Peritaje caligráfico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El peritaje caligráfico es una disciplina de la criminalística con el propósito de comparar escritos y determinar falsificaciones de documentos. Dentro del mundo comercial analiza principalmente firmas y evitar estafas por documentos alterados o falsificados. Dentro de los análisis puede incluirse el tipo de tinta y de papel. La caligrafía forense está aceptada judicialmente, con fines periciales de identificación de individuos,[1] desde el tiempo de los visigodos.[2]

Esta es una disciplina técnica y científica basada en evidencia. No se debe confundir con Grafología, una pseudociencia que pretende determinar personalidades a partir de la escritura, pero como ciencia no es reconocida porque no pasa de la prueba anecdótica.

Actualmente esta técnica es usada en las policías del mundo para determinar autenticidad de notas de suicidio, crímenes económicos, escrituras de secuestros, etc.

Peritajes comunes[editar]

  • Determinación de adulteración de documentos.
  • Autentificación de firmas.
  • Verificar fotocopias para determinar su no-adulteración.
  • Autentificar escrituras manuales de documentos.
  • Estudio de impresiones de letras de màquinas de escribir.
  • Análisis espectrográfico de tinta.

Los peritos comúnmente son necesitados en análisis de notas de suicidio, testamentos, amenazas, cartas, etc.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Además está incluida oficialmente en los Laboratorios de Policía Científica. Universidad Autónoma de Barcelona
  2. La ley III, tít. IV, libro II del Fuero Juzgo ya menciona su validez en una ley redactada en tiempos de Chindasvinto.

Enlaces externos[editar]