Rodolphe Töpffer

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Autorretrato.

Rodolphe Töpffer (Ginebra, 31 de enero de 1799 - ibídem, 8 de junio de 1846) fue un pedagogo, escritor, pintor y caricaturista suizo, considerado por bastantes teóricos el padre de la historieta moderna, asemejándose más sus obras a la novela gráfica que a las manifestaciones que le seguirían.[1]

Infancia y juventud[editar]

Hijo de un pintor aficionado de cuadros de género y paisajes, que le despertaría el gusto por los grabados de William Hogarth, éste fue la principal inspiración para sus historietas.[2] Como escritor, Töpffer está influenciado por Molière, Racine, Virgilio, Tácito, y sobre todo, por las ideas de Jean-Jacques Rousseau. Se formó en París y escribió principalmente en francés.

Trabajó primero como profesor y se casó el 6 de noviembre de 1823 con una amiga de su hermana Ninette, Anne-Françoise Moulinié (1801-1857), de la que tendrá cuatro hijos: Adele-Françoise (1827-1910), el último descendiente directo, que legó a la ciudad de Ginebra todos los manuscritos de su padre; François (1830-1870); Jean-Charles (1832-1905) y Françoise-Esther (1839-1909).

Carrera[editar]

Un año después, en 1824, montaba un internado en el que acogería a estudiantes de toda Europa.[3]

En 1827, en parte para entretener a sus alumnos,[4] realizó un pequeño álbum titulado Les Amours de M. Vieux-Bois, aunque no lo publicó hasta diez años después. En 1829 sí publicó Voyages et aventures du Docteur Festus, que recibió elogios de Goethe,[5] y a éste le siguieron Histoire de M. Cryptogramme (1830, editada en L’Illustration en 1845), Mr Pencil (1831, editada en 1840), Histoire de M. Jabot (1831, puesta a la venta en 1835), The Adventures of Obadiah Oldbuck (1837), M. Crépin (1837) e Histoire D'Albert (1844). Son álbumes de formato horizontal, dirigidos a lectores adultos, con una tira de viñetas por página y una o dos líneas de texto al pie de cada viñeta, caracterizados por su espontaneidad y trazo suelto. Los álbumes de Töpffer tuvieron mucho éxito y fueron editados en Francia, Alemania y EE. UU., generando multitud de imitaciones.

Una plancha de 'Histoire d'Albert.

Como escritor imprimió unas Novelas ginebrinas (1829-1840) y unos Viajes en zigzag (1844)

En 1834, Töpffer se convierte en un miembro conservador del parlamento del Cantón de Ginebra.

Su Ensayo sobre fisionomía de 1845 es considerado como el primer texto teórico del cómic. Töpffer era bien consciente de las potencialidades del medio:

“La historia en cuadros a la cual la crítica de arte no presta atención, y que raramente inquieta a los doctos, no ha dejado en cambio de ejercer una gran atracción. Y esto en mayor grado que la literatura misma puesto que a partir del hecho de que existe más gente que mira que gente que lee, ejerce su atractivo especialmente sobre los chicos y las masas, ese público al que se puede pervertir y que por lo mismo sería particularmente deseable ayudar a educarse. El cuento dibujado, con esa doble ventaja que le viene de su mayor concisión y de su relativamente mayor claridad, puede y debe vencer a otros medios de expresión en tanto puede dirigirse con una actitud realmente viviente a un mayor número de espíritus , y puesto que aquel que lo utiliza —cualquiera que fuera el contexto— tendrá ventaja sobre aquellos que eligen expresarse por medio de libros”.[6]

Referencias[editar]

  1. García (2010), 49.
  2. García (2010), 48.
  3. García (2010), 48.
  4. García (2010), 48.
  5. García (2010), 49.
  6. George Perry & Alan Aldridge: The Penguin Book of Comics. Middlesex, Penguin Books Ltd., 1967, pág. 15. (Traducción de Oscar Masotta en La historieta en el mundo moderno, pág. 124)

Bibliografía[editar]