Morchella esculenta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Morchella esculenta
Morchella esculenta 300405.jpg
Morel
Clasificación científica
Reino: Fungi
División: Ascomycota
Clase: Pezizomycetes
Orden: Pezizales
Familia: Morchellaceae
Género: Morchella
Especie: M. esculenta
Fr.
Sinonimia
  • Helvella esculenta (L.) Sowerby
  • Phallus esculentus L.

La cagarria (Morchella esculenta) es una especie de seta comestible semejante a la seta castellana llamada colmenilla. Crece en los bosques de la Región de la Araucanía en Chile, en Argentina (al oeste de las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut, en el pinsapar de la Sierra de Grazalema y Sierra de las Nieves (Andalucía), en las Sierras del Segura y Alcaraz en el sur de la provincia de Albacete (España).

Esta seta tiene forma de colmena, con 5-14 cm de altura desde la base, y 3-8 cm de ancho; lo fértil se compone de celdillas desordenadas, y separadas unas de otras por bordes flexibles de color marrón claro a amarillo opaco y también tonos pardos oscuros al madurar; la parte interna es frágil, elástica y blancuzca.

El estípite es cilíndrico, de 2-7 cm de longitud, y de 2-4 cm de diámetro, de color más suave que la parte superior, y la parte interna está vacía. Presenta olor y sabor agradable.

Nombres vulgares[editar]

  • Colmenilla, Cagarria, Morilla

Sinonimia y Nombres botánicos obsoletos[editar]

  • Phallus esculentus L. Sp. Pl. 1178 (1753)
  • Morchella esculenta rotunda Pers. Syn. Fung. 619 (1801)
  • Morchella esculenta vulgaris Pers. Syn. Fung. 619 (1801)
  • Morchella continua Tratt. Fungi Austr. 67 (1830) (in part).
  • Morchella esculenta fulva Fries, Syst. Myc. 2: 7 (1822)
  • Morchella esculenta longipes Peck, Ann. Rep. N. Y. State Mus. 28: 87 (1876)
  • Phalloboletus esculentus Kuntze, Rev. Gen. Pl. 2. 865 (1891)
  • Morchella rotunda Boud. Soc. Myc. Fr. 13: 135 (1897)
  • Morchella vulgaris Boud. Bull. Soc. Myc. Fr. 13: 139 (1897)
  • Morilla esculenta Quél. Ench. Fung. 271 (1886)

Usos[editar]

Se cocinan refriéndolas con ajo, tocino de jamón y chorizo picado, y se pueden hacer revueltas con huevos. Jamás se deben consumir crudas, pues contienen una toxina que se descompone a altas temperaturas, alrededor de 80 °C, siendo entonces inocua.

Enlaces externos[editar]