Orion Pictures

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Orion Pictures Corporation fue una compañía de Hollywood formada por 3 ejecutivos de United Artists, una pequeña empresa con una larga reputación. Orion gano fama por haber producido las películas de Woody Allen, y aunque había ganado varios Oscar por sus filmes, cayó rápidamente en una enorme deuda en los '90, luego de haber salido de la quiebra, la compañía fundió tras haber sido vendida a Metro-Goldwyn-Mayer. Fue la empresa productora de las películas de Terminator y Robocop.

Historia[editar]

En enero de 1978, tres funcionarios enfadados de United Artists (UA, distribuidor de las películas de Transamérica) habían perdido sus trabajos.

Estos funcionarios fueron el presidente Arthur B. Krim, el presidente y funcionario ejecutivo principal Eric Pleskow y Robert S. Benjamin, presidente del comité de la finanzas. Aparentemente no estaban contentos con los sueldos y las compensaciones ejecutivas.

El presidente de Transamérica y United Artists comenzaron a insultarlos públicamente, pero todo esto terminó cuando Transamérica rompió su vínculo con United Artists luego de negarse a mantener un automóvil muy caro perteneciente a los ejecutivos de UA.

Al siguiente lunes, otros 2 ejecutivos de UA (William Bernstein y Mike Medavoy) decidieron dejar la compañía.

Una semana después de las resignaciones, 63 figuras Hollywoodenses importantes sacaron un anuncio de advertencia sobre el comercio de UA afirmando que habían cometido un error fatal al permitir que esos cinco hombres salgan de la compañía.

En marzo de 1978 estos 5 ejecutivos formaron Orion Pictures, tomando como su símbolo corporativo una constelación con cinco estrellas principales. La compañía comenzó con $100 millones de dólares en créditos, la idea era financiar películas realizadas por productores independientes y distribuyéndolas por otro estudio, Warner Bros., con Orion manteniendo el mando lleno encima de la distribución y anuncio.

El mayor recurso de la nueva compañía era la especialización de sus líderes que habían ganado tres Academy Awards por ser UA la mejor compañía por los tres últimos años, un hecho inaudito. Docenas de empleados de UA se unieron a sus antiguos jefes que se encontraban manejando la nueva compañía Orion.

Con un equipo de producción de tiempo completo que se encontraba dentro de la industria del cine, Orion tenía una salida rápida asegurada. A finales de marzo Orion había anunciado su primer contrato firmado por la reciente compañía con el actor John Travolta para realizar dos películas, a esto le siguieron contratos firmados con la actriz Barbra Streisand, el actor James Caan, el director Francis Ford Coppola y el escritor John Milius.

Para mediados de abril, la compañía firmó un contrato con el actor Jon Voight y, más pretenciosamente, acordó financiar y distribuir las películas de la compañía EMI.

A finales de su primer año, la compañía había puesto 15 películas en la producción y tenía 12 directores adicionales, productores, y actores, además construyó un estudio mucho más grande que el que tenía en un principio.

En 1979 la compañía pagó $1 millón por la Esfinge, un libro del escritor Robin Cook, y compró Wolfen, la historia de un grupo de lobos sobrenaturales que se acercan a la Ciudad de Nueva York. En la línea con la reputación de sus líderes por desarrollar las películas raras, más sofisticadas, y menos comerciales, la compañía compró también los derechos de Final Payments, la aclamada primera novela de Mary Gordon. En abril de ese mismo año la compañía perdió a uno de sus fundadores principales, Robert S. Benjamin, y vio a luz su primera película.

En 1980, Woody Allen anunció que su contrato con UA había finalizado, y acordó hacer tres películas con Orion.

A finales de 1981, la compañía estaba insatisfecha con su arreglo con la Warner Bros. y decidió adquirir la fracasada compañía Filmways, Inc, que se había fundado en 1952 y nunca había tenido éxito. Orion adquirió Filmways en $26 millones de dólares, y también acordó adquirir Warburg Pincus & Company y HBO, por aquel entonces una subsidiaria de Time, Inc. Eso le hizo adquirir paga y derechos de televisión de cable a películas futuras producidas por el estudio en el trato. Un mes después de haber tomado la compañía Filmways, Orion decidió despedir a 80 empleados de Filmways y traer a 40 propios, incluyendo 15 ejecutivos.

En junio de 1982 Filmways anunció que su nombre cambiaría a Orion Pictures Corporation y la compañía había sido casi-reorganizada para un fundamento financiero legítimo. Otro resultado de la fusión de Filmways con Orion fue la exitosa serie Cagney y Lacey, que duró 6 temporadas en la CBS, Orion también anunció un nuevo logotipo, agregando animación a su constelación de cinco estrellas.

En 1984 Orion anuncia que produciría 18 nuevas películas de las cuales solo algunas serían aprovechables, tal vez su film más prestigioso fue Amadeus, que ganó 8 Academy Awards. Ese mismo año Orion produce la película The Terminator, de la que se esperaba que fuera sólo para pasar el tiempo, y terminó siendo un éxito de taquilla.

Al año siguiente, con la llegada de la televisión por cable, Orion Extiende su contrato con la compañía HBO, y anuncia nuevas películas por producirse, pero estas solo le darían un ingreso anual de $10 millones de dólares.

Orion se encontraba financieramente inestable por los bajos ingresos de sus filmes, y tras un peligroso altercado con Pincus & Company, sus líderes comenzaron una búsqueda urgente de inversionistas benévolos; esta situación se alivió cuando Warburg Pincus vendió un 15% de sus acciones a Viacom. Entonces, la compañía se vio obligada a crear una nueva subsidiaria, la Orion Home Fundation Corporation para llevar sus películas a video.

Orion gano otro conjunto de inversionistas cuando Metromedia compro el 6,5% de la compañía, Metromedia era manejada por John W. Kluge, quien por entonces era el hombre más rico de América y un viejo amigo del antiguo presidente de Orion. Tras la compra las ganancias de Orion cayeron en más de un tercio, y durante el verano de 1986, la suerte de la compañía cambiaría tras lanzar una nueva película, que se convertiría en un éxito de taquilla, recaudando más de $90 millones de dólares.

Tras este gran ingreso, los créditos de Orion comenzaron a decaer enormemente, perdiendo alrededor de $32 millones de dólares tras producir un conjunto de películas sin éxito alguno. Por suerte, en 1987 la situación de la compañía había mejorado un poco.

Con películas como Platoon, Robocop y No Way Out, la empresa había recibido 18 nominaciones a los premios de la Academia y ganó 7 Oscar, y pudo recuperar todo el dinero perdido, pasando a ser la compañía con mayores ingresos.

Tras este gran paso, el presidente de Metromedia alcanzó a comprar casi el 20% de la compañía, y luego entró en guerra con el accionista mayor de Orion, Sumner M. Redstone de National Entertaiment Company, el presidente de Metromedia alcanzó a comprar el 50% de la empresa. El precio accionario de Orion se manejó a quizás alturas injustificadas, dadas la proporción alta del estudio de deuda a largo plazo que había alcanzado 64% de capitalización.

Finalmente en 1988, el presidente de Metromedia compro Orion en $78 millones de dólares, y se volvió dueño de lo que era en aquel entonces, una compañía privada.

En 1989 la compañía realizó una serie de películas que fueron éxitos de taquilla, como por ejemplo Erik el vikingo.

Tras estos éxitos, Orion decayó enormemente durante el año, y en 1990 firmó un acuerdo de distribución con Columbia Pictures y esta pagó $175 millones como un adelanto a Orion para compartir las ganancias futuras que tendría Orion con sus películas en los próximos 6 años.

Una semana después de que el trato con Columbia había terminado, todo conducía a que Metromedia vendería su porción de Orion, tras la terrible pérdida de $132 millones de dólares por producir desastres como Mancha Caliente y Estado de Gracia.

La compañía se encontraba en un aprieto financiero realmente muy grave, había perdido demasiado dinero, y entonces decidió producir la película Bailando con lobos de Kevin Costner, cuya película lograría restaurar $100 millones de dólares de los $132 millones que había perdido la empresa.

En 1991, Orion produciría El silencio de los corderos, con Jodie Foster y Anthony Hopkins, también otro éxito de taquilla.

Las opciones de vida de Orion estaban creciendo, pero muy débilmente, ya que mantenía una deuda de $509 millones de dólares, la unidad de televisión nunca había dado ganancia, y en 1991 Orion quiebra y se vende a la ABC, aunque siguió reteniendo propiedad de todos sus rendimientos de la televisión tras la quiebra.

En los siguientes años, Orion produciría muy pocas películas, y su deuda había aumentado a $609 millones de dólares, y tras su quiebra, la compañía continuaba operando como una deudora.

Orion pudo finalmente levantar la quiebra en 1996, pero las películas que había producido durante esos últimos años tuvieron un crítico éxito comercial.

Tras salir de la quiebra, Orion produjo muy pocas películas, y Metromedia, que aún poseía el 67% de la compañía, ese año funde su subsidiaria con Samuel Goldwyn Company (SGC).

Finalmente, en 1997, Metromedia vende Orion y SGC a Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), finalizando su trato en 1998, así es como Orion termina fundiendo, pero hoy en día sigue operando solo como una compañía subsidiaria de Metro-Goldwyn-Mayer, que curiosamente, es una empresa "hermana" de United Artists.

Películas notables[editar]

Orion y MGM[editar]

Durante 1982, todas las películas que había producido Orion, así como series para televisión distribuidas originalmente por Orion, hoy llevan el nombre de MGM, excepto las películas co-producidas con Warner Bros. (exceptuando las películas de Woody Allen A Midsummer Night's Sex Comedy y Zelig).

Enlaces externos[editar]

Orion Pitures Corporation en Internet Movie Database.