Techo (organización)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «TECHO (organización)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Techo (organización)
Juntos por un mundo sin pobreza.
Logo de la Organización TECHO.jpg
Logo TECHO
Tipo ONG,
Fundación 1997
Sede Flag of Chile.svg Chile, Santiago de Chile
Departamental #440
San Joaquín - Oficina Central
Servicios desarrollo comunitario, construcción de viviendas de emergencia, habilitación social, lucha contra la extrema pobreza
Director María Isabel de Allende-Salazar
Capellán Juan Cristobal Beytía
Director Social Agustín Wolff
Asociados Felipe Berríos
Sitio web Techo

Techo, es una organización no gubernamental (ONG) latinoamericana, sin inclinaciones políticas ni religiosas, orientada a superar la extrema pobreza, a través del trabajo de jóvenes voluntarios y pobladores de asentamientos precarios, quienes en un trabajo conjunto, buscan soluciones concretas para obtener una vivienda digna y así combatir la desigualdad social. Con la implementación de un modelo de intervención por etapas y enfocado en el desarrollo comunitario, TECHO busca, a través de la ejecución de diferentes planes, construir una sociedad justa y sin pobreza, donde todas las personas tengan la oportunidad desarrollar sus capacidades, ejercer y gozar plenamente de sus derechos.

La organización nace en el año 1997 en Chile, por iniciativa de pocos jóvenes universitarios, encabezados por el sacerdote jesuita Felipe Berríos S.J., en este país más adelante fue llamada «Un Techo para Chile», internacionalizándose en el resto de Latinoamérica como «Un Techo para mi País» -y el nombre del país- (Un Techo para mi País Colombia, Un Techo para mi País Honduras, ETC), en 2012, la organización decide unificar la marca, y pasa a llamarse «TECHO» en todos los países donde tiene presencia. La organización abarca como primera fase de su intervención en las comunidades la construcción de viviendas de emergencia mediaguas, en segunda instancia la etapa de "habilitación social" (micro créditos, educación, bibliotecas, capacitación, organización comunitaria, entre otros), y finalmente busca comunidades auto-sustentables con la construcción de viviendas definitivas, y un modelo de trabajo donde la comunidad no necesite de la intervención directa de la organización.

En 2006 la fundación adquiere el estatus de Entidad de Gestión Inmobiliaria Social (EGIS), otorgado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

TECHO está presente en 19 países de América Latina: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Y cuenta con una oficina de consecución de recursos en Miami y Nueva York, Estados Unidos así como también en Londres, Inglaterra.

Actualmente su Director Ejecutivo es María Isabel de Allende-Salazar y su Director Social es Agustín Wolff.

Historia[editar]

Felipe Berríos, fundador de "Un techo para Chile".
Archivo:Logo Un Techo para Chile - 2000.jpg
Mediaguas en el 2000
2000 al 2001
Archivo:Logo Un Techo para Chile 2001 - 2006.jpg
Un Techo para Chile
2001 a 2006
Archivo:Logo Un Techo para Chile - 2006.jpg
Un Techo para Chile - 2010 Sin campamentos
2006 al 2010
Archivo:Logo Un Techo para Chile 2011.jpg
Un Techo para Chile
2006 al 2011
TECHO - Chile
2012 a la actualidad

Antecedentes[editar]

Durante la segunda mitad del siglo XX fue frecuente en Chile el surgimiento de asentamientos informales —conocidos como poblaciones callampas, por su rápido crecimiento— en la periferia de los principales centros urbanos.

En 1990, luego del fin del régimen militar, la población que estaba bajo la línea de pobreza en el país (determinada por el ingreso mínimo necesario por persona para cubrir el costo de una canasta básica individual de necesidades alimentarias y no alimentarias)[1] rondaba al 40%, según lo registrado por la encuesta Casen.

Creación[editar]

"Un Techo para Chile" nace el 18 de julio del año 1997, cuando el sacerdote Felipe Berríos SJ fue invitado por la Pontificia Universidad Católica de Chile a acompañar a jóvenes a misionar en las comunidades de Curanilahue y Lebu, en la Región del Biobío. Luego de tres años de visita a la zona, decidieron construir una capilla, y al año siguiente convocaron a otros universitarios a construir 350 casas provisiorias, llamadas mediaguas, para familias de la zona que vivían en la extrema pobreza.

Tras esa primera experiencia, se fijó la meta de construir "2.000 mediaguas para el 2000". Con esa meta se movilizaron alrededor de 600 voluntarios en verano y en invierno, logrando alcanzar y superar lo propuesto en agosto de 1999, construyéndose 5.701 viviendas básicas. En 2000 se fijó una nueva meta de construir 2.000 mediaguas durante año, propósito que también se cumplió.[2]

Expansión nacional e internacional[editar]

Ese mismo año, el proyecto se expande por el país e instala oficinas en distintas ciudades del país, Iquique, Antofagasta, Copiapó, La Serena, Rancagua, Talca, Chillán, Los Angeles, Temuco, Valdivia, Osorno y Puerto Montt. Al año siguiente, en 2001, se convierte en una fundación sin fines de lucro llamada "Un Techo para Chile". En esa época fecha existían más de 1.000 campamentos en todo Chile.[1] Paralelamente a su creación en Chile, se generarían experiencias similares en el extranjero tras los terremotos de 2001 ocurridos en El Salvador, y Perú, que se convertirían en la organización "Un techo para mi país".

Paralelo a todo este trabajo, y ante la experiencia recogida por el trabajo de voluntarios y pobladores de campamentos, surgen dos áreas claves dentro de la organización: Habilitación Social y Vivienda Definitiva. Ambas áreas entienden la necesidad de desarrollar y entregar a las familias herramientas integrales, donde la participación de ellas mismas es la clave para lograr un avance en su propia realidad.

En 2006 la fundación adquiere el estatus de Entidad de Gestión Inmobiliaria Social (EGIS), otorgado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo. En 2007 la cifra de campamentos en Chile era de 533, la mitad de los que había en 2001.[3]

A partir de la consolidación de este modelo de trabajo, la fundación se plantea una meta mucho más grande que las anteriores: erradicar todos los campamentos de nuestro país al Bicentenario de Chile. De esta urgencia es que nace el lema “2010 sin campamentos”, explicitando que los jóvenes no permitirán que en el año en el que se celebran 200 años de independencia, sigan viviendo familias en campamentos.

Tras el terremoto que afectó a Chile el 27 de febrero de 2010, la fundación se puso como meta construir más de 20.000 viviendas en la zona catastrada. Para ello se unió con otras fundaciones y con el gobierno en una campaña solidaria llamada "Chile ayuda a Chile", que logró recaudar $45.974.813.684 (USD $88.413.103).[4]

Desde el año 2010 la fundación entra a trabajar con voluntarios a los Blocks, viviendas sociales entregadas por el gobierno durante 20 años ubicadas en la periferia y que se han convertido en verdaderos campamentos de cemento y guetos de delincuencia y narcotráfico.

Organización[editar]

La fundación imitó iniciativas de organizaciones de caridad de Estados Unidos y lanzó una línea de pulseras de color naranja para obtener recursos.

Centro de Investigación Social[editar]

El Centro de Investigación Social (CIS) se define como "un espacio de reflexión, debate e investigación donde es posible generar información y nuevos conocimientos relacionados con la pobreza, sus causas, problemas y posibles soluciones".Se forma inicialmente con la intención de profundizar el trabajo en campamentos y barrios, a partir del levantamiento de información relevante sobre éstos, además de la producción de actividades que apunten a la reflexión de temas afines a pobreza y extrema pobreza.[cita requerida]

En los últimos años ha ido reorientando su accionar, para reforzar la misión de ser un referente de opinión en la sociedad chilena, a partir de las experiencias de trabajo conjunto con los pobladores de campamentos y barrios del país. Así, se apunta a establecer un diálogo concreto con el sector público y una discusión más profunda respecto de las políticas públicas, poniéndose a disposición del país testimonios y propuestas que puedan ayudar a mejorar y construir los proyectos sociales en Chile, destacando siempre como eje principal las necesidades de los potenciales beneficiarios, quienes son las familias más vulnerables de nuestra sociedad.[5]

Centro de Innovación Social[editar]

La creación del Centro de Innovación, nace para dar respuesta a un fenómeno propio de la exclusión que afecta a los sectores más vulnerables en nuestro país, denominado “Castigo de la pobreza”. Y es que este grupo al tener tan bajos recursos, no han sido considerados consumidores de valor por parte de las empresas, y por tanto, no se han desarrollado soluciones privadas a la medida de sus necesidades y capacidad de pago.[cita requerida]

Un Techo para Chile y su Centro de Innovación, ha sido uno de los principales promotores de este cambio de paradigmas, teniendo como objetivo democratizar los avances tecnológicos y científicos para los grupos de menores recursos. Ha logrado generar y catalizar productos y servicios rentables desde el sector privado, para dar soluciones sociales revolucionarias que están colaborando con la superación de la pobreza.[cita requerida]

Financiamiento[editar]

Durante los años 2006, 2007 y 2008 se recaudaron $2.939.632.919, fundamentalmente por donaciones de empresas y particulares.[2]

Trabajo[editar]

Construcción de una mediagua, llamada por la fundación "Etapa de inserción".

El trabajo de la fundación es realizado mediante 5 etapas que apuntan a la obtención de un nuevo barrio, el cual actúa como vehículo para ir desarrollando todas las áreas de una comunidad.[2]

  • Inserción: entrada de Un techo para Chile al campamento, tras lo que se inicia la construcción de viviendas de emergencia, para aliviar una primera necesidad que es contar con suelo y techo para las familias. Esta etapa termina luego de la construcción, cuando se insertan voluntarios permanentes en el campamento y se constituye una mesa de trabajo entre voluntarios y dirigentes elegidos por los pobladores.
  • Mesa de trabajo: La mesa, constituida en la etapa anterior, realiza una evaluación de la situación del campamento y, en base a ésta, se ordena el trabajo de los voluntarios permanentes, quienes se reparten en dos áreas:

1. "Educación", Donde los jóvenes voluntarios pueden trabajar en dos instancias, la primera llamada "Taller Nuestra sala" o "Reforzamiento escolar" ayudando a los niños y jóvenes pobladores del campamento a nivelar sus aprendizajes, enseñando métodos de estudio, hablando con apoderados, profesores y el mismo niño y ayudándolo semana a semana a estudiar. por otro lado se encuentran los TAP (talleres de aprendizaje popular) En los cuales un poblador enseña algún oficio a los demás pobladores del campamento que estén interesados, apoyado por voluntarios.

2. "Trabajo", dentro de la cual esta el "Emprendimiento", Donde se apoya y fortalece el emprendimiento en las comunidades, mejorando continuamente las capacidades de los emprendedores y los resultados de sus microempresas, gracias al apoyo de un voluntario asesor, un Consejo Empresarial y el acceso a una serie de herramientas que el programa pone a disposición, dentro de las que destacan; el Financiamiento, capacitaciones, seguimiento y un set de Desafíos a enfrentar. y la "Empleabilidad" donde se ataca a la vulnerabilidad del poblador de campamento, informándolo de sus oportunidades y beneficios, dándole habilidades básicas para insertarse en la sociedad como talleres de Curriculum Vitae, etc... De está forma el voluntario se convierte en un "Habilitador Social" el cual le da las herramientas al poblador para poder salir adelante, atacando a las dos causantes mayoritarias de la pobreza, la educación y el trabajo, habilitando al poblador para que al salir del campamento e irse a su nuevo barrio tenga de todo para poder surgir.

  • Comité de vivienda: Un techo para Chile opera como Entidad de Gestión Inmobiliaria Social (EGIS) y como Prestadores de Asistencia Técnica (PSAT), según lo estipulado por el Ministerio de Vivienda. La EGIS de la fundación asesora y supervisa los procesos de postulación a viviendas, gestiona la construcción de los proyectos con empresas inmobiliarias, y realiza estudios sobre los terrenos donde se edificarán los nuevos barrios.
  • Construcción del nuevo barrio
  • Consolidación del barrio

Difusión internacional[editar]

Críticas[editar]

Calidad de viviendas[editar]

Luego del terremoto de febrero de 2010, el alcalde de Arauco, Mauricio Alarcón, no autorizó a los voluntarios de la fundación a construir mediaguas en la localidad de Llico, debido a que a su juicio eran viviendas "indignas" por no tener "filtros (para la humedad)", y además porque dichas soluciones habitacionales podían derivar en campamentos defnitivos.

La gente de Llico prefiere seguir en carpas a que les den soluciones indignas.

Mauricio Alarcón.[6]

Así mismo, miembros de la Facultad de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile plantearon que se podrían construir mejores viviendas al mismo precio.[7] El capellán de "Un techo para Chile", Felipe Berríos, desestimó las críticas; acusó de "falta de ética" al edil de Arauco por no permitir que las familias tengan viviendas de emergencia,[8] y planteó que la opción más barata de construcción era la mediagua.[7]

Tal vez este alcalde nunca ha estado en una mediagua ni las conoce (...) Está bastante confundido, quizas estresado por todo lo que le ha tocado vivir, y no entiende lo que dice.

Felipe Berríos.[8]

Le digo públicamente a la Escuela de Arquitectura de la UC que si ellos son capaces de construir una casa con los mismos metros cuadrados, con el mismo grosor de madera y más barata, se la compramos felices, pero están acostumbrados a jugar con palitos de maquetas y hacer casas sin límites de metros cuadrados

Felipe Berríos.[7]

Eficiencia[editar]

La Intendenta de la Región del Biobío, Jacqueline van Rysselberghe, declaró que la construcción de las mediaguas había sido muy lenta, ya que a casi un mes del terremoto del 27 de febrero de 2010, se habían levantado poco más de 250 viviendas, de un total de 15 mil solicitadas.[9]

Promoción[editar]

En 2004, una mediagua construida por los voluntarios de la fundación fue instalada sobre un pilar frente del Palacio de La Moneda, sede del Presidente de la República en Santiago, intentando llamar la atención de transeúntes, conductores, y autoridades.

Más que una protesta, es luchar para que se reconozca una realidad que existe los 365 días del año e invitarlos a todos a que podemos hacer algo por cambiarla.

Sebastián Gatica, director social de "Un techo para Chile".[10]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Instituto Libertad (agosto de 2007). «Análisis de los resultados, CASEN 2006» (PDF) págs. 33. Consultado el 9 de diciembre de 2009.
  2. a b c Un techo para Chile (2007). «Memoria 2007» (en español) (pdf) págs. 34. Consultado el 5 de diciembre de 2009.
  3. Un techo para Chile (2007). «Catastro Nacional de Campamentos 2007» (PDF) págs. 70. Consultado el 5 de diciembre de 2009.
  4. «"Recaudación final de “Chile ayuda a Chile” triplica la meta propuesta"». La Nación (18 de marzo de 2010). Consultado el 18-03-2010.
  5. Un techo para Chile. «CIS - Centro de Investigación Social».
  6. «Alcalde de Arauco devuelve 65 mediaguas de Un techo para Chile por "indignas"». La Segunda (10 de marzo de 2010). Consultado el 17-03-2010.
  7. a b c «Felipe Berríos ante las críticas: En la UC están acostumbrados a jugar con palitos de maqueta». Cooperativa (23 de marzo de 2010). Consultado el 23-032010.
  8. a b «Felipe Berríos acusa "falta de ética" en edil de Arauco por rechazar mediaguas». EMOL (11 de marzo de 2010). Consultado el 17-03-2010.
  9. «Intendenta del Bío-Bío critica duramente a Un Techo Para Chile por su “ineficiencia” en la construcción». Radio Bio Bío (23 de marzo de 2010). Consultado el 23-032010.
  10. «Mediagua frente a La Moneda». La Segunda (14 de julio de 2004). Consultado el 18-03-2010.

Enlaces externos[editar]