Mario Terán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mario Terán Salazar
Suboficial retirado
Años de servicio 30
Lealtad Bandera de Bolivia República de Bolivia
Participó en Operaciones de contrainsurgencia contra la Guerrilla de Ñancahuazú

Nacimiento 9 de abril de 1942
Cochabamba, Bolivia
[editar datos en Wikidata ]

Mario Terán Salazar (aunque también se le atribuye otros segundos apellidos: Reque, Ortuño) es un exsoldado boliviano conocido por ejecutar al Che Guevara, el día 9 de octubre de 1967, en la escuela pública del poblado de La Higuera (cerca de la ciudad de Vallegrande, en el Departamento de Santa Cruz, Bolivia). Sin embargo Mario Terán afirma que lo confunden con un homónimo.[1] Su foto se hizo conocida mundialmente en en 1967, captada por la periodista francesa Michèle Ray.

Según el Instituto de Investigación Histórica Militar de Bolivia, Mario Terán participó en el operativo de captura de Guevara, recogiendo cadáveres de militares bolivianos caídos en combate y luego combatiendo él mismo durante la captura del guerrillero argentino-cubano.[1] Luego de la captura, Terán recibió la orden de abrir fuego contra el guerrillero, después de que éste supuestamente pronunciara sus últimas palabras: «¡Póngase sereno! ¡Va a matar a un hombre!» según el texto que el general boliviano Luis Reque dio a conocer al periodista argentino César Peña en 1978.[2] Sin embargo, según Gary Prado - militar boliviano quien apresó a Guevara - Terán nunca ha dado una declaración pública sobre el acontecimiento, por lo que esas últimas palabras de Guevara serían una invención quizás con la intención de crear un mito.[1] La versión más aceptada es que la orden de ejecución provenía del presidente de Bolivia, el general René Barrientos, y del general Alfredo Ovando. El grado de implicación de la CIA en esta decisión está aún abierto a debate, por el propio relato del agente cubano-americano Félix Rodríguez quien afirma haberle dado instrucciones a Terán de cómo ejecutar a Guevara.

En el año 2007 una misión médica cubana durante el gobierno boliviano de Evo Morales le realizó una cirugía de catarata. La noticia se dio a conocer por el periódico oficial cubano Granma que indicaba que le habían devuelto la visión.[3] Sin embargo en una entrevista para El Mundo en el año 2014, Terán afirmó que la noticia que en su momento difundió Granma es falsa, que nunca estuvo ciego, que fue una pequeña intervención y la misma lastimó su ojo.[1] En la misma entrevista Mario Terán afirma que siempre ha considerado a Ernesto Guevara como un invasor de Bolivia.[1]

Referencias[editar]