Rebelión en la República Centroafricana de 2012-2015

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Rebelión en la República Centroafricana de 2012-2015 es un conflicto entre la coalición rebelde Seleka y el Ejército Gubernamental. Muchos de los insurrectos son ex-combatientes de la guerra civil de 2004 que acusan al presidente François Bozizé de incumplir los tratados de paz que se firmaron en 2007.

Las fuerzas rebeldes han capturado muchas de las mayores ciudades en las regiones central y oriental del país.

Escenario[editar]

Rebeldes en junio de 2007

La guerra civil de 2004 comenzó con la rebelión de la Unión de Fuerzas Democráticas para la Reagrupación (UFDR) contra el Presidente François Bozizé, la cual degeneró rápidamente en una guerra. Sin embargo, en 2007 se llegó a un acuerdo de paz entre el Gobierno y la UFDR que comprendía una amnistía para sus miembros, su legalización como partido político y la integración de sus combatientes en el Ejército.

Según datos de Human Rights Watch (HRW), cientos de civiles fueron asesinados, más de 10.000 casas fueron incendiadas y 212.000 personas resultaron desplazadas, principalmente en el norte del país.[1]

Golpe de estado de 2013[editar]

El 22 de marzo de 2013 los rebeldes rompieron el alto al fuego, tomando control de las ciudades de Damara y Bossangoa. Surgió entonces el temor de que Bangui sería tomada de un momento a otro, provocando una crisis de pánico en su población.[2] En el día 23, los rebeldes logran entrar a la capital tras intensos combates en los barrios aledaños al Palacio de Gobierno. Al día siguiente, los revolucionarios logran tomar el control del recinto gubernamental tras intensos tiroteos entre ellos y los defensores del lugar. Bozizé huye a la República Democrática del Congo y Michel Djotodia queda como presidente interino del país.[3] La Unión Africana decidió suspender al país a raíz del quiebre institucional.[4]

En la segunda semana de diciembre los enfrentamientos armados dejaron 600 muertes, de los cuales 450 en Bangui.[5] El conflicto ha hecho que cerca de 160.000 personas huyan de sus casas.[5]

Intervención militar internacional[editar]

Para restablecer el oren en la Republica Centroafricana del conflicto bélico que padeció y padece el país se decidió enviar una misión militar. Durante el proceso de planeamiento de la operación se designó al Cuartel General Operacional de la Unión Europea de Larissa (Grecia) como autoridad de planeamiento y Francia se ofreció como nación marco para la operación, aportando el Cuartel General de la Fuerza y siendo nombrado el general francés Philippe Pontiès como jefe de la misión, por ello Francois Hollande presidente de Francia de Francia decidió enviar una fuerza de cerca de 2 mil soldados en la denominada Operación Sangaris.[6] [7] Por otra parte las tropas españolas han intervenido ayudando en misión de adiestramiento a las fuerzas gubernamentales pero han sufrido ataques, en cambio las fuerzas francesas que intervienen directamente en el conflicto han sufrido dos bajas fatales de 2 soldados franceses muertos.[8] [9] [10]

Véase también[editar]

Referencias[editar]