Sínodo de Laodicea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Sínodo de la Laodicea fue un sínodo regional de 32 clérigos de Anatolia (la moderna Turquía). No fue organizado ni convocado por la Iglesia Católica Romana, ni ningún representante de ella participó. Las cánones del concilio de Laodicea no fueron vinculantes para ninguna iglesia o región, únicamente para aquellos que participaron. Tuvo lugar entre los años 363 y 364, durante el fin de la guerra de 26 años entre Roma y Persia.

Contexto histórico[editar]

La guerra de Roma con Persia continuó con el emperador Juliano, que murió por heridas de guerra en la última batalla el 26 de junio del 363. Sus oficiales eligieron como sucesor a Joviano en el campo de batalla. Juliano, el último emperador de Roma no cristiano, era el último descendiente directo de Constantino, el primer gobernante cristiano de Roma. Durante el gobierno de Juliano, el saqueo de templos paganos por parte de los cristianos y la persecución de los paganos fue reemplazada en general por un retorno a la persecución de cristianos y un intento de revivir el paganismo.

Solo y en una posición precaria, lejos de los abastecimientos, Joviano terminó la guerra con Persia de forma poco favorable a Roma. Ambos, él y Valentiniano, que pronto lo sucedió después de un gobierno de 8 meses que terminó el 17 de febrero del 364, profesaron el credo Niceno. Valentiniano nombró a su hermano Valente, también cristiano, co-augusto. Como gobernante de la parte oriental del imperio, Valente trabajó para resolver los problemas teológicos que surgieron durante el reino no cristiano de Juliano. Durante estos tiempos turbulentos, al oeste de los mayores sitios de combate de esta guerra, los clérigos se reunieron en Laodicea, Frigia Pacatiana (ahora Denizli, Turquía).

Temas tratados[editar]

Los temas de mayor importancia que trató el Concilio consistieron en restringir la conducta de los miembros de la iglesia. El concilió expresó sus decretos en la forma de reglas escritas o cánones. Entre los 59 o 60 cánones decretados, varios apuntaron a:

  1. Limitar los privilegios de los neófitos,
  2. Limitar los deberes de la clerecía menor,
  3. Limitar cualquier trato con cosas heréticas,
  4. Limitar la judaización entre los cristianos.

Ley dominical[editar]

El Sínodo de Laodicea, como todos los concilios de aquel período, estaban preocupados por recordar la adoración dominical, el primero de estos concilios siendo el concilio de Elvira (c. 300). El Sínodo de Laodicea recordó a los cristianos a no judeizar, porque así lo enseña las Escrituras.

El canon 29, que limitaba la judaización entre los cristianos, incluía el no descansar el día de Shabat (sábado) pero limitaba a los cristianos a honrar al Señor. El Concilio de Calcedonia en el año 451 aprobó el canon de este concilio, haciendo de éste un canon ecuménico.

De acuerdo al Nuevo Testamento, la iglesia cristiana neo-testamentaria no registra servicios de adoración el día sábado. Por el contrario, en Hechos 2:46 dice que los crisitianos se reunian "todos" los días. Romanos 14:5-6 dice que cualquier dia es aceptable. Colosenses 2:16-17 dice que nadie debe juzgar en referencia a los días de descanso Y Galatas 4:9-10 llama la atención de no volver a la "esclavitud" de guardar ciertos dias. En 1 Corintios 16:2 y Hechos 20:7 sugiere que el "primer dia de la semana" es decir domingo, se reunia la iglesia. Igualmente, los obispos ante-niceanos continuaron con la tradición de adorar el domingo hasta que se canonizo el día en el Concilio de Laodicea.

Sin embargo, y aun con el testimonio biblico e histórico, los "sabatistas" aseguran que en el Concilio de Laodicea, la Iglesia Católica transfirió la santimonia del sábado al domingo.

Canon bíblico[editar]

Hubo cierta confusión sobre el número de cánones decretados por este Concilio. El canon 59 limita la lectura en la iglesia a solamente los libros Canónicos del Antiguo y Nuevo testamentos. El canon 60 lista el canon bíblico, solamente omitiendo el libro del Apocalipsis de Juan. Este canon 60 falta en algunos manuscritos que contienen decretos del concilio, dando la impresión de que el canon 60 fue agregado después. Esta lista debería requerirse para obedecer el canon 59, así que agregar esta lista, si es que estaba ausente, habría resultado útil. Cirilo de Jerusalén, alrededor del 350, produjo una lista que coincidía con la del Concilio de Laodicea. El canon 36 solicita la excomunión para todo aquel que practique la brujería, la magia, la adivinación o la astrología.

Enlaces externos[editar]

Sitios con las listas completas del Canon 60: