 3 Incorpora el polvo de la gelatina de fresa en la combinación hasta que se disuelva y luego deja que la mezcla se enfríe ligeramente. 4 Arregla las fresas en la parte inferior de la corteza horneada de la tarta en la forma en que desees, formando un patrón o colocando las fresas cortadas en forma homogénea sobre la misma. 5 Vierte la mezcla de gelatina sobre las fresas. 6 Refrigera la tarta de fresas hasta que esté fría y el relleno de la tarta se encuentre firme.

Tarta de fresas simple.

La tarta es una de las tartas clásicas de fruta que se hace de muchas formas y cuya capa superior está hecha normalmente de fresas. No sólo se la conoce en países germánicos sino también en Inglaterra, Polonia y Rusia.

Dos de las variedades más comunes son:

  • La base es una capa de pastaflora[1] untada de confite sobre la que se presenta una capa de galletas. Sobre esto se disponen las fresas.
  • Las fresas se disponen sobre una base de pastaflora.

Se emplea siempre fresas frescas a las que se cubre mediante azúcar glasé. Todas las formas posibles de conservación sólo se pueden aplicar parcialmente a las fresas y no se consigue un producto adecuado para el consumo. La tarta de fresas se sirve a menudo con crema batida al café.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Definición de la palabra en el diccionario de la RAE

Enlaces externos[editar]