Secretaría de Inteligencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Secretaría de Inteligencia
Flag of Argentina.svg
Estado de la República Argentina
Secretaría de Inteligencia
Jurisdicción Nacional
Nivel Secretaría
Sede 25 de Mayo 11
Titular Héctor Icazuriaga
Abreviatura SI (anteriormente, SIDE)

La Secretaría de Inteligencia (SI), antes denominada Secretaría de Inteligencia de Estado (SIDE), es el mayor servicio de inteligencia de la República Argentina. También dirige el Sistema de Inteligencia Nacional. Es a su vez dirigida por el Secretario de Inteligencia, quien es un miembro especial del Gabinete de Ministros de la Presidencia de la Nación Argentina, Poder Ejecutivo de la Nación, al cual la organización está subordinada. Se manejaba por leyes y decretos de carácter constitucional secreto hasta 2001, cuando se creó la nueva ley de inteligencia nacional 25.520, la cual es pública.

La Secretaría de Inteligencia tiene a su cargo el trabajo de producir un ciclo de inteligencia completo para el gobierno, y es considerada un cuerpo técnico con la capacidad de recolectar y producir inteligencia tanto en el ámbito interno como en el exterior. Tiene también como trabajo contribuir a la formación de una estrategia de inteligencia nacional que permita llevar los asuntos del Estado. A tal efecto, la Secretaría tiene delegaciones en la Ciudad de Buenos Aires, en el interior del país y en el exterior.

Es preciso notar que desde el año 2005, se llama oficialmente "Secretaría de Inteligencia" cuando se creó el Sistema de Inteligencia Nacional; y, hasta 2001 se llamó Secretaría de Inteligencia de Estado, SIDE. De todos modos, en Argentina, por costumbre o desconocimiento se la denonima por su acrónimo SIDE en la prensa y el habla cotidiana.

Historia[editar]

Edificio Martínez de Hoz, sede de la SI
Edificio anexo de la SI (25 de Mayo 33)

La Secretaría de Inteligencia fue creada durante la primera presidencia de Juan Perón en 1946 por el Decreto Ejecutivo 337/46 bajo la denominación Coordinación de Informaciones de Estado (CIDE). Su misión era de rol de una agencia de inteligencia nacional, manejada por civiles que pudiera proveer inteligencia al gobierno nacional en los campos internos y externos. Hasta ese entonces, los presidentes contaban con los servicios de inteligencia militar en las tres Fuerzas armadas de Argentina (Ejército, SIE; Armada, SIN; Fuerza Aérea, SIA) y de las Fuerzas de Seguridad (Policías Federal y provinciales), decidiéndose implementar una agencia de inteligencia civil, a fin de disipar posibles manejos internos autónomos por parte de los organismos aludidos.[cita requerida]

Organización[editar]

Objetivos[editar]

  • Generales:
    • Planear, coordinar, ejecutar y supervisar las actividades de inteligencia de acuerdo con la Política de Inteligencia Nacional y con los Lineamientos Estratégicos y Objetivos Generales, fijados por el señor Presidente de la Nación, conforme lo establece la Ley Nº 25.520 de Inteligencia Nacional.
    • Profundizar las relaciones funcionales del Sistema de Inteligencia Nacional, respetando la Constitución Nacional y conforme a las normas legales y reglamentarias vigentes.
    • Ejecutar, a través de la Dirección de Observaciones Judiciales, las intercepciones autorizadas u ordenadas por los representantes del Poder Judicial.
    • Elaborar los planes de capacitación para el personal de la Secretaría de Inteligencia y de “Capacitación Superior en Inteligencia Nacional” para el personal de los restantes organismos del Sistema de Inteligencia Nacional.
  • Específicos:
    • Proteger el bienestar general de la sociedad, priorizando el resguardo de los derechos individuales y colectivos en un marco de legalidad, integridad y objetividad.
    • Identificar e interpretar, anticipada y coherentemente, las amenazas contra el territorio nacional y la seguridad individual y colectiva humana, en función de los intereses vitales de la Nación.
    • Asesorar a las distintas áreas del gobierno nacional sobre las capacidades y vulnerabilidades de los diferentes actores –tanto en el ámbito nacional como internacional- que puedan obstaculizar la consecución de los objetivos nacionales, colaborando así en el proceso de toma de decisiones.
    • Identificar hechos y procesos que puedan ser aprovechados como “oportunidades” en función de los intereses nacionales.
    • Promover y afianzar las relaciones con el mayor número posible de agencias y/o servicios de inteligencia extranjeros, a fin de crear canales fluidos de intercambio informativo y de inteligencia.

Temas de Interés[editar]

  • Terrorismo Internacional.
  • Fundamentalismo religioso.
  • Crimen Organizado (mafias, narcotráfico, tráfico de armas, falsificación de documentos, etc.)
  • Atentado a la Embajada de Israel en Buenos Aires
  • Atentado a la Asociación Mutual Israelí Argentina (AMIA).
  • Evolución de los procesos de integración (TLCAN, Mercosur, ALCA, APEC, UE, etc.) y análisis sobre las negociaciones internacionales sobre libre comercio que puedan afectar a la economía
  • Proliferación de armas de destrucción masiva (nucleares, químicas, biológicas, misilísticas)
  • Problemas ecológicos que constituyan un riesgo para la seguridad nacional
  • Procesos migratorios ilegales y el desarrollo de comunidades indígenas
  • Nuevos avances en el campo científico-tecnológico
  • Situación en el Atlántico Sur, especialmente en la Antártida Argentina y las Islas Malvinas
  • Evolución de las políticas de defensa y seguridad
  • Análisis de la situación política actual en los países Latinoamericanos y Europeos con el propósito de identificar inestabilidad, conflictos y problemas que puedan causar una repercusión directa o indirecta a los intereses nacionales.

Estructura[editar]

La Secretaría está compuesta por tres Subsecretarías: Interior, Exterior y Apoyo (con competencia técnico-administrativa).

  • Subsecretaría de Inteligencia Interior (8): se encarga de obtener y procesar la información procedente del ámbito interno y desarrollar actividades de contrainteligencia; para ello dispone de las siguientes Direcciones:
    • Dirección de Inteligencia Interior, responsable de la producción y difusión de inteligencia correspondiente al ámbito interno. Para el cumplimiento de su misión está subdividida en Departamentos que atienden en forma específica los factores político, económico y social.
    • Dirección de Reunión Interior:(Actualmente a cargo de Fernando Gonzalo Pocino **) responsable de la búsqueda y obtención de información sobre el quehacer nacional, para lo cual cuenta con áreas técnico-operacionales y administrativas.
    • Dirección de Contrainteligencia (85):, responsable de las actividades de contrainteligencia y contraespionaje, contando con áreas de inteligencia y técnico-operacionales que atienden al cumplimiento de su misión especifica.
    • Dirección de Observaciones Judiciales (84): encargada de efectuar los controles telefónicos ordenados por el Poder Judicial.
    • Dirección de Comunicación Social: responsable de la reunión de información pública (procedente de los medios de comunicación social)
  • Subsecretaría de Inteligencia Exterior (3): se encarga de la obtención de información y producción de inteligencia en el ámbito externo, para lo cual dispone de las siguientes Direcciones:
    • Dirección de lnteligencia Exterior: responsable de la producción de información e inteligencia de Estado en el ámbito externo, para lo cual cuenta con áreas específicas que analizan por país el marco continental y mundial y temáticamente:
      • Los Procesos Políticos, Económicos y Sociales Internacionales
      • El Terrorismo Internacional y el Crimen Organizado (34)
      • Los Procesos de Proliferación de Armas de Destrucción Masiva.
    • Dirección de Reunión Exterior: responsable de la obtención de información sobre hechos y/o procesos inherentes al ámbito externo para lo cual cuenta con áreas cuyas misiones específicas son -de carácter estrictamente técnicas - y operacionales. Se encarga del contacto con los Servicios Extranjeros.
  • Subsecretaría de Apoyo: encargada del personal, el apoyo logístico, las comunicaciones y la informática del organismo para lo cual cuenta con áreas dependientes que atienden específicamente cada uno de dichos ámbitos.

Personal[editar]

La Secretaría de Inteligencia tiene un número incierto de empleados, ya que oficialmente declara sólo dos (el Secretario y Subsecretario de inteligencia), y el resto debe trabajar en secreto amparados por las varias leyes de inteligencia. Aproximadamente de 2.000 a 2.200 empleados y agentes de inteligencia trabajan en la Secretaría, en el país y en el exterior.

Un 80% de los empleados trabajan en la Subsecretaría Interior, y el resto en las πSubsecretarías de Exterior y Apoyo. Según la posición del agente, Plantilla:5000, una parte considerable de esta remuneración es en "en negro".

Delegados en el exterior son incorporados en el marco del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, pero reciben salarios mensuales de la Secretaría. Su trabajo consiste principalmente en producir reportes y análisis sobre los eventos y problemas contemporáneos del país al que estén asignados, además de estrechar los vínculos con sus servicios de inteligencia.

Reclutamiento histórico[editar]

El personal reclutado para formar parte de la SIDE usualmente formaba parte del núcleo familiar o de amistades de alguno de los agentes, por cuestiones de contrainteligencia y simple confianza en aquellos con los que se tiene trato. En algunos casos también suele reclutarse personal específico -traductores de algún idioma particular- o profesionales en algún área determinada, en contadas ocasiones, sobre todo durante el Proceso, también se sumó a estudiantes universitarios

El método fue usado por primera vez durante el gobierno de Juan Carlos Onganía, bajo el mandato del entonces Secretario de Inteligencia Gral Señorans, quien él mismo dijo "una persona que entra a los 20 años de edad habiendo estudiado en una universidad, tendría que ser un excelente profesional a los 30 años de edad". Los expertos en reclutamiento enfatizaban su atención a cuatro puntos esenciales sobre la personalidad de un candidato:

  • Lenguaje y expresividad
  • Discreción en la vestimenta
  • Pulcritud en su forma de vida
  • Posesión de vivencias individuales capaces de forjar la personalidad del candidato

Todas estas aptitudes idóneas para formar parte de la Secretaría fueron diluyéndose o relativizándose con el paso de los años, tomando mayor peso los contactos políticos o la afinidad al Gobierno de turno del aspirante. Lo que finalmente ocasionó una irrecuperable pérdida de personal calificado en cada una de las áreas.

Cuando el estudiante aceptaba la invitación a unirse a la SIDE, era enviado a la Escuela Nacional de Inteligencia. Vale notar que no todos los espías son reclutados de las universidades, es común que agentes experimentados recomienden personas aptas para el mundo de la inteligencia que hayan conocido.

Los espías reclutados eran clasificados como "confidentes", recibían una salario mensual mientras sus habilidades para el espionaje se probaban. Una vez que un confidente mostrara que era de confianza, eran ascendidos a "colaboradores contratados". En esos casos, los agentes eran sujetos a varios controles, como por ejemplo una vigilancia "ambiental" sobre su vida personal y relaciones sociales hecha por la Dirección de Contrainteligencia.

Si el recluta era aprobado por sus superiores, firmaban un contrato de trabajo temporario renovable anualmente, el cual podía durar varios años. En la carrera del "confidente", la tercera etapa era denominada "personal temporal" (PT), cuando llegaban a esa etapa se les permitía asistir a cursos técnicos y específicos en la Escuela Nacional de Inteligencia. Finalmente, después de años de estar asignados como personal temporal, los nuevos agentes eran clasificados como "personal civil de inteligencia" (PCI). Vale aclarar que no hay un periodo específico de tiempo entre los escalones de "confidente" y "personal civil de inteligencia", habiendo casos de gente a la que le llevó 15 años el ser integrados completamente.

Actualmente, la Secretaría de Inteligencia, por varias razones, es una "familia cerrada", a la cual casi ninguno entra sin alguna recomendación de alguien de dentro del organismo. Los agentes de inteligencia utilizan una identidad falsa para llevar su trabajo y así se encuentran identificados a nivel administrativo. Ante un requerimiento por parte de personas ajenas al organismo, los agentes pueden señalar que trabajan en Presidencia de la Nación o alguna otra área gubernamental, pero no admitir ser funcionarios de la SIDE.

Una de las formas mas habituales de la obtención de información es mediante el seguimiento de la persona en forma física, la interceptación de sus comunicaciones en sus teléfonos particulares, laborales y celulares, así como el hackeo de sus cuentas de internet (Facebook, Twitter, correo electrónico,. etc).Esto último ha hecho perder prestigio a la SIDE por sus procederes rayanos en la ilegalidad. Además el uso de hackers ha permitido el trabajo de la contrainteligencia, perdiendo la Agencia informacion vital.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]