Penitenciaría Nacional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vista aérea de la Penitenciaría hacia 1939. Notar la planta de tipo panóptico.

En jurisdicción del Servicio penitenciario federal (SPF), se encontraba la Penitenciaría Nacional (predio actualmente ocupado por el Parque Las Heras), imponente edificio demolido, de jurisdicción federal, en la Avenida Las Heras, Barrio de Palermo, Buenos Aires, Argentina.

Cronología de la Penitenciaría Nacional[editar]

  • 1869: por Decreto se llama a concurso para "Planos y Presupuestos de construcción de una Cárcel Modelo", con los estándares penales de la época; el intento era cumplir los preceptos emanados del artículo 18° de la Constitución de 1853 (si bien los mismos fueron históricamente considerados como "letra muerta", en tanto y en cuanto funcionaba para la época la denominada "Cárcel del Cabildo" se encontraba en un estado lamentable, con presos hacinados y sin normas uniformes.
  • 1872: se construye con los planos del arquitecto Bunge, quien utilizó como modelo de la planta interna el diseño del panóptico (es decir: todos los pabellones con la gente encarcelada eran radiales hacia un centro de vigilancia).
  • 1876: se entrega la obra terminada. Se adopta un régimen penitenciario de organización y funcionamiento basado en el trabajo de los presos, en procura del aprendizaje de oficios, obligatorio, regular y retribuido. Fue “Gobernador de la Penitenciaria”, con independencia del Poder Judicial, el Sr. Enrique O´Gorman.
  • 28 de mayo de 1877: se inaugura con una disimulada apertura la Penitenciaría Nacional, con el traslado de 300 presos que saturaban el Penal del Cabildo. Sus muros eran de gran porte con torres y garitas de vigilancia con disciplina militar. Estaba en una suave barranca y protegida con una reja de hierro de circunvalación.
  • 6 de septiembre de 1961: comenzó la demolición manual.
  • 5 de enero de 1962 empezaron las explosiones con trotyl, que derrumbaron los muros de siete metros de alto, y cuatro metros de ancho en la base. La monumental cárcel pasó al olvido, relegada por el cambio de geografía en la ciudad de Buenos Aires, y reemplazada por el Parque Las Heras

Bloque edilicio[editar]

Fachada almenada y muralla sobre la Avenida Las Heras, en 1900.

Poseía un sistema celular de celdas distribuidas en dos pisos; anexo de cocina, lavadero y talleres; Capilla en la convergencia de los corredores, distribución que facilita la concurrencia de todos los internos a las homilías religiosas; Patios para agricultura.

En un cuerpo se encontraba el alojamiento del Gobernador, Salas y Juzgados del Crimen con Oficinas anexas, y, en en otro cuerpo, la entrada principal de la Penitenciaria; Casa de la Administración; Galería de entrada a la prisión.

Su estructura y concepción era criminalista: diseño para la seguridad; sus pabellones situados en dos pisos centraban en un puesto de observación estratégico. El sistema era: aislamiento nocturno en celdas individuales, trabajo diurno en talleres, y en patios, con estricto silencio. En cada celda, se encontraban dos avisos: “Reglas para el Preso” (con penas disciplinarias), e “Instrucción para el Arreglo de la Celda ”.

Interior de un pabellón de la “nueva” Penitenciaría Nacional, en 1877.

Albergue[editar]

Había dos categorías de reclusos: Penados y Encausados.

Un avance en el penal, fue la dirección de Antonio Ballvé, entre 1904 y 1909. A su pedido, José Ingenieros visita la prisión y estudia su sistema. De su trabajo, se operó en la clasificación y estudios de los presos a partir de sus características físicas; se establecieron las calificaciones de conducta y los premios y castigos; se decidió eliminar el régimen de silencio.

El régimen en la penitenciaria fue estricto. Su funcionamiento era avanzado para el mundo entero. Con el tiempo las normas se flexibilizaron; comenzaron las visitas íntimas ("visitas de reunión conyugal"), se permitió usar su nombre a los internos, y los grilletes y trajes a rayas dejaron de existir con la dirección de Pettinato, en el gobierno de Juan Perón.

Sus patios eran huertas; tenía una fábrica para abastecer al penal y a otras distintas instituciones públicas (costumbre continuada en el SPF y que se denomina “padrinazgo”).

Desde 1909, comenzó el choque urbanístico arrasador. Pronto el edificio, con su aspecto de castillo y sus grandes muros estaban en un barrio rico, poblado y elegante.

Se presenta un "Plan de Traslado de la Penitenciaria", que además poseía estudios económicos y edilicios.

El 6 de septiembre de 1961, comienza la demolición manual de la casa habitación del Director, y en 1962, se demuele con trotyl los muros de 7 m de alto y 4 m de ancho en la base.

Se cerró el 5 de febrero de 1962 y en el predio se creó el actual Parque Las Heras.

Los alrededores de esta gran cárcel eran conocidos popularmente como la Tierra del Fuego por dos motivos: porque recordaba al penal extremo que existía en Ushuaia capital de Tierra del Fuego y porque en sus alrededores solían establecerse los ex-convictos y gente marginal.

El transcurso del tiempo disipó algunas ventajas del penal: el aumento de la población carcelaria tornó insuficientes las instalaciones.

Lejos de afirmar que en un régimen carcelario solo existe tal problema, la solución al mismo evita males permanentes de este régimen: promiscuidad, falta de higiene, malestar general, etc., otorgando por otro lado la posibilidad de emplear los medios más adecuados para lograr el fin de regeneración de los internos.

Tras ser casi totalmente arrasado el edificio de la Penitenciaría quedó en su lugar por más de 20 años un gran baldío conocido popularmente como "La Peni" (apócope de La Penitenciaría) en donde la gente en grandes cantidades practicaba informalmente el fútbol.

Ejecuciones[editar]

Dentro de sus muros fueron fusilados los militantes anarquistas Severino Di Giovanni (1 de febrero a las 5 am) y Paulino Scarfo (2 de febrero), bajo la presidencia de facto del general José Félix Uriburu.

Bajo otro régimen inconstitucional de facto, el del presidente general Pedro Eugenio Aramburu, tuvieron lugar otros dramáticos fusilamientos. El 11 de junio de 1956 fueron fusilados, a tiro de fusil Máuser 7,65 mm Mod. Arg. 1909, el suboficial Isauro Costa, el sargento carpintero Luis Pugnetti y el sargento músico Luciano Isaías Rojas.

Al día siguiente corrió la misma suerte el general de división Juan José Valle.

Todos ellos fueron ejecutados por participar en un intento cívico militar de restaurar la vigencia de la Constitución Nacional, contra la dictadura cívico militar de la Revolución Libertadora.

Bibliografía[editar]

  • Ferla, Salvador, Mártires y verdugos, Revelación: Buenos Aires(1972). [1] fragmento consultado el 20/10/2007.
  • Brión, Daniel: El Presidente duerme. Fusilados en junio de 1956. La generación de una causa. Editorial Dunken, Buenos Aires, 2001. [2] fragmento consultado el 20/10/2007.

Véase también[editar]

Fuentes[editar]