Palacio de San Esteban (Murcia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Colegio-Convento de San Esteban
Monumento Nacional
Puertadelpalaciosanesteban.JPG
Tipo Colegio y convento
Ubicación Bandera de España Murcia, Región de Murcia, España
Uso
Culto Desacralizado
Diócesis Diócesis de Cartagena
Orden Jesuítas
Arquitectura
Construcción 15551569
Estilo arquitectónico Renacimiento

El Palacio de San Esteban es un edificio histórico de la ciudad de Murcia (Región de Murcia, España) que forma parte, junto con la iglesia del mismo nombre, del conjunto monumental de San Esteban, antiguo colegio-convento de Jesuítas. Se encuentra en el centro de la capital, entre la calle de Acisclo Díaz y el jardín de San Esteban, siendo la sede de la Presidencia de la Región de Murcia.

Historia[editar]

La historia del edificio comienza en 1555, cuando se funda en Murcia uno de los primeros colegios de Jesuitas de España gracias a la ayuda económica y la iniciativa personal de Don Esteban de Almeyda, obispo de la Diócesis de Cartagena entre 1546 y 1563. Es en su honor que el Colegio recibió el nombre de San Esteban.

En él se instaló la Compañía de Jesús, para la que se construyó expresamente el inmueble cerca de la muralla de la Arrixaca del Norte, en el arrabal del mismo nombre.

La obras del cuerpo principal del conjunto monástico se terminaron en 1557, mientras que la iglesia quedó finalizada en 1569.

En 1599, durante el episcopado de Sancho Dávila (1591–1600), se fundó el famoso Colegio de Nuestra Señora de la Anunciata anexo al Convento-Colegio de San Esteban, dirigido también por la Compañía de Jesús, fue uno de los centros docentes más importantes de la época en la ciudad. Llegó a tener rango de Colegio Real con Fernando VI.

Tras la expulsión de los Jesuitas de España en 1767, las dependencias del Convento-Colegio de San Esteban sirvieron de cuartel a una compañía de Dragones de la Reina. Más tarde, en 1777, se estableció en el edificio la Casa de Misericordia, y ya posteriormente se edificó un anexo como Manicomio Provincial (que hoy día ya no existe).

En el mismo año de 1777, en el anexo Colegio de la Anunciata se instaló la Real Fábrica de Hilar Sedas a la Piamontesa, en parte de cuyo solar se alzó a principios del siglo XX la conocida Casa de los Nueve Pisos, conservándose la antigua fachada empotrada en los muros del edificio, al igual que las arcadas del antiguo claustro de la Anunciata que se encuentran en los interiores de la Casa de los Nueve Pisos.

El antiguo Colegio de San Esteban fue declarado monumento histórico nacional en 1931, instalándose posteriormente en él el ya inexistente museo del traje folclórico.

En 1949 se fundó la Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia, cuyo titular es un crucificado del siglo XVI obra de Domingo Beltrán, imagen que se custodiaba en el edificio. La procesión sale cada Viernes Santo por la tarde desde la iglesia de San Esteban.

En 1972 se planteó el derribo del inmueble del Colegio dado su calamitoso estado de ruina. En 1984 se decidió convertirlo en la sede de la Presidencia de la Región de Murcia y del Consejo de Gobierno Autonómico. Desde entonces se le conoce como Palacio de San Esteban, habilitándose la iglesia como sala de exposiciones temporales (la conocida Sala de San Esteban), y los antiguos jardines de la Compañía pasaron a ser el actual jardín público de San Esteban.

Arquitectura[editar]

Iglesia de San Esteban con el antiguo Colegio de la Compañía (actual palacio) al fondo.

Las trazas del Colegio-Convento se encargaron a Jerónimo Quijano y Juan Inglés, que en aquellos años del siglo XVI se encontraban trabajando en las obras de la torre de la Catedral de Murcia y de la capilla de Junterón.

El convento cuenta con dos claustros o patios. El primero que se ejecutó es de estilo renacentista, con elegantes columnas toscanas de mármol siguiendo modelos andaluces, datándose su terminación en 1557, mientras que el segundo fue ejecutado posteriormente, por lo que su ornamentación está más cercana al barroco.

En cuanto a lo que respecta la Iglesia, su portada; que es de autor desconocido, responde al esquema frecuente de «arco de triunfo» sobre la que se instalaron a finales del siglo XVII las esculturas de San Ignacio y San Francisco Javier. Entre las columnas se observan las figuras de San Lucas y Santa Catalina. El interior del templo, de esbeltas proporciones y gran monumentalidad, responde a un original modelo de bóvedas de arcaica solución gótica.

En el interior de la iglesia se dispuso en 1572 el sepulcro del creador de la institución, el obispo Don Esteban de Almeyda, preciosa obra renacentista del escultor italiano Bartolomé de Lugano. Al estar la iglesia habilitada actualmente como sala de exposiciones, el magnífico sepulcro se retiró, siendo imposible hoy su contemplación. Tampoco se pueden contemplar los retablos de las capillas laterales de la iglesia, que pertenecen estilísticamente a la primera etapa del retablo murciano del siglo XVIII, prolongación de los últimos del XVII, que a pesar de las composiciones equilibradas causan un gran impacto visual por su abigarrada decoración.

Yacimiento arqueológico de San Esteban[editar]

Recientemente se han encontrado importantes restos de un barrio árabe de los siglos XII y XIII (el arrabal de la Arrixaca) al lado del Palacio de San Esteban, concretamente en el Jardín de San Esteban, en donde estaba previsto hacer un parking.

Vista del yacimiento poco después de ser descubierto, con la zona norte del palacio en la parte superior izquierda de la imagen.

Muchos arqueólogos como José María Luzón Nogué cualificaron los restos encontrados como «historia de una época que no hay una ciudad que pueda mostrarla en esta extensión en ningún otro lugar».[1]

Tras fuertes protestas de los ciudadanos y una orden judicial, el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, declaró oficialmente que no se va a construir el 'parking'.[2] La asociación Huermur pide ahora que se declare como BIC para proteger efectivamente el Patrimonio Arqueológico de San Esteban.[1] El Gobierno regional declara BIC el yacimiento arqueológico de San Esteban en el 11 de enero de 2010. El catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Granada, Antonio Malpica, quien ha destacado «el extraordinario valor histórico y arqueológico» de los restos, ya que muestran la trama urbana de la Murcia islámica de los siglos XII y XIII, ha explicado que los expertos desaconsejan cubrir los restos con geotextil y grava, debido a que el proceso de conservación sería «mucho más lento y costoso».[3]

El LIM, Laboratorio de Intervención Metropolitana, un espacio de trabajo abierto y colaborativo del Colegio de Arquitectos de Murcia,[4] dirigido por Yeyo Sánchez,[5] lleva a cabo desde febrero de 2010 un taller de visualización de la importancia del yacimento.[6]

Galería[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Estrella Sevilla, Emilio (2007). Dos siglos a la sombra de una torre. Murcia: Contraste Producciones, S.L. ISBN 978-84-612-0451-9. 
  • Consejería de Cultura, Educación y Turismo (1988). Murcia. Guía Artística. Murcia: I. G. Jiménez Godoy. ISBN 84-7564-068-0.