Narsil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Narsil (en quenya Luna-Sol) es el nombre de una espada ficticia que aparece en las obras del escritor británico J. R. R. Tolkien, principalmente en la novela "El Señor de los Anillos".

Según la tradición, la forjó el herrero enano Telchar en Nogrod, una de las ciudades enanas de las Montañas Azules de la Tierra Media, durante la Primera Edad.

A finales de la Segunda Edad, Narsil fue empuñada por Elendil el Alto, rey de Arnor y Gondor tras la caída de Númenor, en la Guerra de la Última Alianza contra los ejércitos de Sauron. En la batalla final al pie del Monte del Destino, tras la muerte de Gil-Galad (último Rey Supremo de los Noldor) a manos de Sauron, Elendil atacó enfurecido a Sauron, si bien acabaría muerto, y la espada, partida bajo el peso de su cuerpo al caer. Isildur, hijo de Elendil, derribó a Sauron y le cortó el dedo en el que lucía el Anillo Único con la hoja de la empuñadura.

Los fragmentos de Narsil fueron llevados al Norte, junto con el Anillo, por Isildur, si bien éste cayó en una emboscada de los orcos en lo que se llamó el Desastre de los Campos Gladios. El Anillo se perdió en el río Anduin, pero los fragmentos de Narsil fueron llevados a Rivendel por Ohtar, el escudero de Isildur y uno de los tres únicos supervivientes de la emboscada. Los fragmentos de Narsil fueron desde entonces heredad del reino de Arnor, hasta el final del reino, tras lo cual los Capitanes de los Dúnedain, descendientes de los reyes de Arnor, conservaron los fragmentos en Rivendel.

Andúril[editar]

Se había predicho que Narsil no se la volvería a forjar hasta que el Anillo Único no reapareciera, lo cual los Sabios deseaban que no ocurriera nunca. Pero miles de años después, Faramir y Boromir tuvieron un sueño en el que se les decía que, junto con la reaparición del «Daño de Isildur» se volvería a forjar la espada que estuvo rota y «el descoronado sería de nuevo rey». La respuesta al enigma la halló Boromir en Rivendel. Allí la espada fue forjada de nuevo, al final de la Tercera Edad, para Aragorn, recibiendo entonces un nuevo nombre: Andúril, palabra Sindarin que puede traducirse como «Llama del Oeste». Aragorn llevó consigo la espada durante la Guerra del Anillo, esgrimiendo a aquella que había sido quebrada durante la guerra contra Sauron, y que, ahora que el Anillo había regresado, volvía a su vez para vencer de nuevo a la Oscuridad.

Ninguno de los textos de Tolkien señala, sin embargo, si el hijo del rey Elessar, Eldarion, recibió la espada en herencia tras la muerte de Aragorn, o si recibió la espada élfica Glamdring, que Gandalf había dejado en custodia de Aragorn cuando partió a las Tierras Imperecederas.

En la trilogía cinematográfica[editar]

En la trilogía cinematográfica de El Señor de los Anillos del director neozelandés Peter Jackson, Narsil es una gran espada de triple filo, con una hoja de un metro de longitud y un metro treinta y cinco centímetros en total, incluido el puño. En el pomo tiene la siguiente inscripción en quenya, con caraceteres élficos o tengwar: «Narsil essenya, macil meletya, telchar carnéron navrotessë», que significa ‘Narsil es mi nombre, una poderosa espada. Telchar me hizo en Nogrod’.

Andúril es una espada idéntica a su antecesora Narsil, salvo en una nueva inscripción en ambas caras de la hoja, en la que aparecen el Sol, la Luna y las siete estrellas de la Osa Mayor, y una inscripción rúnica en quenya que dice: «Anar. Nányë Andúril i né Narsil i macil Elendilo. Lercuvanten i móli Mordórëo. Isil», que significa ‘Sol. Soy Andúril, que fue Narsil, la espada de Elendil. Que los esbirros de Mordor huyan de mí. Luna’.