Ran (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ran
Título Ran
Ficha técnica
Dirección
Producción Masato Hara
Serge Silberman
Guion Masato Ide
Akira Kurosawa
Música Tōru Takemitsu
Fotografía Asakazu Nakai
Takao Saitô
Masaharu Ueda
Protagonistas Tatsuya Nakadai
Akira Terao
Jinpachi Nezu
Daisuke Ryu
Mieko Harada
Yoshiko Miyazaki
Masayuki Yui
Kazuo Kato
Hitoshi Ueki
Jun Tazaki
Norio Matsui
Hisashi Igawa
Kenji Kodama
Toshiya Ito
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Japón
Año 1985
Género Drama / Clásica
Duración 160 minutos
Clasificación Bandera de los Estados Unidos R
Bandera de Argentina +16
Bandera de España +13
Bandera de Chile +18
Bandera del Perú +18
Bandera de México B15
Bandera de Portugal M/12
Bandera de Colombia +12
Bandera de Brasil +12
Bandera de Australia M
Compañías
Productora Greenwich Film Productions, Herald Ace Inc. y Nippon Herald Films
Presupuesto 15 millones de dólares
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Ran (japonés:乱, que significa caos, miseria) es una película japonesa de 1985 escrita y dirigida por Akira Kurosawa.

Es un Jidaigeki (un drama japonés) que muestra la caída de Hidetora Ichimonji (Tatsuya Nakadai), un señor de la guerra de la Era Sengoku que decide abdicar en favor de sus tres hijos. Tras llevar a cabo esta decisión, su reino se desintegra debido a las luchas de poder entre su prole, que tratan de asesinar a sus rivales. Hidetora enloquece tras ver como masacran a su séquito en la escena central de la película. A medida que el reino se desmorona y los señores de la guerra rivales entran en guerra, el clan de los Ichimonji se hunde en la culminación de la venganza y la traición, en la que se ajustan viejas cuentas. La historia está basada en leyendas del daimyō Mori Motonari así como en la tragedia shakespeariana El rey Lear.

Ran fue la última gran película épica de Kurosawa. Con un presupuesto de 12 millones de dólares, fue la película japonesa más cara jamás producida.[1]

Kurosawa dirigiría otras tres películas antes de morir, pero ninguna tan grandiosa. La película fue aclamada por sus poderosas imágenes y el uso del color. El diseñador de vestuario Emi Wada ganó un Oscar al mejor diseño de vestuario. La banda sonora, escrita por Tōru Takemitsu, suena aislada, con el sonido de la escena enmudecido–particularmente cuando el castillo de Hidetora está siendo destruido. El filme recibió además 25 premios más.

Según Stephen Prince, Ran es "una crónica del ansia implacable de poder, la traición al padre por parte de sus hijos, y las omnipresentes guerras y asesinatos, que destruyen a todos los personajes protagonistas.".[2]

Argumento[editar]

Es un relato acerca de la caída del antaño poderoso clan Ichimonji después de que su patriarca Hidetora tome la decisión de dar el control de su reino a sus tres hijos: Tarō, Jirō y Saburō. Tarō, el mayor, recibe el prestigioso Primer Castillo y se convierte en el líder del clan Ichimonji, mientras que a Jirō y a Saburō se les concede los castillos Segundo y Tercero, respectivamente. Jirō y Saburo tienen que apoyar a Tarō, y Hidetora les ilustra esta orden mediante la imagen de un haz de flechas.[3] Hidetora seguirá siendo el líder oficial y mantendrá el título de Gran Señor. Saburō critica la lógica de su padre. Hidetora consiguió su poder mediante la traición, le dice, y sin embargo espera que sus hijos le sean leales. Hidetora confunde este comentario con una amenaza y, cuando su sirviente Tango sale a defender a Saburō, les destierra a ambos.

Referencias[editar]

  1. Hagopian, Kevin. New York State Writers Institute Film Notes - Ran. URL accedida el 27 de marzo de 2006.
  2. Prince, Stephen, The Warrior's Camera, Princeton University Press. 1999. ISBN 0-691-01046-3, p.284
  3. Esto está basado en una parábola de Mori Motonari: les da una flecha a cada hijo y les pide que la rompan. Tras hacerlo, les da tres flechas a cada uno y les pregunta si pueden quebrarlas. Cuando se demuestra que ninguno de los tres pueden, Motonari les dice que tres flechas pueden quebrarse fácilmente por separado, pero no juntas. Sin embargo, en Ran, Saburō las rompe con la ayuda de su rodilla y dice que es una fábula estúpida.