Pedro Arriola

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pedro Arriola
Nombre Pedro Arriola Ríos
Nacimiento 1948
Bandera de España Sevilla, España
Nacionalidad español
Ocupación Político, sociólogo
Cónyuge Celia Villalobos
Hijos 3
[editar datos en Wikidata ]

Pedro Arriola Ríos (Sevilla, 1948) es un sociólogo y asesor político español del Partido Popular.

Está casado con la política del PP Celia Villalobos y es sobrino del poeta Juan Ramón Jiménez.[1]

Biografía[editar]

Tras estudiar Ciencias Económicas en la Universidad de Málaga y Ciencias Políticas en Madrid, su actividad profesional comienza en el mundo de la empresa privada como asesor de relaciones laborales.

En 1989 es fichado por José María Aznar como asesor personal, introduciéndose de ese modo en el mundo de la política, con la tarea de estudiar las encuestas de opinión y, partiendo de ellas, proponer estrategias de partido. Suya parece ser la famosa frase pronunciada por Aznar y dirigida al entonces Presidente del Gobierno Felipe González de "¡Váyase, señor González!".

Una vez que el Partido Popular gana las elecciones en 1996, Arriola no se integra en el equipo de Gobierno y sigue desempeñando su labor en la organización del partido. Desde ese puesto, continúa gozando de la confianza de Aznar, que le designa, junto a Francisco Javier Zarzalejos y Ricardo Martí Fluxà, como uno de los interlocutores del Ejecutivo en las conversaciones con ETA en Zurich (19 de mayo de 1999) durante la tregua que en aquel momento había proclamado la banda terrorista.[2]

Tras la marcha de Aznar, Arriola siguió desempeñando sus funciones bajo el mandato del nuevo Presidente del PP, Mariano Rajoy, lo que levantó fuertes críticas en algunos sectores del Partido, especialmente los más cercanos a Esperanza Aguirre, que le atribuyeron el diseño de una estrategia de pasividad en la acción de oposición del partido.[3]

Arriolismo[editar]

En diversos sectores mediáticos se acuñó el término arriolismo para denominar la estrategia del laissez faire aplicado a la política en una suerte de "escapismo" constante y de no hacer nada a la espera de que los problemas se solucionen por sí mismos. Mariano Rajoy, ya como presidente del gobierno, aplicó reiteradamente dicha táctica para evitar encarar la gran mayoría de los problemas con los que tuvo que lidiar durante su mandato, dando ejemplos tan insólitos como convocar "ruedas de prensa" sin admitir preguntas de los periodistas, hacerlo en varias ocasiones a través de un monitor de TV situado en el lugar del "compareciente"[4] o llegar incluso a huir físicamente de los reporteros a la salida de la Cámara alta para evitar hacer declaraciones sobre el desplome de la bolsa en lo más duro de la crisis económica de esos años.[5]

Algunos de los críticos de Arriola se han preguntado cómo una persona de "limitada formación"[6] consiguió ser "mano derecha" y asesorar durante 24 años a dos presidentes del gobierno de España.[7] [8] También se le ha criticado por su escasa implicación con el Partido Popular, a quien se ha referido en diversas ocasiones como "mi cliente", denotando, según sus críticos, falta de compromiso político y una relación exclusivamente profesional.[9] Se le atribuye la frase: "A mí no me pagan por cambiar la realidad, sino por ganar elecciones", en clara alusión al diseño de estrategias que no tienen por qué seguir unas pautas ideológicas necesariamente coherentes con el programa del partido.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]