Quilomicrón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estructura de un quilomicrón
ApoA, ApoB, ApoC, ApoE (apolipoproteínas); T (triacilgliceroles); C (colesterol); verde (fosfolípidos)

Los quilomicrones son lipoproteínas sintetizadas en el epitelio del intestino caracterizadas por poseer baja densidad (inferior a 0,94) y gran diámetro, entre 75 y 1.200 nm. Son grandes partículas esféricas que recogen desde el intestino delgado los triglicéridos, los fosfolípidos y el colesterol ingeridos en la dieta llevándolos hacia los tejidos a través del sistema linfático. Están compuestos en un 90% por triglicéridos, 7% de fosfolípidos, 1% colesterol, y un 2% de proteínas especializadas, llamadas apoproteínas.

Las proteínas que contienen, principalmente la Apo B48, tienen, entre otras funciones, la estabilización de las moléculas de lípidos en un entorno acuoso como el plasma sanguíneo. Esto se debe a que las grasas no se pueden disolver en un medio acuoso (son hidrofóbicas), para eso necesitan proteínas que las recubran para dejar expuestos solo la parte polar de dicha proteína y de esta manera poder disolver la grasa en el plasma. Acción similar efectúan las micelas de sales biliares en el quimo. Esto es de suma importancia para la valoración bioquímica clínica

Ruta exógena[editar]

La formación de quilomicrones constituye la ruta exógena de transporte de lípidos hasta el hígado:

  1. En el intestino delgado captan los triacilglicéridos sobre el quilomicrón inmaduro.
  2. Se desplazan por la linfa, donde tiene lugar su maduración: se añaden las apoproteínas Apo E y Apo CII procedente de la lipoproteína HDL, formándose así los quilomicrones. Posteriormente, son transportados a la sangre.
  3. Llegan a los tejidos periféricos, principalmente músculo y tejido adiposo, donde la enzima lipoproteína lipasa degrada los quilomicrones, hidrolizando sus triacilglicéridos a ácidos grasos y glicerol, facilitando así el paso de los ácidos grasos a estos tejidos para su utilización como fuente de energía o almacenamiento, respectivamente. La enzima lipoproteína lipasa es activada por la Apo CII del quilomicrón, por lo que solo actúa sobre los quilomicrones maduros presentes en la circulación sanguínea.

Los Quilomicrones se sintetizan en el enterocito a partir de los lípidos provenientes de la dieta. Tras su paso por los tejidos, se transforman en quilomicrones residuales, que devuelven la Apo CII a los HDL, y son captados por el hígado vía receptores de apoE.