René Lavand

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
René Lavand
Nombre Héctor René Lavandera
Nacimiento 24 de septiembre de 1928 (86 años)
Bandera de Argentina Buenos Aires, Argentina
Nacionalidad Argentino
Ocupación Ilusionista
Años activo 1961 - actualidad
[editar datos en Wikidata ]

Héctor René Lavandera, más conocido como René Lavand (Buenos Aires, Argentina, 24 de septiembre de 1928),[1] es un ilusionista argentino de fama mundial especializado en cartomagia. Vive en Tandil desde su infancia.

Biografía[editar]

Hijo único de Antonio Lavandera (viajante de comercio, y zapatero) y de Sara Fernández (maestra), vivían en ciudad de Buenos Aires. En 1935, contando con siete años, su tía Juana lo llevó a un espectáculo, quedó asombrado con la presentación de un mago llamado "Chang". Un amigo de la familia le enseñó un juego de cartas. Al tiempo, la zapatería del padre se fundió y la familia se mudó a Coronel Suárez.

En febrero de 1937 tenía nueve años, durante los carnavales, cruzando una calle cerca de su casa con sus amigos, un joven de diecisiete años en el auto de su padre lo atropelló aplástandole su brazo derecho (siendo que él era diestro). Se salvó parte del brazo, quedando un muñón de once centímetros a partir del codo.[1]

Lavand realiza sus ilusiones con la única ayuda de su mano izquierda. Lejos de dejarse derrotar por la circunstancia de su accidente, Lavand practicó la cartomagia obsesivamente desde su infancia hasta alcanzar un completo dominio de la baraja. Para ello debió seguir un camino autodidacta porque "todos los libros y técnicas son para magos de dos manos".

Sin embargo, la atracción de los espectáculos de Lavand no radica exclusivamente en la asombrosa manera en que ha superado su discapacidad, sino en las historias (escritas en su mayoría por sus amigos Rolando Chirico y Ricardo Martín) con las que viste sus ilusiones, y en su expresivo manejo de la pausa y el silencio como recursos dramáticos.

Tras trabajar como bancario hasta los treinta y dos años, en 1961 -luego de ganar una competencia mágica en la especialidad llamada manipulación- se lanzó como profesional actuando en la televisión y teatros argentinos (Nacional y Tabaris). Desde 1983 viaja y es reconocido en Estados Unidos, Europa y Japón, donde realiza espectáculos privados y conferencias para sus colegas.

Su juego más famoso es la versión que realiza de un clásico de la cartomagia llamado "Agua y aceite"; en él utiliza una de las frases que definen su arte: "no se puede hacer más lento". Fue él quien acuño la palabra "lentidigitación" que, en contraposición a la prestigiditación, define a la ilusión ejecutada lentamente a fin de llevar la imposibilidad a su máxima expresión. Otra de sus frases recurrentes en sus presentaciones en televisión, al enfrentar algún plano medio de cámara es "La cámara implacable no me deja mentir...".

Otros conceptos clave de su arte son "añadirle belleza al asombro", y la búsqueda de "la belleza de lo simple". Lo primero lo consigue a través de los cuentos, poesías y música que utiliza en sus presentaciones. Y lo segundo, llevando sus movimientos, gestos y palabras a lo esencial, logrando así un mayor asombro y disfrute por parte de los espectadores. La ilusión en la que más lo consigue es -según sus propias palabras- "Las tres migas": en ella tres migas de pan aparecen una y otra vez dentro de un pocillo de café, a pesar de haber sido claramente arrojadas fuera de la mesa.

Tiene algunos "discípulos", como prefiere llamarlos, que lo visitan en su casa para aprender su arte de cerca; para ello acondicionó un vagón de tren que utiliza como salón de magia. También ha grabado videos, y publicado varios libros técnicos para sus colegas. Para el público en general escribió sus memorias: "Barajando Recuerdos". En ellas cuenta anécdotas de una vida dedicada a recorrer el mundo llevando su arte único, junto a la transcripción de algunas de las historias que cuenta en sus juegos.

Monumento a René Lavand ubicado en los jardines del palacio municipal de la ciudad de Tandil

Apariciones televisivas a nivel mundial[editar]

Apariciones cinematográficas[editar]

En 2002, Lavand interpretó a un veterano dueño de bar y villano de barrio en el film policial argentino Un oso rojo, dirigido por Adrián Caetano, y fue nominado al premio Cóndor de Plata de la Asociación de Críticos Cinematográficos de Argentina como Mejor Revelación Masculina.

En el festival BAFICI del año 2013 se presentó la película documental El gran simulador, de Néstor Frenkel, que relata su vida.[2]

Homenajes[editar]

Lavand aparece como personaje en la novela Crímenes imperceptibles, de Guillermo Martínez (ed. Planeta, 2003).

El 15 de diciembre de 2012 la ciudad de Tandil lo homenajeó con una estatua ubicada en los jardines de Palacio Municipal.[3]

Referencias[editar]

  1. a b El mago de una mano sola La Nación (29 de agosto de 2009). Consultado el 7 de noviembre de 2012.
  2. Web del BAFICI
  3. Descubrieron una estatua en homenaje a René Lavand El Eco de Tandil (16 de diciembre de 2012). Consultado el 16 de diciembre de 2012.

Enlaces externos[editar]