Mános Hatzidákis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Manos Chatzidakis es tal vez el más prolífico, influyente e importante compositor griego de música contemporánea del siglo XX, nació en Xanthi, norte de Grecia el 23 de octubre de 1925 y falleció el 15 de junio de 1994.

Desde 1945 inició una fecunda colaboración con el Teatro Nacional Griego, componiendo la música para las principales tragedias clásicas que se incorporaron desde entonces al repertorio contemporáneo como Agamenon, Medea, Lisístrata, Cíclopes, Eurídice, etc. Igualmente compuso la música para otras obras maestras de la literatura llevadas al teatro como Hamlet (1955) o Don Quijote (1972). En 1947, en colaboración con el poeta griego Nikos Gatsos que realizó la primera y espléndida traducción fuera de España de la obra Bodas de Sangre de Federico García Lorca, Hatzidakis compuso la música para la representación de la obra en Grecia, lo que desde entonces supuso un idilio ininterrumpido entre el público griego y la obra del malogrado poeta granadino. Compuso para Maurice Béjart, creador del ballet contemporáneo, la música de la primera representación dentro de su programa Ballets del siglo XX en Bruselas, en 1965, que fue una puesta en escena de Los Pájaros del clásico griego Aristófanes.

Además de su intenso trabajo en el teatro, Chatzidákis es autor de importantes y espléndidas bandas sonoras de películas como Estela (1955), América América (1962) Sweet Movie (1974) así como músicas para dos documentales de Jacques Ives Costeau en 1977. Pero probablemente, la banda sonora más conocida es la que le valió un Oscar en 1960 con el film dirigido por Jules Dassin, "Nunca en domingo"; protagonizado en el papel femenino por la inolvidable Melína Merkoúri.

Desde 1966 a 1972, Chatzidákis residió en Nueva York, donde produjo algunos de sus más influyentes trabajos discográficos como Ritmología, Reflections (nuevamente también con textos del propio Chatzidakis y de Nikos Gatsos) o la Sonrisa de la Gioconda.

Organizador de numerosos festivales para recuperar la música tradicional griega, Chatzidákis dejó una herencia importantísima tras su paso por la Rediofifusión griega, creando el TRITO PROGRAMA dedicado a difundir la música clásica y de calidad que él mismo dirigió entre los años 1975 a 1981 y que actualmente sigue siendo un referente extraordinario en Grecia. En 1989, fundó asimismo la Orquesta de Colores, que también sigue hoy siendo un referente en el panorama orquestal griego.

La música de Chatzidákis destaca por su poética intimista, llena de matices armónicos, de sorprendentes combinaciones melódicas enraizadas en la música tradicional griega y por una enorme riqueza de ritmos y timbres.

Enlaces externos[editar]