Sistema educativo de Finlandia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El sistema educativo finlandés, es considerado como el mejor de los evaluados por el informe PISA de 2003. Este se divide en dos grandes tipos de formaciones a partir de los 16 años: la formación teórica, que se imparte en las escuelas secundarias superiores y las universidades, y la formación profesional, que se imparte en las escuelas profesionales.

Características[editar]

Educación en Finlandia
Estudios académicos Estudios profesionales Edad común
Doctorado Mercado laboral
Diplomado en estudios avanzados
Maestría Escuela politécnica superior   +2-3
Grado académico Escuela politécnica   +3-4
Educación secundaria (no obligatoria) Formación profesional (no obligatoria) 18-19
17-18
16-17
Escuela primaria (obligatoria) 15-16
14-15
13-14
12-13
11-12
10-11
9-10
8-9
7-8
Guardería 6-7

El sistema educativo finlandés es un sistema igualitario: la escolaridad es obligatoria de los 7 a los 16 años (los alumnos acuden a la escuela local). Es gratuita a tiempo completo para los estudiantes y esta gratuidad incluye la asistencia sanitaria y el comedor (con una comida diaria que debe cubrir alrededor de un tercio de las necesidades nutricionales diarias del alumno) para las escuelas primaria y secundaria. Durante toda la escuela elemental (peruskoulu) de 7 a 16 años, todos los libros y materiales escolares son gratuitos y dados por el mismo centro. Los alumnos que viven lejos de la escuela - a más de 5km - pueden pedir el reembolso del coste del transporte. Los alumnos que tienen dificultades de aprendizaje pudiendo también beneficiarse, en el mismo centro, de la ayuda de un profesor especialista (eritysopettaja), que puede ir a clase para guiarlo o bien trabajar con él de manera separada.[1]

A partir de la encuesta internacional PISA sobre los sistemas educativos de la OCDE, Finlandia recibe regularmente las mejores calificaciones a escala mundial. En 2003 los alumnos finlandeses de 15 años figuraban en el primer lugar del ranking mundial en cuanto a competencias lingüísticas y científicas, y se clasificaron en segunda posición en cuanto a resolución de problemas. En cuanto a los estudios superiores, el FEM (Foro Económico Mundial) situó Finlandia primera en el ranking mundial en cuanto a número de matrículas y calidad, y en segundo lugar en la enseñanza de las matemáticas y las ciencias. En los estudios que se hacen para analizar los motivos de estos buenos resultados se ponían de relieve el alto grado de responsabilidad de los alumnos, la ausencia de estrés en un sistema donde no se puede repetir curso y la calidad de la formación de los docentes.

Es importante considerar que los docentes del sistema público son elegidos directamente por la directiva del centro educativo. Esto permite que cada centro pueda crear los mejores equipos de trabajo y buscar a los profesores que mejor encajen en su proyecto educativo real. Los fondos que recibe cada centro son proporcionales al nivel de calidad que estos ofrecen.

La reforma del sistema educativo finés[editar]

Hasta comienzos de los años 1958, Finlandia tenía un sistema educativo elitista. Se hacía una selección a la edad de once años después de sólo cuatro años de primaria. Los mejores alumnos podían continuar la escolaridad general primero en un instituto (durante 5 años) y luego, eventualmente, con tres años en un instituto de bachillerato. La mayoría de los niños y niñas seguían dos años suplementarios en la escuela primaria. Hasta 1972, al menos la mitad de los alumnos no hacían estudios secundarios. La mayor parte de los hijos de familias modestas dejaban la escuela en torno a los 13 ó 14 años para trabajar o recibir una formación profesional.

En 1978, después de veinte años de vacilación se acometió la reforma del sistema educativo en Finlandia. Se abolió la selección a los 11 años. A partir de entonces se acoge todos los alumnos en las mismas instalaciones tanto en primaria como en secundaria hasta los 16 años y reciben la misma enseñanza elemental. La reforma se puso en práctica progresivamente según las regiones: Laponia y el extremo norte en 1972, las regiones del nordeste en 1973, las del noroeste en 1974, las del sudeste en 1975, las del sur- oeste en 1976 y la región de Helsinki en 1977. Esta progresividad permite estudiar de manera objetiva los resultados de la reforma comparando el futuro de una edad tocada por la reforma y aquellos de la misma edad no tocados por la reforma educativa. Los analistas han podido así llegar a la conclusión de que la reforma ha supuesto una reducción de las desigualdades en un 25%. Conviene, sin embargo, precisar que la sociedad finlandesa, como todas las sociedades nórdicas contemporáneas, es más igualitaria. Las diferencias familiares tienen menos efecto en el futuro de los niños que en las sociedades anglosajonas donde las reformas de democratización de la escuela no ha reducido las desigualdades sociales.

Educación Primaria[editar]

Tras abandonar la guardería, los estudiantes finlandeses con edades comprendidas entre los 5-6 y los 15-16 cursan sus 9 años de estudios obligatorios (peruskoulu en finés, grundskola en sueco).

Las clases son relativamente pequeñas, con rara vez más de veinte estudiantes.[2] En la escuela el ambiente es relajado e informal, y los edificios están limpios hasta el punto que los alumnos de los primeros cursos caminan en calcetines dentro de las clases dejando sus zapatos fuera de ellas. Las actividades fuera de las clases son consideradas especialmente importantes, incluso en el frío invierno, y la cantidad de deberes a hacer en casa se reduce al mínimo para potenciar la asistencia a actividades extraescolares.[3] Finlandia es tras Islandia el segundo país con mayor número de libros editados per cápita,[4] y este interés por la lectura se intenta trasladar a los niños desde una edad muy temprana. De hecho todos los programas extranjeros en la televisión son subtitulados y no doblados, de forma que los niños leen incluso viendo la televisión.[5]

Educación Secundaria[editar]

La escuela superior secundaria no obligatoria comienza a los 16 o 17 años, y dura entre tres y cuatro años. Los estudiantes pueden elegir entre una formación profesional y/o prepararse para futuros estudios en una escuela politécnica o universidad, ya que para poder acceder a ellos deberán llevar a cabo un examen de selectividad por cada facultad a la que deseen ingresar.

Estudios superiores[editar]

Los estudios universitarios pueden ser recibidos tanto en universidades como en escuelas politécnicas. La educación universitaria es más teórica, mientras que las escuelas politécnicas se centran más en la parte práctica y aplicada. Por ejemplo, los médicos son titulados universitarios, sin embargo los enfermeros reciben su título de una escuela politécnica.

Estos estudios son también gratuitos para estudiantes tanto finlandeses como nacidos en el extranjero, y éstos reciben una asignación mensual del estado que puede ser revocada si el estudiante no progresa en sus estudios. Dado que la mayoría de los jóvenes finlandeses dejan el hogar familiar y viven en una vivienda propia al iniciar los estudios superiores, el dinero del estado no suele ser suficiente para cubrir todas sus necesidades y es por tanto común trabajar a tiempo parcial para automantenerse.

Profesores[editar]

Cabe destacar que para poder ser profesor de primaria o secundaria es necesario tener un título superior de máster en magisterio. Además la labor del profesor es muy respetada habiendo un alto nivel de competición entre los candidatos a acceder a dichos estudios.

Los profesores del sistema público son elegidos directamente por la directiva del centro educativo. Esto permite que cada centro pueda crear los mejores equipos de trabajo y buscar a los profesores que mejor encajen en su proyecto educativo real. Los fondos que recibe cada centro, son proporcionales al nivel de calidad que estos ofrecen.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Paul Robert, La Finlande. Un modèle éducatif pour la France ? Les secrets de la réussite, ESF, coll. Pédagogies, 2008, 160 p.
  • Eric Maurin, La nouvelle question scolaire, Seuil, 2007

Referencias[editar]

  1. "Ari Antikainen & Anne Luukkainen of the Department of Sociology, University of Joensuu, Finland, "Twenty- five Years of Educational Reform Initiatives in Finland".
  2. The Hechinger Report, "What We Can Learn From Finland: A Q&A with Dr. Pasi Sahlberg" (December 9, 2010).
  3. Asked about the many hours Asian students spend in school, Dr. Pasi Sahlberg, of Finland's Education Department told Justin Snider of the Hechinger Report (December 9, 2010 : "There’s no evidence globally that doing more of the same [instructionally] will improve results. An equally relevant argument would be, let’s try to do less. Increasing time comes from the old industrial mindset. The important thing is ensuring school is a place where students can discover who they are and what they can do. It’s not about the amount of teaching and learning."
  4. http://finland.fi/Public/default.aspx?contentid=160076&nodeid=37598&culture=en-US
  5. In Finland, “Reading to children, telling them folk tales, and going to the library are all high status activities,” Leo R. Sandy, "Education in Finland" (2007), cit.

Enlaces externos[editar]

Páginas oficiales en finlandés[editar]