Miguel de Santiago

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Miguel de Santiago
Nombre completo Miguel Vizuete y Ruíz
Nacimiento Entre 1620 y 1630
Bandera de Ecuador Quito, Ecuador
Fallecimiento 5 de enero de 1706
Bandera de Ecuador Quito, Ecuador
Nacionalidad Ecuatoriano
Área Pintura, dibujo
Movimientos Escuela Quiteña
Educación Escuela agustina de arte de Quito
Vírgen alada del Apocalipsis.
San Agustín se aparece al Duque de Mantua (1655).
Milagro de la Virgen de Guápulo (1657).
Espectaculo de india exorcizada durante la Misa Mayor en el Altar de la Virgen de Guapulo 1646 en presencia de la Audiencia, el Presidente Martín de Arriola, el Obispo Agustín Duarte y el Cabildo, por Miguel de Santiago.

Miguel de Santiago (Quito, Ecuador, entre 1620 y 1630 - Ibídem, 5 de enero de 1706). Fue un pintor ecuatoriano, exponente de la Escuela Quiteña del siglo XVII.[1]

Biografía[editar]

Nacido en el barrio de Santa Bárbara,[2] Santiago era nieto de indios, hijo de Lucas Vizuete y Juana Ruiz, mestizos, quienes lo bautizaron con el nombre de Miguel Vizuete. Queda huérfano de padre en temprana edad, luego es adoptado por Hernando de Santiago, quién fue Regidor y Fiel Ejecutor del Cabildo de Riobamba y de quien tomó el apellido.[3]

No se conocen mayores detalles de su niñez y juventud, ignorándose con certeza sus maestros de arte.[3] Aunque se dice que fue alumno de Hernando de la Cruz y de uno de sus discípulos, un indio franciscano de nombre Domingo. En sus primeros años trabajó también con Sánchez Galique, el autor del cuadro de los “Negros de Esmeraldas”.

A los 20 años abrió su propio taller y se casó con Andrea de Cisneros y Alvarado, emparentada con Mariana de Jesús, primera santa ecuatoriana.[3] Tuvo cuatro hijos, de los que solo sobrevivieron dos mujeres: Juana e Isabel de Santiago, quien siguió los pasos de su padre y se convirtió en una de las pocas pintoras de profesión en la ciudad.[3]

Murió el 5 de enero de 1706, en la ciudad de Quito.[2] [3] Fue velado en su casa y enterrado en una capilla de la Iglesia de San Agustín, a la que tantos aportes había hecho a lo largo de su vida.[3]

Obra[editar]

Su primer trabajo fue ordenado por el padre Basilio de Rivera,[3] del convento de San Agustín, quien le encargó una serie de 14 cuadros sobre la vida del santo Obispo de Hipona.[2] Esta colección, considerada una de las más importantes de la época, fue inspirada en unos grabados de Schelte Bolswet (1624) que acababan de llegar de Europa.[3] Cada Cuadro está trabajado con figuras centrales que resaltan la composición, formada de estructuras arquitectónicas, paisajes y distancias atmosféricas.[3] Tras este trabajo, Miguel de Santiago se convirtió en uno de los favoritos de los agustinos, y le valió fama también entre las familias más acaudalados de la época.

Por la misma época inició una serie de pinturas para el convento de La Merced, ordenados por fray Antonio de Onramuño, y a los que tituló "La doctrina cristiana".[3] Pinto la sacristía de la iglesia de Guápulo, donde dejó plasmados con gran realismo los paisajes andinos de la Audiencia de Quito.[2] [3]

Su fama llegó a la capital virreinal, Bogotá, y allí conoció al pintor Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos, a quien le obsequió el cuadro "El Alabado" que hoy se exhibe en la iglesia bogotana de San Francisco.[3] Según los cronistas Jorge Juan y Antonio de Ulloa, en su obra Noticias Secretas de América, varios lienzos de Miguel de Santiago fueron llevado a Europa, donde tenían gran acogida, sobre todo en la ciudad de Roma.[4]

La técnica de trabajo de Santiago, según Juan y Ulloa, está hábilmente resumida también en su obra bajo la siguiente línea:

«el colorido de su obra es sobrio, usa tintes vegetales que él mismo mezcla, predominando los tonos grises, sombríos y el claroscuro»[4]

Leyendas[editar]

A Miguel de Santiago se le conoce como un hombre de carácter violento, sobre todo debido a ciertas leyendas sobre sus impulsos criminales, entre los cuales se destacan dos: el ataque a su esposa y el popularmente conocido como El Cristo de la Agonía.

El primero cuenta que le encargó a su mujer el retrato terminado de un Oidor de la Audiencia, para que esta lo vigilase mientras él viajaba a Guápulo. Mientras la obra se secaba en el patio de la casa, y durante un momento de descuido de la mujer, un cerdo tumbó el caballete sobre el que descansaba el lienzo y este se ensució; asustada la mujer pidió a Nicolás Javier de Goríbar, uno de los mejores estudiantes de su esposo que lo arreglara. Al regresar Santiago, lo invadió una gran cólera al ver que su obra había sido retocada en el área de la mano; entonces despidió a su discípulo y atacó a su esposa con una espada, cortándole una oreja. Luego de esto llegó el Oidor a retirar su retrato, pero tuvo que marcharse debido a que Santiago tenía intenciones de matarlo también.[1] [5] Según algunas crónicas de la época, este hecho pudo ser cierto, pues Miguel de Santiago pidió asilo en el convento de San Agustín durante un tiempo, para así evitar un juicio que le había planteado su esposa, aunque no se sabe a ciencia cierta si se trató de este hecho.[3]

La segunda leyenda, y la más popular, trata sobre un cuadro de Jesús crucificado que le encargaron los agustinos para su iglesia. Obsesionado con lograr una escena lo más realista posible, ató a uno de sus estudiantes a una cruz para copiar sus rasgos, pero no consiguiendo la cara de dolor que buscaba decidió atravesarlo con una lanza por el costado; logrando finalmente la expresión facial que tanto deseaba. Para cuando bajó a su estudiante de la cruz, estaba ya había fallecido.[3] El cuadro, titulado "El Cristo de la Agonía", puede ser visto hasta el día de hoy en el Museo de Arte Colonial, de Quito.[1] [6] Se dice que el asilo que le dieron los agustinos en su convento puede estar más relacionado con este hecho que con el ataque a su esposa.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Rodolfo Pérez Pimentel. «Miguel de Santiago». Diccionario Biográfico Ecuador. Consultado el 10 de noviembre de 2010.
  2. a b c d Guzmán Urrero. «El pintor violento» (en español). Consultado el 6 de julio de 2012.
  3. a b c d e f g h i j k l m n Rodolfo Pérez Pimentel. «Miguel de Santiago» (en español). Diccionario Biográfico del Ecuador. Consultado el 6 de julio de 2012.
  4. a b JUAN Jorge, ULLOA Antonio de. Noticias Secretas de América. España. 
  5. Guzmán Urrero (6 de abril de 2007). «El pintor violento» (en español). Consultado el 23 de enero de 2011.
  6. Guzmán Urrero (6 de abril de 2007). «El pintor violento» (en español). Consultado el 23 de enero de 2011.

Enlaces externos[editar]