Satori

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Satori es un término japonés que designa la iluminación en el budismo zen.

El término satori en idioma japonés.

La palabra significa literalmente ‘comprensión’.

En ocasiones se utiliza indistintamente con la palabra kenshou, pero esta última hace referencia a la primera percepción de la naturaleza del Buda, o naturaleza verdadera, referida al despertar. Kenshou no es un estado permanente de iluminación, sino más bien un guiño puntual de la verdadera naturaleza de la existencia. El satori, por otra parte, se utiliza para referirse a la iluminación profunda o última.

Satori es el momento en que se descubre de forma clara que solo existe el presente (donde nace el pasado y el futuro), creándose y disolviéndose en el mismo instante; con lo que la experiencia aclara que el tiempo es solo un concepto, que el pasado y el futuro son una ilusión al igual que todo el mundo físico. Satori es un momento de comprensión al nivel más alto, es ir más allá de la experiencia terrenal. Esta experiencia solo se da en niveles elevados de conciencia, comunes en los meditadores pero al alcance de cualquier persona.

Se utiliza la palabra satori para referirse a los estados de iluminación de Gautama Buda y los patriarcas del budismo.

De acuerdo con D. T. Suzuki, el satori es la razón de ser del zen, sin la cual el zen es «no zen». Así, cada paso, cada matiz, tanto doctrinal como disciplinario, es directamente hacia el Satori.[1]

El término satori es también análogo al concepto de creatividad, en el sentido de que reconcilia oposiciones aparentes. También se conoce como el momento de descubrimiento (el «¡eureka!» de Arquímedes), que surge al clarificar una paradoja, que es el momento de catarsis o purificación.

El satori del atleta[editar]

En el deporte la palabra satori describe un estado de armonía entre el cuerpo, la mente y las emociones, en el que el atleta es capaz de rendir al máximo.

  • Cuando la mente, liberada de distracciones internas, no es más que pura atención en el instante presente.
  • Cuando las emociones, liberadas de toda tensión incómoda se manifiestan como una pura motivación.
  • Cuando el cuerpo, completamente relajado y lleno de energía es sensible y está abierto a la vida.

Cuando los tres centros están simultáneamente en este estado, el atleta da lo mejor de sí. En ese momento las emociones se encuentran aisladas del cuerpo, que está atento y dinámico, un estado que todos los atletas experimentan en algún momento.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Suzuki, Daisetz Teitaro: An introduction to zen buddhism. EE. UU.: Rider & Co., 1948.