Túbal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Túbal (en el idioma asirio es Tabal y en el idioma griego es Tibarenoi) fue, según los escritos de la Biblia, hijo de Jafet y nieto de Noé. No debe ser confundido con Tubalcaín, quien fue hijo de Lamec, descendiente de Caín y hermano de Naamá. Se le atribuye a Tubalcaín la fundación de Tarazona, en Zaragoza.

Biblia[editar]

El conocimiento de la forma de trabajar el hierro y el cobre se difundió desde el Asia Menor para llegar a todo el Oriente Próximo, con lo que el nombre del personaje Túbal está muy relacionado con el de la tribu del Asia Menor Túbal, por sus conocimientos de los metales.

La tribu Túbal es una tribu sudoriental del Asia Menor que siempre aparece mencionada en conjunto con la tribu de Mesec o Mesej en la tradición cuneiforme asiria en los escritos griegos y en la Biblia, que vivieron específicamente en Cilicia. En la Biblia aparecen mencionados y descritos en el Libro de Ezequiel y en el Libro de Isaías para el siglo VII a. C., donde se les considera buenos guerreros, orfebres y vendedores de esclavos. En el Génesis se los cuenta entre los hijos de Jafet. Los cimerios los habrían hecho retirarse a la zona montañosa oriental del Mar Negro, posiblemente a Georgia —Generalmente se cree que de la Iberia caucásica, la actual Georgia, emigraron, estos íberos, a España, donde habitaron la Península Ibérica— y en momentos dados de su historia fueron aliados de los escitas y de otras tribus para comerciar, guerrear y defenderse de sus enemigos comunes, Gén. 10:2, Ez. 27:13, Is. 66:19.

Leyenda[editar]

El obispo Isidoro de Sevilla recogió una tradición sobre Túbal como antecesor de los íberos y de Iberia, también de los italianos o tribus italianas y españolas. Otra leyenda vasca reafirma esta procedencia de vascos con Aitor, supuestamente hijo de Túbal (ver Tubalismo).

De este modo, Túbal, tras haber engendrado una serie de pueblos en la Iberia caucásica, se trasladó como su primer rey a la Península Ibérica, también llamada Iberia. Engendró un gran número de futuros reyes, la dinastía tubalita, empezando por su primer hijo Íbero, quien daría nombre tanto a la Península como al río Ebro. Así, fueron cuatro los monarcas los que sucedieron a Íbero hasta que acabó su línea sucesoria, según la mitología. Estos fueron, en orden cronológico, Idibeda, Brigo, Tago —por quien llaman así al río Tajo— y Beto, quien dio nombre al río Betis, actual Guadalquivir, y Bética a las tierras colindantes.[1]

Fundaciones[editar]

En Portugal, una leyenda atribuye a Túbal la fundación de la ciudad de Setúbal. También los montes Setúbales fueron nombrados así por él, que actualmente es la cordillera de los Pirineos. También las ciudades de Tafalla y Tudela se le atribuyen tradicionalmente a él.

Bibliografía[editar]

  • Álvarez Junco, José; de La Fuente Monge, Gregorio (4 de noviembre de 2010). Orígenes Mitológicos de España. Madrid: Universidad Complutense de Madrid, Fundación José Ortega y Gasset. Consultado el 8 de agosto de 2013. 
  • Cassin, Elena; Bottéro, Jean; Vercoutter, Jean. Historia Universal. Siglo XXI. Vol. 4 Los Imperios del Antiguo Oriente, III. La primera mitad del primer milenio. Primera edición en Castellano, 1971. México, Argentina, España. P. 6 Mapa de Tabales. P. 16 Los tabales. P. 24 Mushki.
  • Diccionario de la Biblia. Herder 2005. H.Haag/A.Vanden Born/Fr.Serafín Ausejo.1ed., pags. 1,221 y 1,972 Mesek y Tubal. Los Escitas pag. 583. ISBN 9788425400773

Referencias[editar]